En Iquitos faltan profesionales, sin embargo andan deambulando a un químico farmacéutico

  • Bajo pretexto que algunos compañeros no lo aceptan lo envían a diferentes centros de salud.

 

Joel Miranda Malatay, fue nombrado hace 11 años en DIREMID. Ganó bien su plaza. Pero por motivos que nunca ha sabido, lo rotaron al centro de salud de Bellavista Nanay en abril del año 2017. Luego solicitó a Recursos Humanos de Diresa a cargo de Widmer Rojas, para que lo reincorporen en su plaza de origen, como respuesta le han dado otra rotación.
“La única respuesta que me dan en recursos humanos es que tengo que ir a otro lugar porque nadie me quiere en Bellavista Nanay y Diremid. Pedí mi plaza y volví a Diremid, pero resulta que hace un mes que ando deambulando porque no me dan mi labor especial que siempre he realizado. Y eso no es todo, registro mi asistencia en el reloj, pero el sistema no lo registra, entonces aparezco como que no voy a laborar.
Parece que al actual director de Diremid, Rubén Maldonado Urresti, no le gusta mi presencia. A raíz de esa presencia que hace Urresti, el director de recursos humanos, no sé con qué criterio me mandó al puesto de salud 1-1 “Vargas Guerra”. En ese puesto hay un equipo mínimo, yo tengo un nivel superior para aportar más en otro centro. Ese cambio es abusivo al enviarme donde no puedo ejercer las capacidades que tengo.
Ante ese atropello, mi abogado ha cursado un documento de reconsideración para que me dejen en mi plaza de nombramiento. Ahora me dicen que me enviarán al centro de salud de Belén. Es algo absolutamente abusivo lo que están haciendo conmigo.
Como el reloj de asistencia no registra mi nombre en el sistema, es que he venido a la comisaría a solicitar la presencia de un policía para ir con él y así constate lo que le estoy narrando. Necesito de un acta de constatación para que el abogado pueda ejercer un tipo de acción en mi defensa”, señaló el afectado.

Comments are closed.