La cultura en nuestra ciudad no vale un real. A las autoridades municipales parece les conviene que el arte sea enterrado, debe ser porque la cultura es un arma letal contra la ignorancia que campea en nuestro medio y es por eso que se da aquella sentencia de que “todo pueblo tiene la autoridad que merece”. A más ignorancia del electorado, más posibilidades que un bárbaro sea elegido.

La Escuela de Bellas Artes Víctor Morey Peña, con vergüenza tenemos que decir, no tiene un local propio donde los alumnos desarrollen su talento y habilidades del dibujo y la pintura. Los ambientes  no son los adecuados, no están diseñados como para una escuela de Bellas Artes. El terreno es de la municipalidad provincial de Maynas.

Por declaraciones de la pintora Nancy Dantas Sibina, actual directora de la E.S. de Bellas Artes Víctor Morey Peña, conocemos que desde la gestión municipal del alcalde Salomón Abensur comenzaron los problemas, porque nunca les dieron la resolución de la titulación del terreno, la misma que primero deberá ser entregada a la Dirección Regional de Educación, para que ésta, a su vez, lo ceda en donación a la Escuela, que esperan con ansias para poder alcanzar la construcción de tan necesario local por parte del Gobierno Regional.

Pero las trabas se suceden una tras otra. Hoy, las muchas veces que Dantas ha solicitado audiencia con la alcaldesa, todas se frustraron por angas o por mangas. Esta vez está considerada en agenda una reunión el día 28, que ojalá se lleve a cabo de una vez por todas.

La alcaldesa Adela Jiménez, de profesión arquitecta, es también una artista, porque la arquitectura exige de mucha imaginación y creatividad. En ese sentido, creemos que decidirá por el otorgamiento del título de ese terreno, para que nuestros pintores y escultores pongan a trabajar su talento en ambientes acogedores, propios para la creación artística.