Discrepando

La mayor libertad expresada en el ejercicio del periodismo es la discrepancia bien llevada, sea entre los mismos colegas e incluso entre los empleadores de un medio de comunicación y por supuesto motivando la participación ciudadana que al mismo tiempo fortalece la democracia.
Ayer lunes 01 de octubre se ha conmemorado el Día del Periodista Peruano, que como estamos experimentando pasa por una de sus peores crisis de credibilidad, al punto que es parecido con lo ocurrido en la época de gobierno del fujimorismo donde los diarios “chichas” y el manejo anti periodístico que tenían es una de las “vergüenzas históricas” registradas.
Actualmente existe tanta muestra de cómo no ejercer el periodismo que nos debe llevar a una reflexión sincera para hacer las enmiendas necesarias y recuperar la credibilidad perdida. Aun así, la relación con el público es cautiva, una especie de atracción mutua por la necesidad de informar y de ser informado.
El periodismo en esencia dista mucho de quiénes y cómo la ejercen, que tiene la principal tarea de informar acontecimientos de interés público. De esta carrera se desprenden otras especializaciones como el periodismo de investigación, la difusión de hechos políticos, culturales, científicos, deportivos, turísticos, religiosos, y un extenso etc, etc.
Y justamente por la fecha especial la empresa Petroperú realizó el reciente sábado un taller denominado: “Periodismo de Investigación en la era digital”, con el expositor Juan Carlos Ruíz, quien además dio una panorámica de los grupos empresariales de poder que tienen manejo informativo de influencia.
Como era su tema, Ruíz se explayó en el tema del periodismo de investigación, de alguna forma arremetiendo con otros contenidos comunicacionales, como cuando dijo que el periodismo está para informar y le quitó la responsabilidad educativa, sosteniendo que “para educar está el Ministerio de Educación”.
El expositor dejó el concepto periodístico de informar, educar y entretener. Le dejó solo la tarea de informar cosas “malas”. Por supuesto que es un punto de discrepancia, más aún teniendo en cuenta que otras formas del ejercicio periodístico no están en el papel como conceptos inertes, no, están en el desempeño diario a través de medios escritos, radios, televisión y virtuales.
Centrándonos en el periodismo de investigación, Juan Carlos Ruiz, nos lo recordó que tiene un costo de tiempo y presupuesto. Se refirió a las investigaciones que causaron revuelo y escándalo en políticos de gobiernos, aunque muchas veces las pruebas no se buscan, se presentan. Hay una participación más activa de los denunciantes. Una especie de sociedad no declarada que aporta a las investigaciones periodísticas. En buena hora.

Comments are closed.