El pueblo de Israel

Escribe: Ing. César Calderón Vela

 

Según la Biblia, la historia comienza con Adán y Eva, a los cuales le siguen sus hijos Caín que mató a su hermano Abel, a causa de estos crímenes y otros que la descendencia de Caín cometió, »el señor se arrepintió de haber creado al hombre sobre la tierra» (Génesis, VI, 7) y llamó a Noé a crear un arca para salvarlo a él y a sus hijos. De estos hijos, Cam, Jafet y Sem, este último es el antepasado de Abraham y de la raza semita de la cual desciende el pueblo judío, aproximadamente en el 2000 a.c. Abraham recibe la orden de abandonar Mesopotamia »con Sara, Lot, hijo de su hermano y todos sus bienes» (Génesis, XII, 5) el patriarca Abraham y su esposa Sara no tenían hijos y para proveer descendencia ella, le entregó a su criada Agar, su esclava egipcia, de la cual nació Ismael, con el tiempo Jehová bendijo a Abraham con un hijo de Sara que llevó por nombre Isaac, luego de esto Sara expulsó de la tribu a Agar y a Ismael, de estas dos descendencias se formarían los pueblos judíos (hijos de Isaac) y árabes (hijos de Ismael) los dos de raza semítica. Todo esta zona es una zona desértica, pero el interés primordial de esta zona es el petróleo y el gas que poseen estos pueblos y constituyen un tercio de la reserva del mundo, es en este lugar donde nacen las religiones monoteístas como el judaísmo, cristianismo y este último el islam que acoge a estas dos últimas religiones donde Abrahm, Noé, Moisés y Jesucristo son considerados profetas islámicos.
El Nuevo Estado de Israel
Fue en 1916 después de la Primera Guerra Mundial donde todos estos pueblos estaban bajo la hegemonía del Imperio Otomano quienes se mantuvieron durante 600 años Francia e Inglaterra países que mantenían sus poderes utilizan a la gente y convence luchar contra este imperio con la finalidad de crear «La Gran Arabia», un país sólo para ellos para eso Francia e Inglaterra crean varios países bajo su control donde sus gobernantes eran puestos por estos dos países (Francia e Inglaterra); para esto firman un pacto secreto llamado «Sykes – Picot»  «Acuerdo de Asia Menor» donde aparecen países pequeños como Siria, Iraq, Arabia, Jordania, Turquía, Palestina. Durante la Segunda Guerra Mundial, millones de judíos fueron huyendo de Alemania y de los territorios ocupados por los nazis, muchos tratando de entrar en el Mandato Británico de Palestina, a pesar de las fuertes restricciones a la inmigración judía establecida por los británicos en 1939. Muchos de estos aspirantes a inmigrantes fueron capturados y detenidos en campos de detención. En 1947, Gran Bretaña anunció planes para retirarse del territorio Palestino, y las Naciones Unidas aprobaron el Plan de Partición de Palestina, el establecimiento de un Estado judío y un Estado palestino en el país. El 14 de mayo de 1948, Israel declaró su independencia y fue inmediatamente atacado por los estados árabes vecinos, a partir del conflicto árabe-israelí, que continúa hasta nuestros días.
Las crecientes exigencias para crear un estado judío independiente y las hordas de refugiados provenientes de Europa ocasionaron que los británicos se retiraran de Palestina. Israel se convirtió en una realidad, Inglaterra prometió apoyar el establecimiento de una tierra judía en Palestina. Sin embargo, más judíos comenzaron a llegar durante la década de 1930 debido a los crecientes problemas que tenían en Europa. Entre 1922 y 1939, la población judía en Palestina se había elevado de 83,000 a 445,000. Los árabes se resintieron ante esta situación y con frecuencia se presentaban luchas entre los dos grupos. Después de la Segunda Guerra Mundial, cada vez más judíos querían trasladarse a Palestina. Bajo la presión de los árabes, Inglaterra restringió el número de los nuevos colonos permitidos. Esto hizo que terroristas judíos atacaran tanto a árabes como a británicos. Se formó un ejército secreto de judíos llamado el Haganah (autodefensa), en 1920. Más adelante se formaron otros grupos extremistas, principalmente Irgun y Stern Gang. Ambos grupos pensaban que Inglaterra había traicionado la causa sionista, que era establecer un estado judío en Palestina, y tomaron parte en una campaña terrorista violenta contra los árabes y los británicos. Los líderes judíos tales como Chaim Weizmann y David Ben-Gurion adoptaron una posición más pacífica.
En junio de 1945, un enorme número de refugiados judíos, desplazados por la guerra en Europa, clamaban por vivir en Palestina. Pronto se halló envuelta en una guerra de gran magnitud contra organizaciones terroristas judías.
Gran Bretaña llevó el asunto ante las Naciones Unidas. En 1947, las Naciones Unidas votaron por dividir a Palestina en dos estados. Uno sería judío y el otro árabe. Israel fue atacado por los estados de la Liga Árabe que lo rodeaban, tales como Líbano, Siria, Irak, Jordania y Egipto. Israel los derrotó y así pudo incrementar su territorio en un cuarto del terreno que antes tenía. Las Naciones Unidas negociaron un cese al fuego en 1949, pero los conflictos entre Israel y sus vecinos árabes continúan hasta la fecha. Hoy conocemos que Israel recibirá la entrega anual de U.S. $3.800 millones para apoyo militar y logístico de los Estados Unidos hasta el año 2,028, presupuesto superior al del Perú. Del mismo modo nos planteamos la pregunta que pasara de Israel, cuando la «Casa Blanca de Donald Trump» dejara de apoyarle, sería un blanco seguro para que atacara Irán y la Liga de la comunidad árabe que atentaría contra el pueblo israelí hasta hacerle desaparecer del mapa, pero también sabemos que muchos cristianos evangélicos y la población judía serían partidarios de que Israel no fuera atacado por los árabes.

Comments are closed.