Por: Luis Mario Barreto Serrano*

Email: amazonia@peru.com

Luego de la inefable actuación, de ciertos políticos del APRA, en los lamentables sucesos, acaecidos en Bagua, el 05 de junio del 2009, dando como resultados los sensibles fallecimientos de 34 hermanos, entre indígenas y policías, todas ellas, valiosas vidas que ya no volverán. Existen también otros responsables que están pasando desapercibidos por la población, una gama de ineptas autoridades, dentro de los que destacan los Gobiernos Regionales, porque, en vez de motivarnos a buscar juntos la solución, a los reclamos de los indígenas, se han dedicado a distraer a la población con medidas desacertadas.

A la fecha, no se conoce de ningún Plan de acción, frente a la crisis mundial, que sigue afectando principalmente a los pueblos indígenas de la Amazonia, cuando llegó a Iquitos, el Premier, Javier Velásquez Quesquén, éste, en una reunión conjunta con el Frente Patriótico de Loreto, indicó que las mesas de diálogo sean implementadas a través del Gobierno Regional de Loreto, acuerdos que, simplemente fueron ignorados por dicha gestión.

Por otro lado, ¿ha servido de algo las Mesas de Diálogo entre líderes indígenas y el Gobierno Central, o solo, para eludir sus responsabilidades políticas?, Acaso, no es renuente, el tema de las muertes de candoshis por hepatitis, y ahora el incremento de la pobreza extrema, según cifras del INEI en la Amazonía?, acaso, la humanidad, ha desaparecido del alma de estas personas, llamadas autoridades? o, de por medio, se encuentra sus intereses económicos, que obnubilan sus sentimientos, antes que el cumplimiento de sus deberes funcionales, ante los urgentes y prioritarios problemas, que involucran los derechos más elementales de los indígenas establecidas en nuestra carta magna, ante todo.

Por otro lado, las negociaciones que realizan algunas petroleras, con comunidades indígenas, las que, en complicidad con ciertas instituciones público privadas, tratan en lo posible de mantenerlas desunidas, para así dejar que las petroleras negocien las compensaciones sin que éstas puedan tener a su lado entidades técnicas que orienten sus mejores opciones, lamentablemente, allí el Estado brilla por su ausencia, puesto que, su interés, como es obvio, solo se centra en las recaudaciones para sí, sin tener en cuenta para nada a los principales afectados con futuros impactos a su medio ambiente, sin que éstas compensen de forma justa y equitativa.

Aquí cabe la pregunta, ¿en dónde están las instituciones del Gobierno, la Defensoría del Pueblo, el INDEPA, el Ministerio del Ambiente, el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, el Ministerio de Energía y Minas, el Gobierno Regional de Loreto, el IIAP, etc.? Simplemente parecen sentirse a gusto con su estabilidad económica laboral, que en nada variará mientras los indígenas son maltratados y estafados por las petroleras.

En dónde están las propuestas que se hicieron a la PCM de construir cinco mil viviendas en Loreto para las familias indígenas, en dónde la propuesta de consultar a los indígenas de Loreto para iniciar su proceso de desarrollo (Los que pretenden sustituirse con mesas de diálogo que han emitido sendos informes marginando a la mayoría de etnias amazónicas) la creación del Ministerio de Pueblos Indígenas y las Propuestas igualmente hechas al Gobierno Regional de Loreto de construir apenas diez viviendas de madera como piloto, en dónde están los resultados a la propuesta de otorgar permisos forestales a las comunidades indígenas que no cuentan con este instrumento de trabajo (todos archivados en el escritorio de la máxima autoridad).

Entre otras propuestas, que ni siquiera fueron respondidas, con una explicación, pese a que, éstas, fueron presentadas, por escrito, mucho menos, una respuesta, que informa su inicio de trámite, porque la verdad, que en nada afectará, sus propios intereses, que, nada tiene que ver, con la de los pueblos indígenas, a esto se suman la distracción, de los fondos conseguidos, por futuros servicios ambientales, los que aún, no se sabe, cómo y donde serán invertidos.

Por otro lado, ciertos funcionarios se ufanaban de haber contribuido con la reducción de la pobreza en nuestra región, dándonos a entender que gracias a las inversiones públicas cierto porcentaje de pobres dejaban de serlo para convertirse en florecientes empresarios, proveedores de bienes y servicios, constructores y trasnacionales, hoy el INEI nos demuestra que en realidad la pobreza aumentó en nuestra región, en un escalofriante 6,3%**, los que provienen de los barrios marginales de nuestra ciudad, ya que la pobreza en los pueblos indígenas es total pese a sus riquezas naturales que sustentan el PBI Nacional.

Esperamos que las futuras autoridades se ocupen de la problemática indígena, dejando de lado su posición egoísta y grupal para dar lugar al verdadero autor y promotor del bienestar de nuestra región: las poblaciones indígenas que siguen desplazadas de las políticas impuestas por el centralismo, debiéndose convocar en el más breve plazo a todos los representantes indígenas provenientes de todas las etnias y cuencas, permitiendo la participación de todas las organizaciones las que permitan juntos buscar una pronta solución.

*           Miembro del Instituto Para Programas de Desarrollo Social Alternativo y de la etnia Iquito.

**         http://www1.inei.gob.pe/web/NotaPrensa/Attach/10685.pdf