Las señoritas Marcela Alexandra Hernández de 17 años de edad, y Francis Daniela Vales Martínez de 16, ocuparon el primer puesto en el Examen de Admisión de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) modalidad general, al haber empatado en el máximo puntaje: 94 de 100 posibles. Ingresaron a las Facultades de Industrias Alimentarias (FIA), Escuela Profesional de Bromatología y Nutrición Humana, y la Facultad de Ciencias Económicas y de Negocios (FACEN), Escuela de Formación Profesional de Negocios Internacionales y Turismo, respectivamente.

Marcela Alexandra Hernández, estudió en la institución educativa Sagrado Corazón, egresó de la educación secundaria el año 2015, y todo el 2016 se preparó para participar del Examen de Admisión a la UNAP el 2017. Nos comenta que se esforzó al máximo, incluso días domingos y feriados, logrando tener el apoyo de un profesor de letras y otro de números. Inicialmente quería ingresar al Instituto de Educación Superior Técnico Naval (CITEN) de la Marina de Guerra del Perú, como lo hizo su hermano mayor; sin embargo, por problemas mayores no pudo hacerlo, optando por postular a la Universidad, esfuerzo que dio sus frutos.

El año 2015 Marcela fue campeona nacional en el vóley escolar, al formar parte de las seleccionadas de vóley del Sagrado Corazón. Viajó a Lima representando a Loreto, y ganaron a todas las rivales que se interpusieron en su camino a la gloria. En la final vencieron a un colegio de la ciudad de Trujillo. Si bien ahora ella es una joven universitaria, aún mantiene vivo el deseo de ser militar en el futuro.

La señorita Francis Daniela Vales Martínez apenas concluyó sus estudios secundarios el año 2016, en la institución educativa La Científica. Nos comenta que su institución educativa tiene una metodología de competencia constante entre sus alumnos, y ello siempre le motivó a estudiar para ocupar los primeros lugares, además que se preparó en algunas academias preuniversitarias, se sacrificó para estudiar y rendir un buen examen, mas nunca imaginó que ocuparía el primer puesto.

Una amiga le dio la buena noticia de su ingreso en el primer puesto, no lo podía creer, contó a sus padres lo ocurrido, quienes la felicitaron y compartieron lágrimas de alegría. Ambas saben que ingresar a la universidad es apenas el primer paso, aún queda un largo tramo por recorrer; una nueva etapa se inicia en sus vidas, donde se formarán como profesionales de éxito; además de los estudios, la investigación científica, las prácticas pre profesionales, etc. también existen momentos de esparcimiento, paseos, nuevos amigos, viajes, y momentos de diversión propios de los jóvenes que son, siempre con mucha responsabilidad y pensando en el futuro, pues aún hay muchas metas que alcanzar.

Artículo anterior“Lo que queremos demostrar es que la teoría en la práctica demuestre su utilidad para combatir el VIH”
Artículo siguientePromueven primera rendición de cuentas sobre un área natural protegida