Antro provoca malestar a vecinos del asentamiento humano 28 de Julio

  • Al lugar asisten personas de mal vivir y no cumplen toque de queda

Un bar que no cumple con los permisos y licencias respectivas, se ha convertido en un completo dolor de cabeza para los pobladores que viven en el asentamiento humano 28 de Julio, en el populoso distrito de Belén.
Los vecinos manifestaron que el propietario de este negocio no respeta el horario de toque de queda.
Que al lugar asisten gran cantidad de personas de mal vivir, a libar y sobre todo, a consumir estupefacientes.
Cuando se encuentran borrachos o fuera de sí, salen de este antro y van por las diferentes calles de estos asentamientos humanos que se encuentran por la avenida La Participación y realizan actos delictivos, como robos y asaltos a sus incautas víctimas.
También los pobladores que denunciaron este lamentable y repudiable hecho, indicaron que son amenazados por los delincuentes que llegan a este lugar, por el simple hecho de solicitar que haya más orden en dicho sector y que se cumpla con la emergencia sanitaria.
“La verdad que estamos preocupados porque no hay nada que podamos hacer para impedir que sigan quebrantando la ley. Hemos llamado al serenazgo y a la policía. Llegan hasta este sector, pero luego se van y no hacen absolutamente nada. esto hace que los parroquianos se pongan en un plan de seguir faltando el respeto a los vecinos que ya estamos cansados de ver actos bochornosos, actos contra el pudor, soportar el olor a marihuana y la pasta básica de cocaína, realmente estamos cansados de todo esto y pedimos una inmediata intervención de la policía en esta parte del distrito de Belén”, indicó un vecino.
Los vecinos, al igual que otros pobladores, manifestaron que si no hay una solución por parte de las autoridades, tomarán acciones con sus propias manos. (C. Ampuero)

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email