Voluntarios de la Cruz Roja son vacunados contra la Covid-19

  • 15 personas recibieron la primera dosis

La mañana del ayer, la IPRESS I-4 Nauta, los voluntarios de la Cruz Roja de la provincia de Loreto (Nauta) recibieron su primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 para de esa manera estar protegidos y puedan seguir desempeñando sus labores humanitarias, sin estar demasiados expuestos al virus.
Recordemos que la Cruz Roja es una organización reconocida, líder en el fortalecimiento de las comunidades vulnerables y en la gestión de desastres y crisis, y se gestiona de una forma eficiente, sostenible y con buenas prácticas del gobierno, por lo que están siendo favorecidos para ser inmunizados.
Fueron en total 15 voluntarios que laboran en la mencionada ciudad los que han sido inoculados y se espera que en los próximos días estén recibiendo la segunda dosis correspondiente. (R. Graicht)

Municipalidad de San Juan presente en II Jornada de Vacunación Pfizer


La municipalidad de San Juan Bautista se hizo presente los dos días de la II Jornada de Vacunación realizada el 8 y 9 de abril en los ambientes del centro de esparcimiento Sombrero de Paja en la Av. Quiñones, de 8 am a 5 pm.
Un grupo de promotores entre varones y mujeres del área del CIAM (Centro Integral del Adulto Mayor), actores sociales de la Red Amachay y personal de la División de Serenazgo, órganos de la MDSJB , prestaron soporte a esta segunda jornada de aplicación de la segunda dosis de la vacuna Pfizer a los adultos mayores de 70 años a más.
Los promotores CIAM sirvieron un desayuno nutritivo y saludable a los adultos mayores que esperaban ser vacunados y los actores sociales de Amachay coordinaban y orientaban la atención de los pacientes en conjunto con el personal de salud de la Diresa y del IPRESS de San Juan.
La gerente del Ipress, Dra. Flor Aranzabal, mencionó: “Estamos a las 10 de la mañana en un 80 % de la meta a alcanzar hasta las 5 de la tarde; con el concurso del personal técnico de salud y los especialistas del Minsa estamos contactando via teléfono con los adultos mayores que recibieron la primera dosis para que sus familiares puedan traerlos y estaremos alcanzando la meta trazada de los 1500 vacunados y asi cumplir en la prevención de esta enfermedad que azota al mundo como es el Covid 19 en el distrito de San Juan”, aseguró la gerente del Ipress San Juan Dra. Flor Aranzabal Durand.

