Desde que el Ministerio de Salud ha declarado la «alerta verde» por el virus del zika, la reacción conjunta serena y eficaz para combatir esta enfermedad que ya asomó a nuestro país, es necesaria. La Dirección Regional de salud por su parte ha brindado y sigue ofreciendo valiosa información sobre el riesgo. Otros sectores como los ediles parecieran no tomar conciencia de que su participación activa es importante, motivando a la población.

La municipalidad distrital de San Juan ya ha dado un paso con la limpieza de sectores específicamente motivados por la lucha contra la enfermedad a modo de prevención. Belén  igual. La comuna de Maynas realiza también labores de limpieza por la salubridad en general. Son acciones entendemos aisladas, mas se necesita una labor conjunta y focalizada por sectores.

También el necesario dominio por la población de las acciones preventivas. Y es que la alerta mundial ya está lanzada, tenemos que hacer todo el máximo esfuerzo para minimizar el brote en nuestro país y en la Amazonía en especial, que ha sido señalada por una de las zonas en mayor riesgo de propagarse la enfermedad por el zancudo transmisor, a lo que se suma la transmisión por acto sexual.

Las recomendaciones generales son pues para evitar la presencia de zancudos en nuestras viviendas, utilizar mosquiteros, mallas en las puertas y ventadas, usar repelente aplicándolo cada cuatro horas y después del bloqueador solar. No exponer la piel y usar vestuario de mangas largas y pantalones con telas cómodas y frescas para evitar el calor. Y las mujeres embarazadas también tienen que estar atentas.

La advertencia surge apenas dos días después de que la propia OMS declarase una emergencia global ante el avance del zika y su posible vínculo con microcefalia y otros trastornos neurológicos reportados en varios países.