La diferencia entre el número de congresistas del oficialismo que representa PPK y la bancada de FP (fujimoristas), desde que se conoció estaba claro que esa mayoría abrumadora de 73 parlamentarios podría inducirnos hacia el éxito o hacia el fracaso en el marco de las funciones de Poder Legislativo y la extensión de sus beneficios a la población peruana. Ese tufo dictatorial a modo de ensayo desde los escaños está empezando a hacerse sentir.

Para empezar la distribución de las comisiones que estaba a cargo, por tradición, de que lo asuma el gobierno de turno, esta vez no ha sido así por obvias razones. Ni pensar que podrían haber cedido por las actitudes vistas por todo el país desde que se oficializó el triunfo de la agrupación Peruanos por el Kambio. Nomás se recuerda que la lideresa de Fuerza Popular se resistió a reconocer su derrota, menos quiso saludar al ganador y más bien le exigió posturas como el que le pida disculpas, por cosas dichas en el calor de la campaña política, pretendiendo desconocer que ellos también lo hicieron.

En esta nueva etapa siguen dando muestras de querer entorpecer los procedimientos dentro del Congreso de la República, como lo que hicieron ya con la modificación del Estatuto Parlamentario. Y una muestra más clara de la actitud en contra de los intereses de todos los peruanos es haber priorizado en la Comisión Parlamentaria de Defensa y Orden Interno, que se haga el control de los gastos del periodo anterior, que está bien, pero no es prioridad dada la grave coyuntura nacional.

Y dónde queda el normar por el tema de seguridad ciudadana que también fue una promesa de la campaña presidencial de Keiko Fujimori, dónde queda la promesa de campaña de hacer que su programa de gobierno se refleje en las acciones de sus congresistas. Nada más lejano de lo ofrecido. Entonces lo que parecían simples comentarios respecto a que no dejarían trabajar al gobierno central que preside Pedro Pablo Kuczynski, está poco a poco configurándose.

Durante la campaña la lideresa de FP dijo que la seguridad ciudadana es prioridad y esto no es coherente con lo que vienen haciendo en el Congreso los parlamentarios que representan a su agrupación. Pero, estas aparentes intenciones pueden develarse hoy o pueden ir retomando la ruta correcta si brindan hoy el voto de confianza al gabinete ministerial, luego de la exposición en el hemiciclo del premier Fernando Zavala, tras la exposición del Plan de Gobierno de PPK, que representa al Poder Ejecutivo.

Hoy se debe marcar la línea del trabajo por el país, o remarcar el quiebre iniciado con ciertas disposiciones congresales contrarias a la prioridad del interés nacional.

 

 

 

 

Artículo anteriorJUZGADO FAMILIA
Artículo siguienteGobierno debe poner en valor el inmenso potencial forestal