Walter Hernán Mesía Torres, a un mes de tu partida

Hoy hace un mes de la partida a la eternidad del abog. Walter Hernán Mesía Torres, quien en vida fuera Fiscal Adjunto Titular de la Fiscalía de Prevención del Delito del Distrito Fiscal de Loreto. Hombre dedicado a su familia y a su trabajo. Aquel ser humano que hoy su nombre figura en la larga lista de innumerables muertes que viene cobrando la COVID 19.
A través de estas líneas queremos rememorar sus cortos 41 años de vida en nuestro mundo, quien dejó un enorme vacío en su hogar, su familia y sus amigos más cercanos. Aquella ausencia que jamás se podrá olvidar. Hoy su esposa Ketty llora junto a sus pequeños hijos David (11) y Kirk que acaba de cumplir sus primeros 04 añitos quien por las noches entre llanto desesperado pide ver a su papito sin poder comprender que nunca más lo verá; solo el tiempo podrá menguar tan terrible dolor que hoy atraviesan la familia Mesía Torres y Mesía Gutiérrez.
Su madre, a quien con cariño la llaman la Mamá Inés Torres de Mesía quién aún no se recuperaba tras haber perdido a su esposo durante la primera ola de la Covid 19 hace aproximadamente diez meses, tuvo que volver a vivir de otro difícil momento como la muerte de su hijo Walter Hernán, aquel hijo que siempre estuvo pendiente en todo momento de su madrecita, aquel que daría su vida por su familia, del cual creo que fue así. Hoy la mamita Inés no encuentra consuelo alguno, sus días y noches ya no son los mismo, quien vive junto a la familia de la única hermana de Walter, Rosario (Charito) quien trata en todo momento de sobre llevar estos difíciles tiempos de la vida hoy les toca vivir. No es fácil dice mamá Inés entre llanto, jamás podré comprender porque me quitaron mi hijito.
Es tan difícil e increíble todo esto, afirma en voz entrecortada la esposa Ketty Gutiérrez, hoy la viuda del que en vida fuera fiscal adjunto titular, y lo dice por lo que su vida de un momento a otro dio un giro de 360°, por muchas cosas que hoy vive tras la muerte de su gran amor, su esposo Walter Hernán. Sobre todo, de sentirse protegida y de eso hoy no queda nada. Ya que tras la muerte de su esposo acudió a la institución a la que trabajó por muchos años de la cual sacrificaba horas y fines de semana de estar con su familia por cumplir con las funciones del trabajo, le informan que ésta no otorga ningún tipo de indemnización y menos económica, salvo sus aportaciones que hizo a la AFP.
Ketty Gutiérrez tras enterarse de aquel desamparo por parte del centro laboral de su esposo rompe en llanto llenos de frustración, amargura y tristeza, y no es para menos la muerte se llevó al hombre que amaba y que amará por siempre, su amigo incondicional, su esposo y gran padre sus pequeños hijos.
Pero esta es la triste y cruda realidad de esta institución y de cuantas más que existen en el país; nos matamos tanto en el trabajo tal como lo hiciera Walter Hernán y ahora ésta, no cuenta con una política de beneficios como una indemnización para reconocer o brindar un mínimo de consideración por los deudos que dejo el fenecido fiscal; esperemos que algún día esto cambie y no queden más deudos en total desamparo.
El fiscal Mesía Torres desde que llego la pandemia de la COVID 19 el año pasado estuvo al frente, en primera fila trabajando en prevención del delito es precisamente ahí donde su señor padre pierde la vida tras contraer el terrible virus aquel 12 de mayo del 2020, y eso jamás lo amilanó y siguió con su trabajo, precisamente a diez meses del deceso de su señor padre, la muerte se apoderó de su vida dejando un vacío profundo en sus seres queridos. Todos los que lo conocimos nos preguntamos cómo pudo contagiarse si no era de ir a lugares públicos con el fin de cuidarse y así proteger sus tesoros más sagrados y valioso: su familia; y la respuesta era obvio en su trabajo, así lo decía el aún con vida Walter Hernán, quien narraba de los momentos en la que se exponía en los diferentes operativos realizado durante estos últimos tiempos que vivimos en pandemia, sobre todo en los nosocomios de la ciudad donde exhortaban al personal de salud a brindar la debida atención médica a la población. Es ahí que luego de participar de una intervención fiscal en Essalud al sentirse mal se hace la prueba COVID y salió POSITIVO, y era obvio que saldría positivo si estaba expuesto al terrible virus, quien precisamente se contagió realizando su trabajo.
Y así empezó esta dura batalla contra este terrible virus que acabo con la vida de Walter Hernán Mesía Torres, y con ella sueños y proyectos familiares todos truncados.
Walter Hernán Mesía Torres, siempre tuvo vocación de servicio desde muy joven egresado de la universidad Particular de Iquitos hoy UCP, lo llevo hasta el Ministerio Publico de Loreto, siendo un trabajador muy eficiente lo que le llevo a ocupar el cargo de fiscal provisional es las especialidades de civil – familia y Anticorrupción , hasta que decidió renunciar para prepararse y postular al examen convocado por el entonces Consejo Nacional de la Magistratura CNM aquel año 2014; aprobó todas las evaluaciones con mucho éxito lo que le valió para ocupar el cargo de Fiscal Adjunto Titular de Prevención del Delito desde el año 2015 y entrar por la puerta grande de la fiscalía de Loreto con el fin de trabajar en lo que más le apasiona defender la legalidad y prevenir delitos en bien de la sociedad. Desde siempre lo único que hizo fue estudiar y trabajar para sacar adelante a su familia. Como es de conocimiento público la muerte de Walter Hernán Mesía Torres cayo a propios y extraños como un baldazo de agua fría, hombre sano y muy cuidadoso en su salud, hoy nos preguntamos ¿qué pasó? Solo Dios todo poderoso sabe lo que realmente pasó y porque pasó. Queda el consuelo de saber que está en un mejor lugar donde no hay tristeza ni dolor. Aunque aquí la familia sufre tras su partida.
A un mes de su partida las cosas han cambiado en toda la familia Mesía, ésta ya no es la misma, el vacío es tan grande que hoy una madre llora por su hijo, una hermana que llora por su hermano, una esposa llora por su gran amor y unos hijos que lloran por su padre. Y desde el lugar que hoy te encuentres brinda la fortaleza a tu esposa, hijos y toda tu familia para que puedan encontrar el consuelo de no estar contigo.
Descansa en Paz mi querido amigo y compadre Walter Hernán Mesía Torres – Papay.
Por John Vargas

