– Michael Feigelson, Director ejecutivo de la Fundación Vernard Van Leer, habla sobre la labor en comunidades de Belén
– Refiere que los festivales como del agua y la tierra son herramientas para generar mayor conciencia.

Michael Feigelson, Director ejecutivo de la Fundación Vernard Van LeerMejorar las oportunidades para los niños que crecen en circunstancias sociales y económicas difíciles, es una de las labores que viene desarrollando la Fundación Vernard Van Leer, un valioso fin en sí mismo como un medio a largo plazo para promover sociedades más cohesionadas, consideradas y creativas, con igualdad de oportunidades y de derechos para todos.
Utilizando diferentes herramientas, una de ellas son los festivales donde está todo un proceso de trabajos comunitarios entre niños, padres, abuelos así como promotores de esta fundación en coordinación con INFANT.
Iniciaron el año pasado con el «Festival del Agua»  (que ya tiene dos ediciones 2013 – 2014) y ahora ultimo por primera vez el «Festival de la Tierra» en conmemoración a la temporada de creciente y vaciante; respectivamente, que viven las comunidades del bajo Belén en la ribera del río Itaya en Iquitos.
Dialogamos con el Director ejecutivo de dicha fundación, Michael Feigelson, a quien pudimos preguntarle sobre todo este proceso evolutivo que tiene este trabajo en esta zona específica de la ciudad como es Belén.
Recuerda que todo este trabajo comenzó con una consulta en la ciudad de Lima donde dos niños de Belén participaron, y quienes a través de sus vivencias aconsejaron, de alguna u otra forma, que la fundación debe visitar este distrito, «En el 2010 se financió una investigación, donde inclusive los mismo niños participaron, visitando casa por casa viendo qué problemas había, y encontraron problemas de salud ambiental, como falta de higiene, enfermedades gastrointestinales, etc, y no pidieron el apoyo para comenzar hacer campañas para resolver estos problemas, es ahí donde surgen los festivales como una forma de crear conciencia y así cambiar las conductas que ayudarán a resolver estos problemas.
En los cuatro años que hemos trabajo con ellos hemos observado una reducción en enfermedades gastrointestinales así como respiratorias, como resultado del trabajo de INFANT, no solamente son los festivales sino también las actividades que las acompañan».
(LR) De alguna u otra forma ¿trabajan con instituciones como la Dirección de Salud para ir monitoreando estos índices que han ido disminuyendo?
«Ha habido seguimiento, porque INFANT trabaja de cerca con el sector salud,  nosotros hemos financiados dos investigaciones una de INFANT y otro independiente, donde se ha medido el antes y después la taza de morbilidad infantil. Otro impacto de los festivales ha sido la disminución de ahogamiento en niños pequeños, antes había de 05 a 10 ahogamientos por años, desde que ellos como comunidad han comenzado a organizarse, solo se ha producido un solo caso, eso quiere decir que se está ayudando a crear conciencia entre los padres de familia para que siempre exista una persona que esté al cuidado del niño».
(LR) ¿Cuál es el compromiso que ha podido ver con los padres de familia de estas comunidades, así como de las autoridades del distrito?
«Creo que realmente han sido los niños en alianza con los padres de familia que han ido movilizando a la comunidad para que existan cambios y más personas involucradas, desde el primer festival no había tantos padres como los que vimos el martes. Hay cambios a exigencias de los niños como pavimentar la carretera, la promoción de baños secos, captación de agua de lluvia, huertos para sembrar, entre otros aspectos, pero para hacerlo en todo Belén se necesita el apoyo gubernamental».
(LR) ¡Es muy interesante la labor que ustedes vienen desarrollando, incluso  otras organizaciones trabajan los baños secos en Cabo López,  pero no hay el compromiso de las autoridades para que exista una continuidad!
«Lo que nosotros intentamos hacer es ayudar a INFANT a empoderar a los niños  para que vayan exigiendo cambios, creo que es importante que los medios de comunicación den visibilidad a lo que están haciendo los niños y la importancia que debe existir por parte de la autoridad hacia ellos. Nuestro compromiso ha sido ayudarles a ellos mismos a resolver los problemas como un proyecto demostrativo para que el gobierno municipal pueda dar continuidad a ello».
(LR) ¿Qué recomendaciones darían a la parte gubernamental (Municipio y Gobierno regional) qué les tocaría hacer?
«Ojala el nuevo alcalde de Belén, fuera a visitar Belén específicamente al otro lado del río Itaya, para que vea la solución que los niños han puesto y está funcionando y así llegar a un acuerdo con la comunidad para ver cómo este proyecto puede crecer y todas las casas tengan estos beneficios en un futuro. Nuestro interés como fundación es mostrar que todo es posible, pero no tenemos tanto dinero para poder cambiar todo, la muestra ya está y es hora de ver cómo se puede hacer el efecto multiplicador».
(MIPR)