• Tercera ola en el centro del debate entre los profesionales de la salud peruana


En las últimas semanas el Ministerio de Salud y varios funcionarios del sector vienen alertando acerca del incremento de casos positivos de COVID-19 en distintas regiones del Perú, especialmente en la zona norte, en Piura, Tumbes y Lambayeque y en la región sur, en Tacna. Pero ¿Estamos realmente frente a una tercera ola? ¿Qué medidas deben adoptar los ciudadanos?
Consultada sobre el particular, la candidata a Decana del Colegio Médico del Perú, Dra. Liliana Cabani Ravello, señala que esos datos deberían servir para rediseñar y fortalecer las estrategias de contención del COVID-19.
“Todos los médicos estamos vigilantes sobre la posibilidad del inicio de una tercera ola. Dicha preocupación se ha trasladado al actual proceso electoral del Colegio Médico, institución que agremia a 95,000 médicos peruanos y que elegirá a sus nuevas autoridades en una votación electrónica -a realizarse este domingo 28 de noviembre-justamente para evitar la aglomeración de votantes y así reducir riesgos de contagio”. La Dra. Liliana Cabani postula por la lista SÚMATE con el número 6, y está acompañada por el Dr. José Layten, como candidato a Decano Regional para Lima.
El Dr. Layten, especialista en Salud Pública, refiere que el último reporte del Instituto Nacional de Salud emitido hace pocos días confirma que en las tres últimas semanas hay un crecimiento sostenido de la cantidad de casos de COVID-19 en varias locaciones, incluidas Lima y ciudades del interior del país, destacando que 82% de los pacientes infectados no están inmunizados o solo tienen una dosis de la vacuna, por lo que las autoridades sanitarias deberían reforzar un conjunto de intervenciones en dichas zonas.
Por ello, la Dra. Cabani reafirma la absoluta necesidad de fortalecer el aislamiento de casos, el seguimiento activo de contactos, la toma de muestras, así como acelerar la vacunación de las poblaciones con mayores índices de contagio. Sin embargo, todas estas acciones requieren de recursos humanos debidamente capacitados para su planificación, desarrollo y ejecución.
“En ese sentido –alerta el doctor Layten- vemos con mucha preocupación que diversas autoridades regionales y locales estén hablando de una reducción del personal CAS-COVID”. Debemos considerar que los médicos y enfermeras dedicadas a atender pacientes con COVID-19 deben seguir brindando este necesario servicio a la población”, señaló.

Artículo anteriorGremio periodístico desarrolla la campaña de descarte de diabetes
Artículo siguienteCámara de Comercio busca frenar avance de invasiones en la región