Madre de familia e hijo de 8 meses salvan de morir ahogados

  • Tras caer de un puente de una zona inundable

Los problemas de inundación en varios sectores de Iquitos, es una situación en la cual tienen que lidiar los vecinos de varios asentamientos humanos.
La falta de puentes es un problema principal para cada uno de ellos. Una mujer quien cargaba a su hijito de ocho meses cayeron de un puente de madera a las aguas inundables afluentes del Río Nanay, quienes afortunadamente salvaron de morir ahogados.
Es por esta razón que los vecinos que viven por la calle 6 de Julio, en el asentamiento humano Delicia Manzur, en el distrito de Punchana, realizaron una protesta para exigir a la alcaldesa de este distrito y al gobierno Regional de Loreto, que les proporcionen materiales para construir más puentes. Además que les entreguen volquetadas de tierra para poder levantar una improvisada rasante.
Otro de los problemas es la cantidad de reptiles que entran a sus viviendas. Los vecinos han tenido que matar gran cantidad de serpientes de diferentes especies.
Señalaron que los menores y los padres de familia están expuestos a que sean mordidos por estas víboras. (C. Ampuero)

¡Policía auxilio! ¡Déjeme entrar a la comisaría! ¡Policía ayúdenme por favor!

  • Clamaba un presunto ladrón que fue sorprendido dentro de las instalaciones de la empresa Cable Visión

Un presunto ladrón quien no quiso identificarse, fue sorprendido por personal de la empresa Cable Visión en el interior de sus instalaciones.
Este hecho ocurrió el día de ayer en horas de la mañana. El sujeto se encontraba escondido dentro del garaje de esta empresa.
Pensó por un momento que iba a pasar desapercibido, sin embargo, los trabajadores se dieron cuenta del individuo y le retuvieron.
Durante el registro personal, los trabajadores de esta empresa, encontraron en poder del sujeto, mochilas, prendas de vestir, artefactos y otros objetos de valor. Además te estaba llevando un balón de gas.
Pidió auxilio a la policía
Mientras el sujeto es detenido por el personal de esta empresa, empezó a clamar: ¡Señor policía quiero entrar ya! ¡Policía ayúdame! ¡Señor policía quiero entrar por favor! ¡Señor policía! ¡Auxilio señor policía! ¡Señor policía vengan ya!
Normalmente son las víctimas que piden auxilio a la policía cuando se encuentran en algún peligro. Esta vez fue todo lo contrario. Este presunto delincuente empezó a pedir auxilio a la policía para que vayan a rescatarle. Tenía temor que sea castigado con la justicia popular. Un caso fortuito que se registró en pleno centro de la ciudad. Finalmente este sujeto fue trasladado a la comisaría en donde fue denunciado por presuntos delitos contra el patrimonio. (C. Ampuero)

Velan restos de jovencita chef

  • Quien murió en extrañas circunstancias

Los familiares de la joven chef, Anita luz Iñape Tapullima (25) fueron velados el día de ayer en su vivienda ubicada en el asentamiento humano Villa Selva, en el distrito de San Juan Bautista.
Según la madre de la fallecida, Delicia Tapullima, manifestó que su hija salió a las 4:30 de la madrugada del último jueves de su vivienda, con destino a la ciudad de Nauta, con el fin de llevarle un dinero a su padre quien radica en dicho lugar.
Sin embargo unas horas más tarde la progenitora recibió una llamada, donde le indicaban que su hija habría fallecido a causa de un accidente.
Minutos antes personal de la unidad de Protección de Carreteras de la Policía Nacional, se dirigió el kilómetro 59 de la carretera Iquitos-Nauta. En el lugar auxiliaron a Segundo Michel Flores Lanza y a Anita Iñape Tapullima.
La que se encontraba muy grave era la jovencita, quien llegó al Hospital Apoyo Iquitos, sin embargo horas más tarde perdió la vida por un shok hipovolémico y por fracturas en la columna vertebral.
Los familiares no saben porque Segundo Michel Flores Lanza, acompañaba a la joven a Nauta. El efectivo policial se contradijo en su versión en tres oportunidades.
Primero habría manifestado que la joven se habría lanzado de un puente en el km 52 de la carretera Iquitos-Nauta, luego habría declarado que la joven se cayó de una escalera y por último que habrían sufrido un accidente de tránsito. Los familiares de las víctimas señalaron que el efectivo policial no tenía ningún rasguño.
Flores Lanza fue puesto a disposición de la DEPINCRI para las investigaciones del caso. El día de ayer los agentes del departamento de investigación criminal llegaron juntamente con él investigado hasta el lugar de los hechos para las pericias conforme a ley. Los familiares exigen justicia y que este caso no quede impune. (C. Ampuero)

