Aislamiento y violencia familiar

El coronavirus está golpeando a las mujeres con más crueldad si tenemos en cuenta que la cuarentena para muchas significa estar encerrada con su agresor, con una amenaza latente a diario y con la limitación de salir en busca de ayuda.
El encierro por la emergencia sanitaria también en los hogares donde el hombre tiene pensamientos abusivos y no coparte roles con su pareja, la recarga de la tarea doméstica, es otro hecho de violencia en medio de la crisis general, donde la violencia se extiende a los hijos e hijas.
Es necesario hacer los esfuerzos para lograr aislamiento sin violencia. Una tarea también nada fácil. El tema es que si actualmente no se vienen realizando las denuncias es probable que se empiecen a dar, más aun teniendo en cuenta que el asilamiento seguirá. Luego de la cuarentena tendremos que seguir con la separación de un metro, según especialistas.
Es necesario frente a una coyuntura muy difícil invocar a los agresores que se reconocen como tal, busquen ayuda psicológica, porque ellos conocen y sí es posible que se den cuenta que no se controla, que pierden el control.
Muchos hombres han tenido el valor de buscar ayuda para terapia y han conseguido ser un aliado de paz en sus hogares. Lo mismo aunque en porcentaje muy menor las mujeres agresoras han respondido positivamente a la terapia.
Así en medio de la cuarentena y del aislamiento por la emergencia sanitaria, el tema laboral para la mujer también es complicado, muchas se ayudaban económicamente en una ventita sea de comida, de jugos, refrescos, aguajes y no lo están haciendo y son parte del grupo de informales del país que pueden haber recibido o no el bono solidario.
Las primeras noticias fuertes sobre la violencia contra la mujer en el marco del aislamiento vienen desde México, donde se han incrementado los feminicidios en 30%. Por lo que afirman que la violencia hacia la mujer no está en cuarentena.
Es por ello que se tendría que estar pensando en cómo garantizar la vida de las mujeres, en casos extremos donde el hombre no quiere acceder a un apoyo psicológico, cómo lograr refugios de protección para las mujeres y no sobrevivir en medio de lo terrible que ya significa la pandemia, con el agresor que le hace la vida imposible con afectaciones físicas y psicológicas. Es un tema pendiente y urgente.

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email