• Señaló fiscal Francisco Vega Pérez, respecto a menores que cometen delitos y no hay dónde internarlos.

El mencionado fiscal estuvo exponiendo ante sus colegas sobre “la determinación de la pena” que antes estaba sujeta a la discreción del juez o del fiscal, mas ahora el nuevo código procesal penal, fija parámetros que todos ellos deben respetar para llegar a la determinación de la pena.
Al mencionado fiscal se le entrevistó sobre el estremecedor caso de un menor de 13 años que resultó violando a una niña de dos en el sector de Micaela. Al ser entrevistado por el ministerio público, el niño preguntó: ¿si digo la verdad no me van a mandar a Maranguita? Siendo que al final aceptó ser el responsable.
Más adelante se supo que la fiscal Rocío del Pilar Perea, terminó dando libertad con restricciones al niño violador, debido a que en Iquitos no existe un centro para el menor infractor. Sobre esa realidad se entrevistó a Vega Pérez.
“El problema surge porque no hay dónde internar a los niños infractores, entonces se busca una salida práctica para ello. Las investigaciones muchas veces necesitan de la presencia de esa persona y se dificulta la investigación si se le envía a otra parte. Lo que se busca generalmente es ser práctico y buscar salida más adecuada.
El menor de edad ha cometido una infracción a la Ley penal, pero es un menor de edad y como tal tiene el derecho que un mayor de edad no lo tiene. Sí se le puede internar, pero hay que evaluar qué tanto eso puede coadyuvar a las diligencias en que están en investigación”, refirió Vega.
Otro de los casos que trataron en el evento fue sobre violencia familiar que son particulares y espinosos.
“Los casos de violencia familiar son abundantes y espinosos. En el fragor de la pelea las personas llegan hasta las comisarías a denunciarse, luego se apertura investigación y la víctima ya no retorna más, ya no van e incluso a veces retoman la relación, es demasiado complejo. Otros casos sí van hasta el final”, concluyó.