Encuentran cuerpo de Raúl Córdova Padilla

  • Efectivo policial que nuufragó en aguas del río Amazonas

Personal Policial de la Unidad de Salvataje y Guardacostas de Iquitos, tras intensa búsqueda lograron rescatar de las torrentosas aguas del río Amazonas, el cuerpo inerte del suboficial de 2da PNP Raúl Abel Córdova Padilla.
Como se sabe el agente policial en compañía de sus colegas y del personal de la ONPE y del JNE naufragaron en la embarcación fluvial “Luisito”, cuando trasladaban material electoral con destino a la comunidad de “Piura”
El cuerpo fue encontrado a media hora del centro poblado de San Joaquín de Omagua. Su familia llora la repentina muerte del joven policía, que hace una semana, había cumplido 25 años de edad.
En todo momento la institución policial, estuvo al tanto del trabajo de búsqueda y rescate en coordinación con la Marina de Guerra del Perú.
Los familiares del que envía fue Raúl Córdova, tenía la esperanza de encontrarlo con vida, sin embargo, el destino no quiso que fuera así.
Cerca de las 7 de la noche del día de ayer, los restos del suboficial, fueron trasladados a bordo de un patrullero hasta la morgue central para la autopsia de ley.
Enviamos nuestras condolencias desde este medio de comunicación a los amigos, promociones del efectivo policial y a sus familiares, en estos momentos de profundo dolor.
(C. Ampuero)

Agencia internacional de prensa resalta nota periodística del Diario “La Región”

  • Periodista Franklin Briceño, reportero de la agencia The Associated Press (AP), estuvo en Iquitos.
Familiares de personas que murieron por COVID-19 se reúnen junto a una fosa común clandestina en las afueras de Iquitos, el sábado 20 de marzo del 2021. (Foto: AP/Rodrigo Abd).

Hace unas dos semanas el periodista estuvo en Iquitos. El último 9 de abril el diario El Comercio publicó su reportaje sobre los fallecidos por covid que fueron enterrados en el km 18 de la carretera Iquitos Nauta, con supuestos códigos de identificación que desde ahora ya preocupan a muchos.
Se conoce varios casos de familiares que fueron llevando flores a una cruz donde supuestamente está su familiar, encontrándose con otras personas que ya habían colocado ofrendas puesto que les dijeron antes que ahí estaban sus seres queridos.
Un problema que se hará grande a fines de abril y mayo 2021 en que los familiares empiecen a solicitar la exhumación de sus seres amados para llevarlos a un verdadero cementerio, acogiéndose a la Ley que autoriza la exhumación después de un año y un día de haber sido sepultados. ¿Estarán en el lugar que marca el código? Habrá que esperar.

Periodista de AP Franklin Briceño, estuvo en Iquitos. Fotos de junio 2020 captadas por el diario “La región” en explanada del cementerio covid, km 18 carretera Iquitos/Nauta.

LO NARRADO POR AGENCIA INTERNACIONAL AP/REPRODUCIDO POR EL DIARIO EL COMERCIO.

Centenares de fallecidos por COVID-19 fueron enterrados en secreto en una fosa común clandestina de Iquitos
La agencia AP puso al descubierto que las autoridades locales de Loreto aprobaron entierros masivos de víctimas de la pandemia, pero nunca se lo dijeron a las familias que creían que sus seres queridos estaban enterrados en el cementerio local cercanos y solo meses después descubrieron la verdad.

Agencia AP
Agencia de noticias
Lima, 9 de abril de 2021Actualizado el 09/04/2021 12:20 p.m.


Cuando Adriana Wong ingresó a un campo de tierra roja y árboles cortados con docenas de cruces plantadas en la Amazonía de Perú, estaba confundida. No tenía la seguridad sobre la ubicación de la tumba de su padre.

