Comida obligada

En las últimas horas se puede decir que hubo un aumento en la comida, ojo, comida, no necesariamente estamos hablando de alimentos nutritivos. Así estamos acostumbrados cada Navidad donde hasta hacemos “gula”, comemos demás y subimos unos gramos, hasta se nos vienen problemas estomacales.

Seguido de la Noche Buena se va aproximando la fiesta del Año Nuevo 2020 y aunque ya no es tan general vienen otros similares preparativos gastronómicos. Quizás lo más saltante es que comemos dándole gusto al paladar rodeados del alboroto alegre infantil que ya han salido de vacaciones escolares.

Es el detalle de una de las fiestas más notorias que celebramos en el país. Pero, la comida no siempre entra con gusto, sucede, a propósito de la gastronomía de diciembre, que la experiencia de los niños y niñas de San Martín del Tipishca, río Marañón, es contraria a ingerir gustosos ya que sus profesores les obligan a comer los alimentos que el Gobierno central envía para el desayuno y almuerzo.

A nosotros no nos sorprendió este relato del artista plástico indígena Rember Yahuarcani, quien estuvo de visita por la zona y se animó a escribir su experiencia que fue publicada esta semana en el diario El Comercio. Es que también nos pasó en una comunidad del Bajo Amazonas donde nos dijeron bajito que los niños rechazan esos enlatados.

¿Y cuál ha sido el giro que ha dado el Gobierno frente a este rechazo?, es que, si antes era solo enlatado tipo atún, que conocemos en la ciudad, ahora en los envases sellados mandan cerdo, pollo, pavita y otros. “Cuando escuché esto quedé petrificado. No lo podía creer”, dice Rember en su relato.

Para nosotros no cabe duda que el objetivo del Estado de combatir la desnutrición y la anemia, es noble, es su obligación, es un derecho humano fundamental la alimentación nutritiva. Pero, muchos la rechazan, no la consumen, porque no forma parte de su contexto alimentario. Por lo que el objetivo se desvanece.

Sabemos que se vienen haciendo esfuerzos por incluir productos frescos locales, pero no es suficiente, se necesita la inteligencia y la voluntad política desde el Ejecutivo a través de ministerios como de la Producción, Agricultura y Educación, para vencer obstáculos y lograr la excelencia en el programa alimentario nacional para escolares.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email