Alerta roja: Loreto sigue registrando más muertes por Leptospira

*Incluso falleció una trabajadora del hospital Iquitos que laboraba en el área de mantenimiento.

Basta ya de dejadez y de entregar la vida de los loretanos a la “suerte” o a los milagros que Dios pueda hacer por salvarlas en momentos difíciles. Las autoridades de esta región, provincia y distritos, han sido elegidas para cuidar del desarrollo y seguridad de todos y cada uno de los que acá moran. Para eso les paga bien el gobierno.

No se puede seguir aceptando más muertes de niños, jóvenes y adultos mayores por dejadez e indolencia de las autoridades de turno. No. No se puede seguir soportando.

Acaba de haber dos muertes más de personas jóvenes en el hospital. Frank Edwards Zevallos Uriarte de 19 años, murió en cuidados intensivos del hospital Iquitos. Los galenos hicieron todo lo que estaba en sus manos para salvarlo. Igual se esforzaron por Mery Luz Marapara, trabajadora del hospital Iquitos en el área de mantenimiento.  

Al parecer los casos se están reportando de manera continua y eso puede llevar a que la situación crítica reportada por dengue y leptospira, se les empiece a escapar de las manos a quienes corresponde cuidar de la salud de todos los que viven en esta región.

Hay que tomar en cuenta lo que hace pocos días ha declarado el médico intensivista del hospital Iquitos Leonardo Runciman. “Para tener tres casos de leptospira en una semana, es demasiado. En enero y febrero se da la punta de casos y ahora están llegando muchos en diciembre y no hay un plan de contingencia”.

La entrevista salió publicada el último sábado de diciembre, ayer domingo se pudo conocer de la muerte de dos personas jóvenes, llenas de vida para proyectarse un futuro que ahora se ha visto congelado.

Y el otro descomunal problema que viene poniendo en riesgo la vida de las personas, es ídem el descomunal problema de la basura regada por las calles de Iquitos. Las principales calles de esta ciudad están llenas de desperdicios pestilentes y han sido convertidas en palacios de la putrefacción por los miles de roedores que se “banquetean” con la porquería arrojada a la calle y que las autoridades solo miran, sin tomar acciones correctivas de inmediato. ¿Quién podrá salvarnos de una posible epidemia?  

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email