“¿Estás segura de que mi papá está ahí?”, preguntó la niña de nueve años a su madre.
Glendy Hernández aún no tiene una respuesta.
Hace casi un año, su esposo Herman Wong y centenares de fallecidos por COVID-19 fueron enterrados en secreto en un descampado de Iquitos, capital de la región Loreto, en el corazón de la Amazonía. Las autoridades aprobaron las inhumaciones, pero nunca avisaron a los familiares, quienes creían que los muertos estaban en un cementerio local.
Meses después descubrieron la verdad.
Es el primer caso conocido en Latinoamérica donde las autoridades ocultan el destino de decenas de víctimas del virus y nadie ha explicado por qué se realizaron de forma clandestina. El gobierno regional no respondió a las solicitudes de comentarios de The Associated Press.
Las familias dijeron a la AP que al menos 403 fueron enterrados en aquel lugar. Loreto fue una de las regiones más azotadas por el COVID-19 en 2020. Al momento han muerto más de 52.000 en Perú, de ellos 3.200 en Iquitos, que cuenta con 550.000 habitantes.
La brutalidad de la peste en esta ciudad remota se concentró en los pasillos abarrotados de sus dos únicos hospitales donde los pacientes morían sin recibir ayuda porque los escasos médicos y enfermeras no tenían medicinas, ni oxígeno, ni capacidad disponible para ayudar a los enfermos.
Adriana odia la lluvia porque le recuerda la madrugada del 30 de abril cuando vio por última vez a su padre. Tras innumerables llamadas de auxilio sin respuesta, Glendy llevó al técnico de máquinas fotográficas al hospital donde murió en sus brazos a las 11 de la mañana. Se desmayó, pero cuando se despertó un médico le dijo que fuera al día siguiente para llevarse el cuerpo de su esposo.
Esperó por horas en vano con un ataúd hasta que un trabajador sanitario le dijo que Herman Wong ya había sido enterrado en el cementerio San Juan, ubicado a 18 kilómetros, inaccesible en esa época porque Perú estaba bajo un encierro de 106 días para evitar la expansión del virus.
Cientos de deudos escucharon lo mismo: que sus muertos estaban en el cementerio de San Juan, fundado en 2017 y que cuenta con capilla, estacionamiento, muros y vigilancia.
En marzo, el gobierno nacional ordenó cremar a todos los fallecidos por el virus, en una de las más estrictas normas de su tipo en Latinoamérica. Pero ante el colapso de varios hornos crematorios, la norma se modificó en abril permitiendo los entierros y que al menos cinco familiares pudieran asistir.
Pero el 1 de junio la portada del diario La Región removió Iquitos: “Muertos sin nombre y sin tumba propia”, se leía en el titular. La historia citaba a un anónimo residente que dijo que al menos 330 cadáveres de fallecidos por COVID-19 habían sido enterrados presuntamente en una fosa común cerca del cementerio de San Juan.
Un día después de la publicación, medio millar de familiares, entre ellas Hernández, llegaron hasta el descampado donde supuestamente estaban enterrados sus esposos, esposas, hermanos, hermanas e hijos. El lugar estaba encharcado por la lluvia, pese a eso protestaron por los cadáveres.
“Nos dimos cuenta de que nos habían mentido”, dijo Glendy, la mamá de Adriana. “Les da vergüenza que se conozca el desastre, el desorden, la falta de humanidad con que han enterrado a nuestros seres queridos”, dijo Patricia Cárdenas, cuyo abuelo Antenor Mozombite, de 80 años, también fue enterrado sin permiso de su familia.
El gobierno sigue en silencio, pero los deudos continúan acudiendo al descampado.
Hugo Torres ahora es un guardián del lugar. Relató a la AP que ayudó a descargar los cuerpos de un camión de la Marina de Guerra y a colocarlos en los huecos excavados sobre la tierra rojiza.
