• Familiares no querían que niño sea evacuado a Lima

Las cámaras de vigilancia del Hospital Regional de Loreto, captaron el preciso momento cuando una mujer sacaba dentro de una mochila de color negro a un niño que estaba internado en el área de pediatría de este nosocomio.
El rapto se habría registrado cuando personal médico y enfermero se descuidaron del bebé por unos minutos, según se conoció, en coordinación con una técnica en enfermería quien trabaja en el lugar y hoy es investigada.
El hecho ocurrió el último domingo cerca de las 10 de la noche, luego que los familiares se retiraran del lugar, tras realizar la visita a sus pacientes. Cuando personal enfermero pasó visita a los menores se dieron con la ingrata sorpresa que uno de ellos no estaba en su cama. Los enfermeros fueron alertados que una mujer se había llevado al niño dentro de una mochila.
Según refiere el Dr. Jehoshua López, sub director del este hospital, la situación que habría motivado a la abuela para raptar a su nieto, se debió que no estaban de acuerdo que sea evacuado a Lima a pesar del cuadro médico muy delicado que presentaba.
Los familiares, al parecer, muy atados a sus creencias, pidieron a los médicos del hospital darle de alta, ya que se oponían a que el niño sea enviado a Lima, cosa que se negaron los médicos por el cuadro complicado de bebé.
Los padres, incluso, hicieron llevar a un fiscal de turno al hospital diciéndoles que no les quieren entregar a su menor hijo, pero los médicos tras explicarle la situación del menor al fiscal, simplemente atinaron a decir a los padres que el menor debe permanecer hospitalizado hasta que se mejore, sin embargo los padres buscaron la forma de sacar al bebé del hospital y al parecer se confabularon con una técnica enfermera para sacarle del hospital.
La dirección del hospital cree que el personal técnico distrajo al personal de seguridad de la puerta para que la abuela salga fácilmente.
El caso fue denunciado en el Ministerio Público y las investigaciones a los presuntos implicados del hecho ya se han iniciado. Entre tanto, los padres del menor, quienes llegaron de un caserío del interior de la región, se encuentran en calidad de no habidos.
(C. Ampuero)