FARMACIAS SIGUEN CON LARGAS COLAS

Ojalá y el Gobierno central pueda poner orden o las autoridades competentes a fin que lleguen
medicamentos a Loreto puesto que junto al oxígeno, que sigue siendo insuficiente, y es lo que más desespera a los familiares de personas con Covid, estos escasean y los que tienen venden bien caro.

Algunos están internados y les dan medicinas, pero otro se recuperan en sus casas por lo que parientes salen a hacer colas interminables. Y la carestía del producto es otro dolor de cabeza, acá no creen en nadie, ni siquiera en lo que dicen ejecutivos de grandes cadenas de farmacias que congelarán precios, en Loreto la medicina está por las nubes.

DIARIO LA REGIÓN INGRESÓ A PISOS DEL HOSPITAL REGIONAL DONDE PACIENTES COVID LUCHAN POR SALVAR SU VIDA

*Actualmente entre los dos pisos Covid (segundo y cuarto) hay 122 pacientes hospitalizados.

*Once en UCI y 9 con ventilación mecánica. Personal de UCI resultó contagiado.

No sin antes hacernos la Señal de la Cruz, optamos por ingresar al área palpitante de Covid del hospital regional de Loreto. Donde cada rincón hace pocas semanas fue testigo de llanto, dolor, impotencia, descontrol, imágenes sobrecogedoras. Y por supuesto, muerte.

Al ingresó nomás la Señal de que ese hospital respira un dolor muy fuerte y hondo, la Bandera del Perú a media asta por la muerte de extraordinarios, valiosos e inolvidables médicos, enfermeras y técnicos. Duelo que duele.

Ingresamos hacia el lado derecho por donde se va a la zona de consultorios externos y se sacan las citas. Hace poco zona repletisima de pacientes respirando y apagandose de a poquitos, hasta que morían por falta de oxígeno.

Hoy está descongestionada. Pero siendo reales, entre camas separadas existen aún 20 pacientes. Siguen ahí por ventilación del pasadizo y a medida que se van desocupando camas en piso, son subidos. Aunque preparándose ya para la posible segunda ola de contagios, colocarán ahí puntos de oxígeno. Es decir que llegará por red al paciente, no en balón.

El auditorio nunca se utilizó por ser demasiado cerrado. Ahora es un cementerio de sillas y mecedoras que quizá alguien utilizó antes de perder la vida. Se sigue caminando más allá y se aprecia una camioneta de la Inca Kola donando cientos de botellas de agua. El pasadizo principal vacío, zona del Cuerpo Médico vacío, muchas cosas se atropellan en la mente al recordar entrevistas a varios médicos, ahora fallecidos. Aprovechamos de ingresar a la capilla a pedir por los que ya partieron al lado de Dios, a los que en esos precisos instantes estaban por morir o muriendo en los pisos a donde en pocos minutos ingresariamos. Igual para que paren las muertes y no parta ni uno más.

LISTOS PARA SUBIR.

Llegamos a la dirección donde encontramos a la directora Dra. Mercy Panduro, quien amablemente nos proporciona indumentaria de seguridad. Antes de subir la entrevistamos.

«Contamos con 122 pacientes hospitalizados, hemos tenido una baja fuerte de personal UCI, se ha reducido a la mitad el valioso personal profesional porque se contagió, han pasado a aislamiento. UCI no ha cerrado ha reducido camas hasta que se renueve el personal, a fin que pacientes sean atendidos adecuadamente y esto debe ser pronto.

Los que aún están en pasillos de consultorios, es por estrategia. Por una mejor ventilación, en los pisos estamos colocando camas separadas hasta que baje la carga viral que es muy fuerte» refirió Panduro.

¿Directora y cuál es la realidad del oxígeno, hay para todos, en EsSalud siguen protestas porque deben comprar oxígeno, cómo están acá con la planta del Vicariato?
-Acá la planta del hospital está siendo reparada, pero es para distribuir por red a los pisos. Pasa que inescrupulosos han estado llenando y eso ha generado alteración en la Red de oxígeno hacia los pisos, porque el llenado de balones no era el objetivo.
En cuanto a la planta del Vicariato sí abastece al 50%, no se pueden cargar al 100% los balones por el sellado de éstos, esto se viene calibrando. También en Vicariato nos está apoyando en la purificación del oxigeno.

Hay producción pero no es aún la óptima, todavía no se logra satisfacer la necesidad de los pacientes. En estos momentos los pacientes en gran mayoría están utilizando oxígeno y nosotros nos preocupamos que no les falte. Lamentablemente las empresas que nos abastecen no cumplen en traer lo solicitado» expresó la doctora.

¿Y se preparan ante una posible segunda ola de contagios?
-Sí, por supuesto. Se colocarán más camas, hoy están listas 10 y serán muchas otras. También se colocarán puntos de oxígeno por zona de consultorios externos, hay más ventilación y eso es lo que se necesita en estos casos.

TERMINADA la entrevista nos vamos a los pisos con pacientes Covid. Uno y otro pabellón muestra lo que hace días se viene diciendo en este diario; que hay una franca baja de hospitalizados. Ahora entre una y otra cama, en lo posible hay camas vacías, con lo que baja la carga viral.
Los pisos de pabellones habían sido desinfectados. Vemos a personal que se juega su salud a diario, todos bien protegidos de la cabeza a los pies. Como si caminarian astronautas por la luna. En este caso, por una luna llena de minas.

El sudor nos abraza copiosamente, gotas soslayando por los ojos y todo el rostro, opacando la visión. No sabemos hasta este instante si era por temor o por un calor intenso.

Alguien saluda, respondemos igual y seguimos sin saber quién era. Algunos pacientes igual miran, no pueden decir nada, están con mascarillas. Esperan que estas horas de vía crucis concluyan.

ÁREA DE EMERGENCIA

Quizá el área más traumática de esta pandemia. A la que muchos no querrán regresar jamás y otros que aunque quisieran, no podrán porque murieron en el intento de salvarse.

El pasadizo vacío, a un lado de la puerta de ingreso, las camas de campaña dadas por Defensa Civil, ya arrumadas. A los costados algunos pacientes, otros con oxígeno en plena entrada de EMERGENCIA, por la parte posterior del hospital donde ya no se ven las abrumadoras imágenes de hace unas semanas.

El diario La Región, con este reporte ha querido mostrar cómo exactamente está el hospital «Felipe Santiago Arriola Iglesias», rebautizado como Covid, que ha sido escenario de una terrorífica batalla contra un virus invisible. Y lo sigue siendo.

Y quizá, dentro de poco nuevamente se apresta a un segundo debut epidemiológico, por lo que el Gobierno no debe dejar de enviar ayuda en recursos humanos, medicamentos y oxígeno. Así sea.