Cuando las abejas nativas llegan a tu vida

  • Elva Marina Gáslac Gáloc, una historia que crece feliz
  • Porque es el eje fundamental de la conservación de la biodiversidad y de la especie

“Ha transcurriendo 3 años y 10 meses, de altos y bajos, para comprender lo importante que eres y serás para contribuir a la humanidad en el mundo y seguir conservando la biodiversidad”, expresa la criadora y empresaria Elva Marina Gáslac Gáloc, que tiene una historia que crece feliz como las abejas que se multiplican.
“Al iniciar esta propuesta, fue solo un proceso de pérdidas, por no saber manejarte. Al transcurrir el tiempo me di cuenta, que a pesar de las circunstancias te fuiste empoderando en mi vida, ocupando un lugar muy importante, y no solo como un medio de generar ingresos o crear empresas, sino como el eje fundamental de la conservación de la biodiversidad y de tu especie”.
Recuerda que un día soleado, las horas transcurren sin que ella se dé cuenta, “al terminar mi faena estoy transpirada y solo siento un ardor en mis orejas y el cuello de los mordiscones”, por supuesto de las abejas. “Cuando finalizan los mordiscones, sonrió y cojo mis cabellos varios arrancados”.
Narra que inicia su caminata, por un sendero con árboles no comerciales (maderas blancas), durante su travesía en un bote viejo por la quebrada (San Juan de Sinchicuy), “me fluyen una idea tras otra, para mejorar mi manejo en ese espacio, y que la gente pueda conocer más sobre la existencia de las abejas.
“Sigo sonriendo porque me arden los mordiscones, siento que mi vida diaria ha cambiado y lo puedo operar priorizando el manejo de mis abejas”, manifiesta con alegría y aires de triunfo merecido del esfuerzo.
Señala que se encuentra con amigos y amigas, recibe saludos y abrazos, y le dicen que no desmayes “Eres abeja”. En la ciudad manejo y mi mente fluye. “Concientizar, sensibilizar y fortalecer al conjunto social para el manejo, mitigaremos la amenaza a la biodiversidad que son el alimento diario para ellas, se conservarán las especies, el resultado final, tendremos productos agrícolas y forestales porque las polinizadoras han cumplido su función”. Y por supuesto que también tendremos miel de calidad y nutracéutica. (Diana López M.)

Comments are closed.