DOCENTES UNAPLos docentes de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana  celebraron por adelantado el Día del Docente Universitario, el viernes 10 de julio en horas de la mañana en los ambientes del Sindicato Único de Docentes (SUDUNAP). También saludaron a sus colegas de toda la ciudad de Iquitos y el Perú. El 11 de julio de cada año, se celebra oficialmente el Día del Docente Universitario, ello a través de la resolución N° 234-2009-ANR, de la Asamblea Nacional de Rectores, publicada el 05 de marzo del 2009.
Por este día los docentes unapenses hicieron un alto a sus labores cotidianas para saludar a sus colegas, hacer un brindis y reflexionar sobre la importante labor de formar a los futuros profesionales de la región. Esta celebración viene efectuándose por tradición en las universidades nacionales, sintiéndose la necesidad que sea instituida oficialmente, reconociendo a los maestros universitarios de toda la nación.
La institución oficial de esta significativa fecha se realiza en mérito a la importante labor y función social que realizan los catedráticos universitarios, no solo en la formación de los futuros profesionales, sino también en la construcción del desarrollo del país.
Los docentes universitarios tienen como decálogo: “Laborar con dignidad, respeto, humildad, visión, responsabilidad, transparencia, rectitud y conducta irreprochable”. Además, sirven a su país con la verdad y compromiso; sin distorsionar, ignorar, disminuir o amplificar la información por intereses particulares u otros fines. Se identifican con su universidad, ofreciendo cuanto sabe y puede hacer para su desarrollo sostenible con excelencia, fortaleciendo su prestigio y protegiendo sus intereses.
Ejerce la docencia, la investigación, la proyección social y gestión, con honestidad, dedicación y convicción, tomando decisiones adecuadas que conduzcan a un bien social y sin comprometer la libertad de criterio. Contribuye con la formación humanista y profesional de sus alumnos, en base a ética y disciplina; fortaleciendo la curiosidad, creatividad y el dominio de los medios para ser actores efectivos del desarrollo y bienestar social. Practica el compañerismo con respeto, cortesía, solidaridad y colaboración.
Respeta y acepta los aportes de los demás y las decisiones del equipo, o de superiores jerárquicos, con la claridad y transparencia que hace constar la confianza y no la complicidad. Ejerce el derecho-deber del secreto profesional, con sólo las excepciones muy limitadas que se justifiquen moral o legalmente. Trabaja en equipo, facilitando la integración, la cortesía, la convivencia, la igualdad, el ejercicio de derechos y deberes, la libertad y la solidaridad. Se autoevalúa permanentemente y perfecciona en busca del crecer en calidad como persona y como profesional.