ALERTA: ¡Padres de familia cuiden a sus hijos del Covid!

  • De los 30 que han sido ingresados al hospital, la mayoría reporta una edad de dos años para abajo.
  • Lo que significa que no han salido a la calle, sino que fueron contagiados en sus casas.
  • Hasta la fecha, de todos ellos, hace 5 días murió una niña de 6 años que fue llevada desde Masusa.

En resumen, las instituciones encargadas de llamar a la población a cuidarse del virus que aún no ha sido pulverizado en nuestro país y en gran parte del mundo; ya no saben qué hacer para hacerles entender a los padres de familia que se deben cuidar, así como a los adultos mayores y niños de casa.
Algo tan sencillo que, al parecer, las personas que salen a la calle a veces sin ningún motivo, no pueden comprender. Están absolutamente convencidas que el mal partió y que es una exageración seguir cuidándose en extremo. Tremendo error.
Es por ese descuido que a la fecha más de 30 niños con covid llegaron hasta el departamento de pediatría del hospital regional. La mayoría ha tenido su alta luego de un escrupuloso tratamiento, quedando hasta ayer en la mañana 10 niños hospitalizados.
Siete en el pabellón de pediatría y tres en UCI pediátrica. De los tres… dos con ventilación mecánica y uno al que le retiraron el tubo, ya no está intubado. (Un pequeño de año y medio trasladado desde Yurimaguas).
El diario pudo recorrer el tercer piso de pediatría, que a diferencia de otros pisos cuenta con paredes pintadas con un color más suave acorde a quienes se hospitalizan ahí. Se observa a un padre con su hijito pequeño en sus faldas, el menor ya no tiene oxígeno, se está recuperando. El padre dice vivir por la Av. La Participación y que no sabe cómo se contagió su pequeño.
Más allá, se ve a una mamá con su hijita que juega con un castillo de la Barby, también recuperándose del mal. Pronto será dada de alta y podrá volver a Mazán, desde donde la llevaron de emergencia. A un lado la directora del hospital regional, Dra. Mercy Panduro, confirmando la evolución positiva de la niña.
Se sigue el recorrido y se observa los pisos del pabellón pediátrico totalmente limpios, desinfectados en extremo a fin que no ingrese ninguna bacteria intrahospitalaria que dañe más a los niños ahí hospitalizados.
“Acá hay un control constante de epidemiología. Existe un comité de infecciones intrahospitalarias que trabaja de manera permanente, siempre está buscando esos brotes y en caso se presenten, exterminarlos de inmediato. En un hospital siempre hay riesgos grandes.
Deben recordar que en una época (hace años) acá se presentaron bacterias y murieron algunos niños. Ahora se cuida al máximo y se controla en lo mínimo para que no ocurran esos brotes de bacterias indeseables”, explica el doctor Raúl Seminario, jefe del departamento de pediatría.
Prácticamente en estos días un solo niño está ocupando un cuarto, para un manejo mejor de la enfermedad. Lo más triste fue ver el pequeño cuerpecito de varios aún conectados a gigantescos balones de oxígeno. Jalando aire extraño cuando de haber estado mejor cuidados por sus progenitores, estarían jalando aire natural con sus propios pulmoncitos.
Y lo más conmovedor terminó siendo la imagen captada desde la UCI pediátrica, donde tres menores siguen luchando por su cortita vida. Al igual que lucha todo el personal profesional que los atiende con absoluta dedicación en esa área las 24 horas del día.
Una vida muy cortita para que sea cortada de golpe, por lo que en estos momentos están conectados a ventilación mecánica. Uno de ellos ha logrado salir, ya no sigue intubado. Buen trabajo de todos los que hicieron posible ello y siguen en la brega para salvar al resto de niños hospitalizados.
Según reporte del jefe de departamento, Dr. Raúl Seminario, un 60% de niños fueron llevados de periferia, Mazán, Indiana, San Pablo, Yurimaguas. El 40% de Iquitos, Belén, San Juan y Punchana.
¿Doctor cómo así se han contagiado los niños si se habla que ellos más bien son vectores, que pueden trasladar el virus a otros sin hacer la enfermedad?
-Algunos de ellos tienen el sistema de defensa inmunológico disminuido y se complica con el virus. De los 30 pacientes que hemos tenido, ahora felizmente solo tenemos 10. Una menor de 6 años (llevada desde Masusa) murió hace unos 5 días, de ahí gracias a Dios no ha fallecido nadie más. Ni un solo menor más.
La gran mayoría que ha llegado hasta acá, son pequeños menores de 2 años, eso quiere decir que el contagio no se dio en la calle, sino en sus propios domicilios. Incluso tenemos a niños lactantes, quizá el papá o la mamá han tenido el virus y han sido asintomáticos por lo que los contagiaron.
Y aún con síntomas los pueden haber contagiado porque ya se sabe que cuando se está en la casa todos se quitan las mascarillas, ya no se cuidan de lavarse tanto las manos, no hay distanciamiento, por ahí tosen o acarician a los niños, pasándoles el virus.
Hay que hacer un llamado urgente y constante a los padres de familia para que cuiden a sus hijos, el virus todavía está entre nosotros. Tienen que protegerlos, no es posible que niños de 1 mes, de 5 meses u 8 meses, se estén enfermando. Ellos no salen a jugar, ellos están en sus casas.
Esto demuestra que no están respetando las medidas de bioseguridad, bajan la guardia en casa y los afectados terminan siendo los más pequeños. Acá los están trayendo muy malitos, muy graves con afecciones respiratorias”, habló claro el doctor Seminario.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email