Descubrir Iquitos

Resulta interesante que la oficina de Turismo de la comuna provincial de Maynas venga gestionando con audacia, los escenarios que serán la base para los City Tours, o los paseos por los lugares turísticos de la ciudad de Iquitos que se muestra coqueta para descubrirla, respetarla, quererla más y apostar por su desarrollo en armonía con la naturaleza.
Y en esa idea de descubrir Iquitos, hace poco también la dirección regional de Turismo de Loreto dio algunos pasos con un recorrido por varios atractivos de la ciudad con grupos de trabajadores de empresas, de los albergados en la casa San Francisco de Asís (ex asilo de ancianos), quienes disfrutaron de conocer o recordar algo más de la historia de la ciudad, visitando la pieza del tren de Iquitos que se ubica en la Plaza 28, el Museo Iquitos, el Barco Museo, Quistococha, el ex hotel Palace, y otros.
Cada grupo experimentó diferentes sitios, un poco seleccionados de acuerdo a las características del grupo, como que unos turistas nacionales fueron llevados hasta el mirador de la Iglesia de Fátima que tiene establecida sus horas de atención al público con un costo simbólico, que lo utilizan para labores de limpieza del ambiente.
Entonces, los nuevos espacios que va insertando la oficina de Turismo de Maynas, viene a sumar y así se va consolidando la idea de hacer de Iquitos una ciudad que tenga atractivos qué visitar, de tal forma que los turistas nacionales y extranjeros se queden siquiera un día, antes de internarse en la selva a través de los albergues donde disfrutan del río y el bosque.
Por lo que incluir la hermosa casona del Hotel Época, resulta interesante para los turistas en general, incluyéndonos a nosotros que podemos ser parte de las visitas o del tours por la ciudad, que sí creemos va a dar resultado, porque lo que tenemos dentro de varios monumentos históricos son bellezas arquitectónicas que no las hemos dado el valor que merecen.
Quizás para nuestros paisanos Boras o de otra familia étnica que sufrió genocidio en la época del caucho, esto de visitar casonas de esa época les suene lastimero; pero esto es otra cosa, se trata de apreciar la maravilla de las construcciones de la época, un estilo ajeno a nuestro mundo amazónico y adaptado a la misma, porque Iquitos de entonces era una pequeña aldea llena de citadinos, indígenas y extranjeros de diversos países del mundo europeo e incluso de América.
Es importante también considerar que al visitar estos espacios se hablará de la historia, un poco de todo, de la arquitectura, de los constructores, de las piezas traídas desde tierras muy lejanas como los azulejos. Así en el relato histórico del guía no debe faltar decir quiénes ocuparon estas casonas y a qué se dedicaron, las consecuencias de sus actos, del esplendor de la época, de la mezcla de culturas y de la esencia de nuestra raza: la indígena amazónica.

Comments are closed.