“Buscar alternativas viables que minimicen los impactos negativos” en proyectos carreteros

  • Gerente Regional de Asuntos Indígenas del Gorel, Ing. Omar Arévalo.
  • Señaló al exponer en foro sobre la carretera Iquitos – Costa Norte.

En el marco del foro: “Carretera Iquitos – Costa Norte, vía de desarrollo de Loreto”, organizado por el Colegio de Ingenieros del Perú – Consejo Departamental de Loreto, participó como uno de los expositores el Ing. Omar Arévalo Vacalla, gerente regional de la Gerencia Regional de Asuntos Indígenas de Loreto (GRAI) del gobierno regional de Loreto.
Específicamente se dedicó al Impacto ambiental, socioeconómico y cultural de la carretera Iquitos – Costa Norte de la Región Loreto, y recordó que Iquitos es una de las pocas ciudades del mundo que no tiene conectividad a la red vial de carreteras del país.
“Iquitos es una “isla” que está rodeada por caudalosos ríos, exuberante selva (que es una de las más biodiversas del planeta) y poblada por pueblos indígenas u originarios. En el pasado se hizo sendos intentos de salir de este “aislamiento generoso”, a saber: carreteras, hidrovías y ferrocarriles, entre otros”, expuso Arévalo Vacalla, en el foro realizado ayer en el auditorio del Colegio de Ingenieros.
Refirió que en agosto de 2017, la carretera Iquitos – Costa Norte tuvo como partida de nacimiento el Proyecto de Ley Nº 759-CR en un dictamen de texto sustitutorio. En consecuencia estos proyectos se consolidaron con la declaratoria de interés nacional por la Ley Nº 30670.
En su artículo primero dice: “Declárese de necesidad pública e interés nacional la construcción de la carretera que comprende la ruta Iquitos-Santa María de Nanay-12 de Octubre-Andoas-Saramiriza, que tiene por objeto la interconexión de la ciudad de Iquitos con la Costa Norte, de tal manera que permita impulsar un desarrollo sostenido de la Amazonía” (Diario El Peruano).
El Ing. Omar Arévalo, sustentó que la importancia geopolítica de Iquitos en la articulación al espacio intercontinental se plasma en el marco del proyecto IIRSA, que busca unir al Brasil con el océano Pacífico a través de la costa peruana, hay dos proyectos muy importantes por su magnitud, a saber: la intermodal, que implica una hidrovía de Yurimaguas a Iquitos, y la ferroviaria que conectaría con la costa norte del país.
Respecto a los impactos ambientales, socioeconómicos y culturales señaló que en efecto, donde hay carretera hay deforestación, corrupción por sobrecostos, especulación de tierras, el acaparamiento de tierras, la migración sin planificación, el proceso de ocupación territorial tradicionales, pérdida de identidad por parte de la población lugareña o nativa y problemas sociales (delincuencia común, trata de persona, etc.).
Concluyó que muchas veces los proyectos de carreteras y que son de interés nacional, solo nos cuentan las bondades del mismo, obviando en no pocas ocasiones los impactos que acarreará al ambiente, a la economía, a la sociedad y la cultura de las poblaciones por donde va a pasar la carretera.
El gerente de la GRAI recomendó sincerar con la población la información de los impactos no solo positivos, sino también aquellos que les afectará negativamente. Buscar alternativas viables que minimicen los impactos negativos que se puedan identificar en proyectos de estas magnitudes.
Además conformar un equipo multidisciplinario que busque las mejores alternativas para contrarrestar los impactos negativos del proyecto.
Consideró exhortar a las autoridades (nacional, regional y local), consultar a las poblaciones indígenas sobre la viabilidad de proyectos que los involucra directamente. Y también exhortar el respeto por las culturas indígenas estableciendo una colaboración permanente y de mutuo respeto con base en la interculturalidad. (Diana López M.)

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email