“Enterrábamos a 30, 40, un día a 50, los muertos estaban en bolsas negras, entre cuatro agarrábamos de cada punta, si pesaba más lo cargábamos entre seis”, aseguró el hombre de 42 años.
Relató que al inicio se excavaban tumbas donde depositaban a tres personas. Luego, cuando comenzaron a aumentar los muertos, un tractor realizó excavaciones en forma de rectángulos de más de 15 metros de largo por tres metros de ancho y dentro colocaban los cadáveres en dos filas.
La AP habló con otras tres personas que confirmaron el relato de Torres, incluida una que participó en la operación con él. Todos prefirieron no ser citados.
Diez días después de conocida la historia, el gobernador de Loreto, Elisbán Ochoa, firmó un documento comprometiéndose a exhumar los cuerpos. Nueve meses después, no ha ocurrido nada.
Ochoa dijo a una comisión en el Parlamento que no se trataba de una fosa común, sino de un nuevo “cementerio COVID” construido en cuatro días porque “de la noche a la mañana el crecimiento de los fallecidos fue violento”. Aseguró que había una lista de los lugares donde se había colocado cada cuerpo, y que las autoridades tenían la intención de dar la información a las familias.
Pero Ochoa no explicó por qué se había enterrado de forma clandestina, mintiendo a los deudos y rompiendo la ley. La AP dejó mensajes en su oficina, pero no obtuvo respuestas.
El lugar de entierro es más grande que cuatro campos de fútbol y cuando se descubrió por primera vez, el terreno había sido aplanado, sin dejar señales de que hubiera cuerpos debajo.
Durante semanas, los deudos acudieron a colocar cruces donde creían que estaban enterrados sus seres queridos, pero varios están confundidos sobre el lugar preciso donde se encuentran.
Joaquín García, un contador de 32 años, dice que primero le aseguraron que estaba en un lugar marcado como D24, pero días después le dijeron que la ubicación correcta era D22.
“O sea, ¿los muertos han caminado?”, preguntó.
A Robert Lecca, administrador de 23 años, le comentaron que su progenitor estaba en la fila D34, pero luego descubrió en un mapa elaborado por las autoridades que estaba en la fila D38.
Las familias demandaron al gobierno local para obligarles a recuperar los restos, pero un juez falló a favor de las autoridades, diciendo que la ley establece la exhumación un año y un día después del entierro. Las familias han apelado la sentencia porque la norma fue modificada en 2018 y sí es posible la exhumación, según el abogado de los deudos Pedro Casuso.
En medio de la disputa legal, algunas familias van todos los sábados a visitar a sus muertos. Maritza Monzón y su esposo son dos abuelos que llegan junto a sus dos nietos Eymi, de 16, y Tiago, de ocho, que se quedaron sin padre ni madre.
“A mis nietos Dios les ha quitado su padre y su madre, a mí me ha quitado mi hijo”, dijo la mujer de 68 años.
Una mañana reciente la AP acompañó a varios familiares que visitaban la zona de entierro. La vegetación cumple la función de muro en los contornos y los deudos han adornado algunas tumbas con cruces, fotografías y paraguas para que “las almas no sean mojadas por la lluvia”.
En ese grupo de familiares estaba Adriana Wong que tenía en una mochila rosada casi una decena de cartas que escribió a su padre desde aquella madrugada de 2020 en que lo vio partir al hospital bajo una lluvia implacable que había caído sobre Iquitos desde un día antes.
“Extraño mucho las tareas virtuales, todo lo que me enseñabas”, leyó con su voz bajita las hojas de su cuaderno cuadriculado que adornó con corazones rojos y dorados. “¿Dónde te quedaste? Quiero verte y darte un abrazo enorme”.
Concluyó el amplio reportaje realizado sobre el cementerio Covid de Iquitos por el periodista Franklin Briceño.

