• A la vista de autoridades ambientales y empresa Pluspetrol, Lote 8

 

La comunidad achuar San José de Nueva Esperanza, de la cuenca del río Corrientes, distrito de Trompeteros, región Loreto, se manifiesta tras el desastre ambiental que permanece impune y contaminando el territorio y la salud de la comunidad, terriblemente afectada por las actividades petroleras en el Lote 8 desde finales de la década de 1970.
San José de Nueva Esperanza se encuentra a ocho horas de la comunidad Trompeteros y del centro de operaciones del Lote 8, el cual es operado por la empresa Pluspetrol desde el año 1996.
Desde hace varios años esta comunidad y sus autoridades indígenas han denunciado el desastre de contaminación en donde viven; sin embargo, ni el Estado ni la empresa petrolera se hacen cargo y tampoco cumplen sus funciones, vulnerando sus derecho a un ambiente sano y a la vida digna, entre otros derechos más vinculados a la salud, seguridad alimentaria y el bienestar de sus familias.
A través de un pronunciamiento, los dirigentes señalaron que están siendo contaminados constantemente por línea de tubería de aprox. 26 kilómetros, la cual está abandonada en su territorio ¡desde hace casi 17 años! Las tuberías, prácticamente tiradas en el suelo, todavía contienen petróleo y debido a su deterioro se contaminan la tierra y agua, la flora y fauna. Son varios años y muchos derrames en la misma situación, todo ello ha afectado distintos espacios de sus vidas como son Carmen caño, Zona aguajal, los afluentes de la quebrada Sabalillo, Camarón caño, la quebrada Tamborana, Tunchi playa e incluso el mismo río Corrientes.
“Es indignante que a pesar de conocerse estos hechos desde hace varios años, no se actúe con rapidez y se eluda actuar con responsabilidad. Tras varias denuncias que hemos realizado, solo recibimos palabras de indiferencia y abandono. En junio del año pasado, Pluspetrol nos dijo que como ellos no había transportado mercadería por ese tubo, ellos no se harían responsables de las acciones de limpieza y remediación del mismo; esto es falso, pues Pluspetrol es la operadora actual y es responsable de los pasivos heredados y contenidos al interior del Lote 8. La empresa quiere jugar con nuestro dolor, pues semanas después cambia de versión y nos dice Pluspetrol que es el Estado (OEFA) quien debe autorizar su intervención, y que las autoridades hasta el momento no le habrían autorizado”, sostuvo un dirigente indígena
Pero las autoridades ambientales conocen bastante bien está realidad. OEFA ingresó en el año 2013, en el marco del monitoreo ambiental integral que se realizara a exigencia de sus organizaciones. En un reporte público ambiental de diciembre de 2013, OEFA identifica que en la Batería 7, existen instalaciones en abandono, donde se identificó incluso visualmente sitios impactados con hidrocarburos, cuyas muestras arrojaron elevados índices de contaminación por hidrocarburos y metales pesados como Bario. Asimismo, las instituciones ANA y DIGESA también han ingresado a este territorio a evaluar y monitorear el agua, con similares resultados. La comunidad formó parte, además, de Emergencias Ambientales y Sanitarias en 2013 y 2014. En diciembre de 2017, mediante dos oficios de la Dirección de Supervisión de OEFA, informan que no ha habido remediación en la zona, que aún existe la presencia de hidrocarburos e iridiscencias, así como ductos enterrados o sobre el suelo natural. Desde hace un año se comunicaron con instituciones como OSINERGMIN y Defensoría del Pueblo, pero no recibieron orientación ni respuestas claras; mientras tanto, la contaminación sigue en la zona
“Hemos esperado que las autoridades públicas y la empresa responsable tomen decisiones y acciones frente a esta situación crítica, pero no lo han hecho. Por ello, exigimos que nos den respuestas claras respecto a las demoras de intervención en la zona y damos un plazo máximo de 15 días para que se inicien acciones concretas para solucionar el problema. Estamos cansados de que el Estado y la empresa no hagan nada. Las respuestas y anuncios deben darse de forma oficial, en una mesa de diálogo con representantes del Estado, la comunidad y la empresa Pluspetrol, que debe reunirse en un lugar de acuerdo. Recordamos que se debe retirar toda la tubería mal abandonada en nuestro territorio y se inicien acciones de remediación. De no tener mejores noticias sobre esta situación, nos veremos obligados a tomar otras medidas”, refirieron.
(C. Ampuero)