• Economista, Roger Grández Rios.
  • Se requiere la creación de proyectos de infraestructura para las zonas rurales: agua segura, desagüe, energía eléctrica y conexión inalámbrica.


“Atados por las indiferencias y políticas públicas mezquinas, los resultados fueron encontrando caminos ahora difícil de regresar: la escolaridad, como fuente del saber hacer y el saber conducir hacia destinos del progreso y de bienestar del territorio, fueron negados a los 51 mil jóvenes de 18 a 24 años que no alcanzaron terminar la secundaria completa al 2021, como aquellas 30 mil personas analfabetas de 15 años a más (censo 2017), o los 7 años de atraso escolar del grupo poblacional de 25 años a más de las provincias de Daten del Marañón y el Putumayo, y en el extremo, la distancia de 10 años del distrito de las Amazonas con respecto a Iquitos”.
Así inicia un nuevo artículo virtual del investigador y economista, Roger Grández Rios. “El entorno de salud comunitaria, que aborda y contribuye competitividad, tiene anclado elementos degenerativos que impide acciones colectivas territoriales para armonizar esfuerzos productivos: al 2021, el grupo de personas que forman parte de la fuerza laboral e inician la edad productiva (en nuestro caso de 15 a 19 años) están afectados por la anemia alrededor de 25 mil jóvenes.
y en la base de inicio de la vida donde se acumula conocimiento y percepción sobre la visión del mundo real, la enfermedad ataca a 32 mil niños de 6 a 35 meses (51.7%), mientras que la desnutrición crónica infantil (DCI) abraza a 28 mil niños (23.6%).
Los 9 mil jóvenes activos que ingresan anualmente al mercado laboral tienen escasas opciones de colocar o recolocarse en trabajos formales y dignos, a razón que tenemos un sistema productivo de inicios del siglo XX, cuya propuesta es dominada por actividades extractivas y comercial especulativa, irradiando informalidad e ingresos precarios.
Si sumamos pobreza total al 2021 y los grupos vulnerables a la pobreza (en esta prolongada crisis económica, la masa laboral perdió el flujo de ingresos, ya sea por la pérdida de empleo o la incesante inflación, que sostenían a las familias por arriba de la línea de pobreza), llegaría a 74 por ciento, alcanzando a 770 mil personas.
Las propuestas de los candidatos en esta lid electoral para narrar un nuevo escenario distinto al que estamos viviendo ahora no garantiza una disrupción de la tendencia por donde estamos empeñados en transitar.
El problema no es presupuesto, e incluso nos damos el lujo de no gastar en un territorio donde las necesidades son múltiples, o gastamos mal al no generar valor público. En el próximo periodo de gobierno 2023-26, el presupuesto del Gore Loreto estará en el límite económico de S/ 900 millones a S/1 mil millones, superior en 4.5 veces al presupuesto inicial en inversiones de 2015 y 3 veces al 2019.
Apuntar en el acceso a educación, sobre todo en el ámbito rural, en los siguientes términos: invertir en educación técnica e investigación para facilitar el acceso a las potencialidades territoriales con sostenibilidad (convertir el potencial natural en una potencia comercial), sobre todo para garantizar alimentación segura para sus poblaciones;
focalizar las intervenciones en áreas rurales rezagadas en educación (distritos como Las Amazonas, Balsapuerto, Torres Causana, Urarinas, Andoas), donde la permanencia en aulas de la población mayores a 25 años es de 3 años en promedio; formación de docentes rurales (de preferencia locales) para una educación multicultural y con visiones de vidas múltiples compartidas.
La salud y el restablecimiento de una comunidad saludable requiere de mayores impulsos y una dotación de recursos (estrategias de diseño de políticas públicas con financiamiento) para recuperar los ambientes degradados por acciones antrópicas y actividades extractivas, sobre todo de actividades informales y delictivas.
En el tema de intervenciones rurales con la creación de proyectos de infraestructura, esta debe estar íntimamente ligadas a sus medios de subsistencia: agua segura, desagüe, energía eléctrica y conexión inalámbrica. Desatar la pobreza para liberar potencialidades humanas para el transito hacia un proceso de desarrollo efectivo, es el pacto político de mayor trascendencia en esta nueva generación de gobierno regional y autoridades locales”. (DL)

Artículo anteriorAgentes del escuadrón verde intervienen a tres sujetos involucrados en delitos contra la salud pública
Artículo siguienteMoradores de la calle Ricardo Palma denuncian basura acumulada en el sector