(Julio C. Cumapa Ríos. Corresponsal de El Estrecho.).- Al promediar las 11 am. de ayer  los hermanos Miguel y Dorance Mora Buinajima, cruzaron al pueblo de Marandúa-Colombia  con la finalidad de realizar algunas compras en ese lugar, es ahí donde una persona de nacionalidad colombiana, sin mediar palabras, les dispara a quemarropa hiriendo de gravedad a  Dorance, es donde Miguel, su hermano, entra a tallar y recibe disparos en el pecho, quedando inconsciente sobre el bote donde se encontraban los hermanos, y de ahí fueron trasladados hasta  la balsa del puerto principal de El Estrecho donde se acoderan los aviones de la FAP para dejarlos tirados inconscientes en ese lugar; en unos minutos llegaron trabajadores  que se dedican al acarreo de arena, bajan hasta el puerto y ven a los hermanos, de inmediato los auxiliaron y fueron conducidos en un Moto furgón  por el Señor Alonso Bravo  hasta el Centro de Salud, donde los médicos Lido Soto Cáceres y Miguel Bartra hicieron su trabajo a fin de rehabilitarlos, aunque Miguel ya había dejado de existir y su hermano   aún mostraba signos de vida, quien  en unos minutos también dejó de respirar; de acuerdo al diagnóstico médico los occisos presentan Hemoneumotora Derecho y Izquierdo por herida con arma de fuego en el pecho; familiares, amigos y población en general  se constituyeron hasta el Centro de Salud para indagar lo sucedido y  no podían creer lo ocurrido porque horas antes le habían visto muy alegres en su respectivos hogares y calles de nuestro pueblo.

Al parecer, la muerte de estos dos hermanos se presume que fue un ajuste de cuentas, la Policía investiga el caso, después de mucho tiempo El Estrecho que tiempos atrás era tierra de nadie, vuelve a hacer noticia por el asesinato de estos dos hermanos; los familiares protagonizaron  escenas de dolor a los alrededores del Centro de Salud al enterarse de la pérdida irreparable de sus familiares.

A las 2.00 pm. fueron entregados los cadáveres a su respectivos familiares para ser velados en sus respectivos hogares en compañía de sus amigos, y hoy día les darán cristiana sepultura en horas de la tarde en el Cementerio General de la localidad, donde les darán el ultimo adiós. Miguel deja en la orfandad a dos hijos de 1 y 8 años, mientras que Dorance deja un hijo de 8 años, la mamá Graciela Buinajima pide a las autoridades policiales esclarecer el caso y dar con el paradero del asesino  y no dejar impune estas dos  pérdidas humanas, los pobladores de El Estrecho piden justicia para que no vuelva a suceder estos casos, lo que perjudica la tranquilidad de los pobladores.