– Hoy 29 y mañana 30 de setiembre
– Evento está organizado por  el Ministerio de Relaciones Exteriores. Carmen Omonte

Hoy 29 y mañana 30 de setiembre (en Lima) se llevará a cabo el Encuentro Regional «Voces contra la Violencia hacia las Mujeres», que organiza el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, el Programa Regional ComVoMujer de la Cooperación Alemana y la Mesa de Género de la Cooperación Internacional. Esto  al conmemorarse 20 años de la adopción de la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, conocida como «Convención Belem do Pará».
La inauguración estará a cargo de la ministra de la Mujer, Carmen Omonte, quien intervendrá luego de las palabras de bienvenida del vicecanciller Claudio de la Puente Ribeyro y de los embajadores de Alemania y España en nuestro país, Jorge Ranau y Juan Carlos Sánchez Alonso, respectivamente.
Dada la importancia del encuentro se ha previsto la presencia de importantes autoridades y representantes de organismos públicos de los países de la región, como la ministra de Justicia de Bolivia, Elizabeth Gutiérrez, y la viceministra de Protección de los Derechos del Ministerio de la Mujer de Paraguay, Estela Sánchez Dávalos. Además, estarán presentes la asesora de la Alta Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer de Colombia, Cecilia Barraza Morelle; y la directora técnica de la Comisión de Transición para la Definición de la Institucionalidad que garantice la igualdad entre hombres y mujeres de Ecuador, Doris Duque.
La actividad contará con las ponencias de dos expertas internacionales en el tema de equidad de género, como son Linda J. Poole, quien se desempeñó como secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres entre los años 1986 y 1996; y Line Bareiro, integrante del Comité de Expertas de la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas (CEDAW). La Convención Belem do Pará fue aprobada en 1994, constituyéndose así en el primer instrumento internacional que establece, de manera explícita, el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.