• «Obra se ejecutó con total responsabilidad del Gorel que encabezaba Iván Vásquez», explicó el Ministro de Vivienda
  • La inversión inicial fue de 400 millones de soles, luego se elevó a 750 millonesfrancisco dumler planta de tratamiento

La población de Iquitos sufre la falta de tratamiento de sus aguas residuales y las deficiencias en su sistema de alcantarillado, debido a las deficiencias que genera la planta de tratamiento que opera en dicha ciudad y que fue entregada a fines del 2014.
Este tema fue evaluado ayer en una sesión extraordinaria de la Comisión de Vivienda y Construcción del Congreso de la República, que preside el congresista Manuel Merino de Lima y que contó con la participación del ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Francisco Dumler.
En la sesión, el ministro Dumler Cuya expuso las propuestas de su sector para llegar a una solución satisfactoria en beneficio de los pobladores de Loreto.
El titular de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), explicó que la obra fue ejecutada con la total responsabilidad del gobierno regional de Loreto que encabezaba el ex gobernador Iván Vásquez, al suscribir el contrato de construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales y alcantarillado de Iquitos, constituyéndose en unidad ejecutora y asumiendo las responsabilidades que competían a Sedaloreto.
Sostuvo que el MVCS se limitó a observar y monitorear la ejecución de las obras y solicitó la participación de la Contraloría General de la República para que fiscalizara el proceso.
La obra fue ejecutada con un préstamo del gobierno japonés y encargada a la empresa china Water & Electric Corp–Perú (CWE), con una inversión inicial de 400 millones de soles. Esta suma se elevó a 750 millones como consecuencia de una serie de pagos adicionales por obras no ejecutadas, entre otros conceptos.
En ese sentido, el ministro de Vivienda confirmó las denuncias que hiciera el actual gobernador de la región Loreto, Fernando Meléndez Celis, quien también participó de la sesión.
No obstante ello, el MVCS y el Gobierno Regional de Loreto contrataron un especialista internacional, a inicios del año pasado, quien confirmó que la planta de tratamiento funciona solo en un 14 por ciento de su capacidad debido a que las cámaras de bombeo de las aguas servidas son insuficientes para cubrir la capacidad de la planta.
Esto hace que las aguas servidas deriven directamente en el río Nanay e inunden la ciudad cada vez que llueve, como ya ha ocurrido en anteriores oportunidades.
Para enfrentar el problema, el ministro propuso una reunión con representantes de todas las partes involucradas, incluyendo a la Contraloría y al MEF, a fin de analizar el estado de las obras, identificar los defectos denunciados y hallarles solución.
Lo importante, afirmó Dumler Cuya, es recuperar una obra que ha costado una elevada suma de dinero y ponerla al servicio de la población loretana.
Antes de finalizar la sesión, la Comisión acordó invitar al contralor para que dé a conocer el informe elaborado sobre las denuncias presentadas y el estado en que se encuentra.
Se recordó, además, que la Comisión de Fiscalización ha elaborado un informe –aún no aprobado- en el que da a conocer las irregularidades detectadas y a los responsables de las mismas durante la administración regional anterior.
Una parte de la sesión de la Comisión se desarrolló en forma reservada, a pedido del gobernador regional de Loreto, a fin de analizar el proceso de arbitraje judicial en que se encuentra su administración con el gobierno chino, para buscar una solución al problema.
Según el gobernador Meléndez Celis, con ello se buscaba evitar la divulgación de las propuestas presentadas por las partes e impedir que se frustraran las negociaciones en marcha. (GL)