“Clamamos al poder judicial que nos autoricen exhumar el cuerpo de nuestros seres queridos”

  • Expresaron ayer los deudos ante dos de los seis integrantes de la Comisión de la Verdad cuyo objetivo es sincerar el número de fallecidos por covid.


Apenas tuvieron conocimiento que los congresistas de la comisión mencionada, presidida por José Vega y como vicepresidenta Tania Rodas, llegarían a Iquitos para dialogar con el director de Diresa Carlos Calampa, así como recibir testimonios de lo ocurrido con los cuerpos de las personas sepultadas en el campo covid (km 18 de la carretera Iquitos Nauta); varios deudos se dieron cita para estar en el lugar y contar directamente sobre su lucha.
Lucha asumida en cuanto a qué pese a haber transcurrido un año y un día de sus muertes y entierro, por lo que deberían permitir exhumar sus cuerpos, para que sus seres queridos los lleven a un verdadero cementerio, no se los permiten. Ayer el presidente de la asociación de los familiares, Joaquín García, dejó en claro ante la comisión que los deudos no estaban pidiendo nada de plata para sacarlos porque ya tenían todo el protocolo listo; y que tampoco los motivaba el asunto político como lo había insinuado el gobernador de Loreto. Y que los movía el amor a sus seres queridos ya que no era justo que estén como botados en un lugar que hasta pueden ser robados sus cuerpos porque no tenía seguridad, ni mantenimiento.
Ayer –enterados quizá que llegaba la comisión del congreso- un grupo de trabajadores de salud ambiental o el gobierno regional, llegó a limpiar y a colocar pitas de rafia en los rectángulos donde se supone están los fallecidos. Aunque en realidad, hay muchas camas cuyas sogas y estacas han sido arrasadas por corrillos de lluvia. Las imágenes son perfectamente claras.
“Acá todos los arreglos que ven es de nuestra plata, hemos hecho un esfuerzo y nos hemos endeudado para contar con todo lo necesario y poder llevarlos a un cementerio digno. Lo único que clamamos al poder judicial es que nos autoricen sacar los cuerpos de nuestros seres amados, que se pongan la mano en el corazón y autoricen cuanto antes. Acá no hay interés de dinero o política” dijo una señorita que reclama el cuerpo de su padre.
El congresista Giovanni Acate Coronel, fue el primero en llegar al campo covid, quien habló de la visita.
“Se formó la comisión especial de investigación para conocer el número real de fallecidos covid. El ejecutivo nacional siempre ha estado restringiendo la información de saber cuántos fallecidos por covid hay a nivel nacional. Se le exigía al presidente Vizcarra y no daba información clara, entonces para tener un conocimiento exacto se formó la comisión.
Tuvimos una primera reunión con el doctor Calampa, quien dio información del sector y ahora estamos con familiares de los sepultados acá para recoger las denuncias de ellos y ponerlas dentro del informe. En horas de la tarde (ayer) habrá una audiencia en la que estará la dirección de salud dando un informe pormenorizado, ya que en la época de Minaya, tampoco se tenía información clara.
El doctor Calampa, hizo otro tipo de informe y aparecieron más de 4 mil fallecidos durante la primera ola. Igual la comisión está investigando en La Libertad, Lambayeque, es un trabajo a nivel nacional, se tiene que decir dónde están los fallecidos, a causa de qué murieron y también saber de la inoperancia de algunos gobernadores. La comisión pondrá toda la información en claro” habló el parlamentario loretano.
¿Sabe que este martes (hoy) en el poder judicial se verá el pedido de exhumación?
-Sí. Se determinará la vista de la causa si se exhuman los cadáveres o se hará el proceso en el cementerio. El doctor Calampa, dice que hay lugares donde hay tumbas de uno sobre otro y otros juntos en zanja. Que hay un tema del tipo del suelo, la humedad, que los cuerpos no habrían logrado su descomposición y que eso expondría al personal al hacer ese trabajo. Que el terreno es fangoso y los muertos han tendido a moverse.
De otro lado, el abogado Pablo Casuso, expuso el estado actual del caso.
-Hubo una sentencia en primera instancia donde el juez del segundo juzgado civil dijo que no procedía la exhumación porque no se había cumplido el año y un día para que saquen. Le dieron la razón a ese argumento de diresa, a pesar que hay la ley 30868 que permite exhumar cuando el cadáver es enterrado en un campo que no es cementerio, como en este caso. Pero ellos se cerraron en que tenía que cumplirse un año y un día.
¿Y por qué cree que se cerraron?
-Bueno acá estamos manejando la teoría que no quieren que salga a luz la forma que ha sido enterrado el primer gran número de fallecidos. Hay voces de varios lugareños que han sido enterrados en fosa común, que no han sido individualizados.
¿Espera que la Sala Civil aplique la ley?
-Esperamos que den la razón a los familiares porque ya no hay el argumento que se cumpla un año y un día, pues ya se cumplió. Ya no hay razón para negarles la exhumación a las familias.
José Vega, Tania Rodas y Fernando Meléndez, llegaron más tarde al campo para escuchar a los familiares.
“Hemos venido en el marco de nuestra investigación que es conocer el número exacto de muertos por covid, pero también hemos querido venir hasta este lugar para observar directamente todo lo que ustedes están denunciando, lo que también será plasmado en el informe. Hoy tendremos una audiencia y ahí se tienen que tomar acciones concretas respecto a sus demandas, a su dolor y voces que claman entierro digno para sus seres amados” dijo Vega.
Igual Tania Rodas, dijo que las palabras de una señorita que clamaba por la exhumación de su padre, le habían llegado al corazón y que no descansará hasta que haya acciones inmediatas y concretas para que dejen de sufrir y puedan contar con los cuerpos de sus familiares.
Mientras que Fernando Meléndez, que no está en la comisión de investigación, sino que junto a Giovanni Acate impulsó el pedido de la conformación de la comisión investigadora; expresó que el dolor de los loretanos continuaba por el golpe tan fuerte de la pandemia.
Mientras al fondo mucha gente lloraba, eran familiares de un indigente al que le habían entregado un espacio donde quedar. Llegó en ataúd, no como la mayoría de los que están en el campo, que están en bolsas negras escalofriantes.
La visita culminó con la entrega de un ramo de flores para una señorita que sigue incansable en lograr la exhumación. “Yo no solo siento pena por mí, la siento por todos nosotros que estamos en esta pelea de recuperar el cuerpo de nuestros seres amados. Peleamos no por capricho, sino por justicia, mi padre no ha sido un animal para que lo hayan traído a botar acá. Este ramo de flores va por todos los muertos de este lugar que esperan logremos sacarlos de aquí. El poder judicial tiene que decidir ya para que podamos exhumar a nuestros muertos” concluyó.
(Luz Marina Herrera Lama).

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email