Gorel inicia la obra del nuevo mercado municipal de Tamshiyacu

  • A través de OPIPP

El gobernador regional de Loreto, Elisbán Ochoa Sosa, recorrió la obra que mejorará el centro de abastos del distrito Fernando Lores, localidad de Tamshiyacu.
El proyecto, valorado en 8 millones 400 mil soles y ejecutado por el Organismo Público Infraestructura para la Productividad (OPIPP), se organizará mediante núcleos funcionales que contara con cadena de frio, área de administración, abastecimiento, manejo de residuos sólidos y 171 puestos, distribuidos entre ventas de frutas, tubérculos, abarrotes, ventas de variedad, comidas, entre otros. Además, tendrá un area techada de 2,670 metros cuadrados con una arquitectura fresca y moderna que mostrará áreas de circulación espaciosa y varios accesos al recinto. Con un plazo de ejecución de 180 días calendarios.
“Es motivo de gran satisfacción ver cuando la acción de Gobierno Regional y la Alcaldia genera condiciones para un desarrollo económico, entre los distintos sectores productivos”, destacó Ochoa, y agregó que “este es el sentido que le queremos seguir dando a Loreto, esta articulación entre los Municipios y el Gobierno Regional. Sinceramente para nosotros sera un orgullo loretano tener un mercado de esta naturaleza, porque sera referencia de precio, de encuentro de miles de productores y compradores”.
Asimismo, Gilma Tangoda Vásquez, presidente del Mercado de Tamshiyacu, agradeció especialmente la presencia de Elisbán Ochoa, de las autoridades regionales y distritales, y felicitó por concretar un mercado concentrador para defender a los pequeños y medianos productores, dando el mismo tratamiento a todos, sean grandes o pequeños.
La obra satisface las demandas de los usuarios y comerciantes en cuanto a servicios básicos y alimenticios, que además, mantendrá la continuidad y el fluido de la economía del distrito, con la disposición de un lugar de contingencia hasta la culminación del Nuevo Mercado.
Sobre el motor generador eléctrico la máxima autoridad afirmó que ya se encuentra en expediente técnico y debe aun este año llegar a la localidad, para que cuenten con energía las 24h del día, asimismo manifestó que un tractor llegará a Tamshiyacu hasta el mes de mayo, a fin de dar inicio a la construcción de la vía de conexión hasta la localidad de Gallitos.
Durante la visita, el gobernador estuvo acompañado por el gerente general, Manuel Noriega, director del OPIPP, Víctor Soto, por el director regional de Transporte y Comunicaciones, Rafael Pezo, y por el consejero regional, George López, que fueron recibidos por el alcalde de la localidad, Clever José Ruiz Ruiz, quien junto al brigadier de la policía, alférez de la Marina de Guerra, prefecto de la localidad, regidores y demás autoridades locales.

Madre de 12 hijos recibió la segunda dosis Pfizer

  • Asegura que se siente contenta y que en ninguna de las olas tuvo covid.
  • Tiene tres hijos en Brasil desde donde le comentan que la cosa allá: “está bien fea”.

Alva Cubides de Caíña, el pasado 17 de octubre cumplió 80 años. Cuenta su cuñada que le hicieron una pequeña fiesta, pero con todo, la presencia de los familiares era grandecita ya que Alva, trajo al mundo a 12 hijos de los cuales ya tiene varios nietos y bisnietos.
“Ella estaba linda, parecía la Bella Durmiente rodeada de enanitos. Es una mujer extraordinaria, ejemplar, se unió a los 14 años con mi hermano, luego se casaron” cuenta su cuñada.
Con ambas hablamos un poco, mientras hacían tiempo para ver el resultado de la vacuna, observar si se presentaba alguna complicación. Felizmente no les pasó nada. “Loretanas de acero inoxidable” pensamos.
“Soy profesional de mi casa, mi carrera ha sido educar a mis 12 hijos. Se trabaja mucho, cada uno ya tiene su profesión y su trabajo. En la primera ola covid no me dio nada, en la segunda tampoco, quizá porque yo no salgo de mi casa, ahí está mi trabajo. Mis hijos me cuidan mucho, por eso yo vivo feliz y agradecida de la vida, ahora mi nieta me ha traído a vacunar.
De todo he hecho antes, he sido costurera, partera, cuando he sido más joven. Mi esposo ha muerto hace años, ella es mi cuñada. Tengo una cantidad de nietos y bisnietos, todos están formados.
Tengo a 3 hijos en Brasil, ellos me llaman y me dicen que está bien feo allá. Ellos se cuidan bastante, tienen sus casas, tienen todo y eso me hace feliz” habla la adulta y esa alegría se trasluce como un resplandor en su rostro pese a que minutos antes fue pinchada con la vacuna.
Su cuñada es una ex profesora que ahora dicta clases (la pagadita) a menores de edad en su casa a quienes les inculca a colocarse la mascarilla pese al calor que hace en Iquitos por estos días. “Mis tenemos calor” le dicen los niños a lo que ella les responde que se saquen un ratito, se aireen y se vuelvan a poner.
“Yo tengo seguro en EsSalud pero como todos somos Estado ahora me he vacunado por el Minsa, supongo que hay un enlace, un padrón donde estamos todos. Estoy contenta y me siento más segura para dictar clases a mis niños en la pagadita” contó Rosa Estela.