Enfermera hace conmovedor informe sobre lo que afrontan en Datem del Marañón

  • Habla de la vocación y pasión que tuvo al escoger su profesión.
  • Pide urgentemente la atención de las autoridades para poder seguir atendiendo al pueblo.

“Cuando decidí ser enfermera lo hice con vocación, por amor a la vida, la satisfacción de quien todavía enfermo o convaleciente que con una mirada tierna o una sonrisa tenue te dice gracias. Siempre estuve orgullosa de ser enfermera y dar lo mejor mí. Siempre fue mi mejor escenario después de mi casa, mi centro de trabajo.
Pero ahora tengo miedo de ir a trabajar, nunca sentí ese miedo que ahora me atrapa, ese miedo de hacer daño a mis hijos sin desearlo solo por ser personal de salud.
Mis colegas enfermeros, y todo el gran equipo humano que conformamos el personal de salud del Datem del Marañón, hoy más que nunca alzamos nuestra voz de protesta y súplicas tal vez para que seamos escuchados, atendidos y valorados como tal.
No somos héroes con capa blanca, turquesa, guinda o cual sea el color que viste nuestra profesión, somos seres humanos igual que cualquier otro mortal aquí en la tierra.
Somos el único centro de salud, después de eso no hay hospitales, clínicas, etc. solo nosotros. Si bien es cierto estamos en fase de contención en Datem ante esta pandemia, pero al incremento de casos en la región estamos expuestos.
Todos los días atendemos pacientes sospechosos entre comillas, no estamos muestreando a todos. Datem solo tiene 3 muestreados y O positivos. Y si tenemos una muestra tenemos que enviarla a Iquitos en un periodo de 12 horas. Iquitos no está a la vuelta de la esquina señores.
Tendríamos un avión o avioneta con la disponibilidad de llevar las muestras.
En fin lo que quiero hacer extensivo es lo siguiente:
No contamos con equipo de protección personal. No hay camas suficientes para poder atender a pacientes. Contamos con un solo ambiente donde están todos los pacientes: niños, gestantes, adultos varones, mujeres, etc. Camas y material oxidado y deteriorado.
Una sala de operaciones que no guarda las condiciones de asepsia e implementación para hacer cesáreas, pero así lo hace nuestro personal solo con la más pura intención de salvar la vida de la madre y del niño. No hay a veces ni máscara para oxígeno, menos habrá ventiladores mecánicos.
No hay suficiente personal profesional: médicos, enfermeras etc. El personal de salud estamos extremadamente en riesgo ¿y si enfermamos el personal de salud que pasará? ¿Tendríamos que cerrar?
¿Quién o quiénes o, en dónde más nos atenderíamos? No vemos la reacción proactiva y preocupación de nuestras autoridades.
Hoy día trabajamos sin EPP. Ayer trabajé con ropa de sala vieja con huecos deteriorado por el tiempo. Aquí tampoco contamos con un centro de esterilización, solo hay una estufa donde esterilizamos nuestros materiales. No hay un ambiente donde nos podamos cambiar de ropa.
Gobernador Elisbán Ochoa, Dr. Minaya, usted estuvo aquí y vio nuestra necesidad por favor acuérdese que nosotros también formamos la familia de salud de la Región Loreto.
La situación de salud en Datem es un desastre y siempre lo fue.
Tal vez con estas líneas de expresión me gane unos enemigos más, porque algunas autoridades no están con la disponibilidad de escuchar y ver la cruda realidad. Pero siempre he mantenido la línea de la verdad y la extensa de los que más necesitan. Necesitamos ayuda urgente.
No nos corremos y no vamos a escondernos ante este enemigo invisible, le daremos batalla hasta el último.
Hicimos un juramento de entregar hasta el último esfuerzo aún a costa de nuestra propia vida, para salva al del otro.
Pero por nuestros hermanos datenienses, por sus comunidades indígenas y por los más vulnerables y por nosotros que somos el personal de salud, exigimos mejores condiciones para trabajar y cuidar de nuestra población.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email