Deficiencia de vitamina D está relacionado con los problemas reumáticos en adultos mayores

Se recomienda aumentar los niveles de vitamina D para disminuir los síntomas de la enfermedad.

https://pixabay.com/photos/monk-hands-zen-faith-person-male-555391/

Muchas personas desconocen la función que cumple la vitamina D diariamente. Es una vitamina soluble en grasa fundamental para la salud cardiovascular, hormonal, inmunológica, reproductiva y neurológica. Sin embargo, el 89 % de la población mundial no consume la dosis necesaria de este nutriente.

En España, hasta un 80 % de individuos de más de 65 años presentan déficit de vitamina D. En el Perú, la situación es similar, ya que el 95 % de los pacientes post menopáusicas tiene un bajo nivel de vitamina D.

Problemas reumáticos son causados por deficiencia de vitamina D

Existen varios factores asociados a la baja concentración de vitamina D, sin embargo, estudios clínicos han demostrado que la falta de vitamina D está relacionado con la presencia y actividad de enfermedades reumáticas inmunes que presentan un desgaste del aparato musculoesquelético. Concretamente, afectan los tendones, ligamentos, huesos y músculos de las articulaciones.

Entre los trastornos reumáticos comunes se encuentran osteoartritis, artritis reumatoide (AR), síndrome de Sjogren, esclerodermia, artritis infecciosa, entre otros.

Los síntomas universales de las enfermedades reumáticas incluyen dolores en las articulaciones, pérdida de movimiento en la zona afectada e inflamación (hinchazón, enrojecimiento y calor).

Cómo aumentar los niveles de vitamina D

La vitamina D se puede obtener de tres maneras: a través de la piel, mediante algunos alimentos y con suplementos nutricionales.

El cuerpo sintetiza la vitamina D cuando la piel se expone directamente a la luz solar. Sin embargo, la poca exposición al sol de los adultos mayores no puede producir este nutriente, siendo más susceptibles a los dolores musculares y articulares. En ese caso, se recomienda consumir alimentos con alto valor biológico. Por ejemplo, las yemas de huevo, los pescados azules (atún, salmón, sardina y caballa) y el aceite de bacalao.

Las yemas de huevo contienen niveles importantes de vitamina D en la dieta. El pescado azul es uno de los pocos alimentos que es fuente natural de vitamina D. La cantidad recomendada es de 3 a 4 raciones a la semana. Por último, el aceite de hígado de bacalao contiene ácidos grasos omega-3 y vitaminas esenciales, incluyendo vitaminas A y D.

El hígado de bacalao se utilizó por primera vez en medicina en 1789 para el tratamiento del reumatismo y en 1824 para curar el raquitismo. A principios del siglo XX se administraba habitualmente a los niños para prevenir otras enfermedades causadas por la deficiencia de vitamina D.

Actividad física para disminuir los síntomas de las enfermedades reumáticas

La actividad física puede ayudar a los pacientes de reumatología a disminuir los síntomas de la enfermedad y además, mejora la estabilidad y el equilibrio. Según el Dr. Miguel Hernández, reumatólogo de Sisol Salud, los tipos de ejercicios varían, pero estos deben ser constantes. Entre ellos caminar, andar en bicicleta o bailar y por espacio de 30 minutos.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email