Economía que acelera

Hay un dicho que afirma: ver para creer. Esto se podría aplicar a un prácticamente anuncio del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), que señala que la actividad económica creció 3,4% en agosto, la tasa más alta desde diciembre de 2018, acumulando así 121 meses de crecimiento consecutivo.
De hecho es una muy buena noticia, pero lamentablemente no todos los sectores de la sociedad peruana puedan dar fe que esto se viene cumpliendo. En buena hora para los peruanos y peruanas que sí vienen sintiendo esta aceleración de la economía en el país.
Por supuesto, esta no es la realidad en nuestra región Loreto, ni en la ciudad, menos en la zona rural e indígena, donde las mismas estadísticas del INEI reporta altísimo porcentaje en desnutrición y anemia en la infancia, nuestro más valioso tesoro víctima de la pésima distribución de la riqueza y de la inversión.
Y qué es lo que viene acelerando la economía. Según la información técnica de la entidad mencionada, este crecimiento fue impulsado por la dinámica favorable de los sectores no primarios, en particular los asociados a inversión y consumo.
Señalan que aportó a este resultado la recuperación de los sectores primarios luego de que fueran afectados por choques transitorios en el primer semestre del año.
Los sectores no primarios siguen presentando una dinámica favorable (3,4% en agosto, mes previo: 3,5%), destacando el repunte de la construcción (4,5% en agosto, mes previo: 0,8%) que estuvo asociado a la mayor inversión privada, donde la inversión minera alcanzó un monto de US$ 536 millones, el monto más alto en lo que va del año, presentando un crecimiento nominal de 34,9%.
Asimismo, los sectores asociados al consumo de las familias (comercio y servicios) crecieron 3,9%, la tasa más alta del presente año, en línea con la recuperación de la demanda interna y las condiciones financieras favorables.
En particular, destacó el rubro de servicios, tales como los servicios alojamiento y restaurantes (6,1% en agosto, el crecimiento más alto desde enero de 2014) y los servicios prestados a empresas (4,0% en agosto, el máximo registro desde diciembre de 2015) que se habría visto favorecido por la realización de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019.
Por su parte, el sector primario creció 4,0%, la tasa más alta del año, explicado, principalmente, por el impulso del sector minería e hidrocarburos (4,2% en agosto, la tasa más alta desde marzo de 2018) ante un efecto base positivo en la producción de hidrocarburos (38,2% en agosto, la tasa más alta desde febrero de 2019) y la disipación de los choques transitorios en los meses previos.
En los próximos meses se prevé que continúe el dinamismo de la economía, en línea con los resultados de los indicadores adelantados y la recuperación de las expectativas de la economía para los próximos meses. Esperamos se deje sentir por esta parte amazónica de nuestro Perú.

Comments are closed.