Los videos son los contenidos más buscados y consumidos en las redes sociales y en diversas plataformas web. Por ello, cada vez son más las personas que se inclinan a realizar sus propios materiales audiovisuales, ya sea para venderse a sí mismos como verdaderos influencers, o para dar a conocer sus emprendimientos o productos. En este tipo de cuentas, los videos cumplen un rol fundamental, y es allí donde la edición tiene también un lugar principal. Si tu también deseas convertirte en un editor de videos, aquí te dejamos algunos consejos importantes para iniciar. 

Verificar las características de tu cámara

No todas las cámaras filman en el mismo formato, ni todos los editores trabajan con todos los formatos, por eso es importante revisar el manual de instrucciones y revisar en qué formatos graba la cámara propia. Esta información es importante de conocer al momento de editar, ya que será necesario configurar el proyecto de edición en cualquiera sea el programa que se utilice. Si bien algunos programas de edición son más profesionales y admiten cualquier tipo de formatos, hay otros que solo operan con algunas otras limitaciones.  

Cuenta con un dispositivo adecuado

Ya sea para crear videos, editarlos, y combinar filmaciones o presentaciones de diapositivas es necesario contar con un buen equipo informático. En general se trabaja con materiales fílmicos pesados y otro tipo de recursos que necesitan de mucho espacio y potencia para trabajar. Antes de comenzar con cualquier edición, hay que revisar si nuestro equipo resiste a estos programas y archivos, y en caso de que sea necesario realizarle alguna ampliación a sus capacidades. También se recomienda contar con discos duros externos para poder hacer un almacenamiento de todo el material. 

Aprende el vocabulario del mundo de la edición 

Como en toda disciplina, existe un vocabulario específico para referirse a determinados aspectos de la misma. El mundo de la edición, también contiene sus vocabularios de acuerdo a las funciones y otras cuestiones relacionadas a él. Por ejemplo, hablar de visionado cuando nos referimos al material bruto, o al “raccord” al hablar de la continuidad, ritmo interno, aire, encuadre, resolución o fotogramas, y la lista podría ser eterna. Es importante familiarizarse rápido con estos términos para seguir aprendiendo y explorando.  

Encuentra el programa adecuado

No todos los programas son para todos los editores. Algunos programas son más cómodos y fáciles para algunos, mientras que otros prefieren versiones completamente opuestas. Es importante que encuentres el programa de edición que vaya contigo, tu estilo y posibilidades. Debes escoger el que te resulte más intuitivo, y con el que puedas crecer hasta convertirte en un profesional si es que lo deseas. 

Manual de Instrucciones

Leer las instrucciones siempre es mejor que perder el tiempo buscando y buscando. Si bien aprender edición también es una tarea a prueba y error, siempre es mejor leer el manual del programa para conocer las funciones rápidamente y no detenerse o frustrarse También se recomienda realizar cursos de la mano de personas especialistas en el tema, que además de ayudar a utilizar los programas pueden llegar a dar otro tipo de recomendaciones y pautas de gran utilidad. Sin dudas, contactar con editores de experiencia siempre es una opción recomendable. 

Artículo anteriorLibrerías Crisol, por el Día del Niño, apuesta por juguetes educativos y de óptima
Artículo siguienteREMATES