• Se habría aprovechado que Consuelo Brown Manihuari es iletrada.

 

Con lágrimas en los ojos y con voz entrecortada, Consuelo Brown Manihuari, una señora octogenaria que no sabe leer ni escribir le ruega a su nieto, el policía en actividad Wagner Junior Gordon Murayari, le devuelva su casa que consiguió con engaños, según la denunciante.
Consuelo recuerda que le dijo a su nieto que se hiciera cargo de ella hasta el día de su muerte y como compensación le entregaría su casa ubicada en la calle Panamá 222 (antes 232), pero no imaginó que al llevarla a una notaría para firmar un documento, esto significaba que le estaba “vendiendo” su casa.
Señala que en la notaría no dieron lectura al documento que estaba firmando y que ella no sabe leer. Confió en su nieto de que se trataba de un trámite que necesitaba realizar. Tiempo después hizo que le leyeran una copia del documento y se enteró que le había vendido su casa. Desde ese momento le ruega le devuelva con papeles su vivienda.
“Me costó mucho sacrificio tener mi casa y él ha vivido ahí desde chiquito, casi le he criado y le he dicho cómo me puedes pagar de esa manera lo que he hecho por ti”, y la abuelita defraudada no puede contener el llanto, y ya se cansó de pedirle que le devuelva su propiedad.
“Siempre me dice que ya lo vamos a hacer, pero hasta ahora nada, por eso es que hago esta denuncia. Me duele también que diga que me ha dado plata por mi casa, eso es mentira, no me ha dado ni un sol, yo no le he vendido ni casa nunca”.
De acuerdo al documento notarial, su nieto Wagner Gordon le habría entregado la suma de 15 mil soles por su casa, y puso como testigo de la entrega del dinero a su amigo Dennis Jimmy Apolinario Mucushúa, también policía. La denunciante dice que ella no le solicitó atestigüe nada y que se aprovecharon de su condición de iletrada.
“Yo estaba sola y mi nieto vivía conmigo, tenía miedo me pase algo y no tener quién vea por mí. Mi hija estaba en Lima. Por eso yo le ofrecí a mi nieto que le dejaría mi casa, pero no para que me engañe de esa manera. Me siento muy triste porque no puedo creer que esto está pasando, que no quiere devolverme mi casa. Espero que se haga justicia conmigo”.

(Diana López M.)