•  En el cementerio general de Iquitos

 

Cantidad de personas llegaron hasta el conocido cementerio general de Iquitos el día de ayer, para celebrar el Día de Todos los Santos. A pesar de la lluvia que cayó en la ciudad, cantidad de familias llegaron para recordar a sus seres queridos.
Lo que más llamó la atención fue la cantidad de mausoleos característicos, por ejemplo, entre ellos, había uno de tipo de embarcación fluvial, al parecer, sería familiar, de algún conocido empresario de transporte fluvial en Iquitos.
Otro caso que llamó la atención fue el mausoleo de Oscar Rosendo Pizarro Aguilar, quien nació en Amazonas y murió en Yurimaguas, pero sus restos fueron traídos al cementerio general de esta ciudad. En vida el hombre curaba los enfermos con medicina natural y lo hacía completamente gratis.
A raíz de esta situación, cantidad de personas, llegan hasta su tumba para dejarle cartas y arreglos florales con la intención de que les conceda algún milagro.
“De mucho tiempo vengo hasta el cementerio general de Iquitos para agradecer por el milagro que hizo Rosendo en mí, después de tener mi hijo no podía quedarme embarazada. Así que llegue todos los días trayéndole arreglos florales y prenderle una vela, luego le dejé varias cartas en mis oraciones le pedía que me dé la oportunidad de quedar embarazada una vez más. Fue así que después de 16 años el milagro se hizo realidad, ahora tengo un niño de 2 años completamente sanito y por eso vengo a agradecerle a Rosendo por este milagro hecho en mí”, contó Luisa Ruiz, feligresa de Rosendo.
En esta oportunidad también, el Obispo de la ciudad de Iquitos ofició una misa por esta fecha importante, en donde también hubo una actividad sociocultural. (C. Ampuero)