Madre de 26 años habría sufrido negligencia en Hospital Iquitos

  • Era para que la lleven desde poblado “13 de Febrero” al nosocomio para cesárea, pero la dejaron en la posta de San Juan.

Ayer en la mañana se pudo ver al padre, madre y esposo de Sofía Silvano Chufandama, a un costado del área de cuidados intensivos del hospital Iquitos. Al preguntarles qué les pasaba, el señor Julio Silvano Moena, narró el drama por el que está pasando su hija y toda su familia.
Ella tiene cuatro hijos, con el que nació son cinco. Desde que le hicieron su control en el hospital, le dijeron que cuando llegue la hora de frente venga al Iquitos porque el bebé tenía el cordón envuelto y se le debía hacer cesárea. El jueves 19 de marzo ella empezó a sentir dolores y como no hay movilidad se fueron a la posta de Paujil y de ahí la trasladaron hasta la posta de San Juan.
No me explico por qué la dejaron ahí si era para que vaya al hospital. La tuvieron hasta el viernes 20 y a la una de la tarde la ingresaron a la sala de partos; mi yerno Juan Carlos Salas, les dijo que ella estaba programada para una cesárea en el Iquitos, pero una técnica le respondió que ellos harían que dé a luz en San Juan.
Después que mi hija sufría mucho sin poder traer al niño a este mundo, a las cuatro de la tarde la enviaron al hospital. Ahí sufriendo y esperando hasta que a las 8 pm. recién llegó el médico y logró salvar al niño que después fue llevado por sus tías al pueblo.
Mi hija se quedó, pero ya no hablaba, la pasaron a la unidad de cuidados intensivos. Ahí está hasta la fecha, nos hemos enterado que le habrían tocado el nervio ciático o algo así. Lo cierto es que me indican que si se salva ella quedaría como paralítica a quien hay que atender siempre, que se recuperaría, pero muy lentamente. Y yo digo que me la den con vida y eso me basta…” dice el padre y rompe en llanto.
Mientras que su esposo, bastante joven, contó que cuando nació su quinto hijo, le dijeron que la señora se quedaba porque estaba muy mal. “Y yo no sé por qué ha pasado eso ya que ella entró caminando, hablando, consciente, con los síntomas del parto, pero física y mentalmente bien. Yo no sé qué hacer en estos momentos”, declaró.

Mercado de productores en calma por el coronavirus

  • Mesas vacías, chaucheros sin bono, lanchas zarpando, niños cuidados y otros expuestos.

Todos en Iquitos y muchos fuera de esta ciudad, conocen a las famosas vivanderas de caldo de gallina ubicadas a la entrada de productores. Un potaje singular. Siempre con clientes, pero ayer sus mesas estuvieron totalmente vacías, hasta fueron utilizadas como camas. Otras recibiendo a los chaucheros sin chamba y mirando a la nada.
Ojalá y las vivanderas que ahora están ausentes, lo estén porque han sido favorecidas por el bono de 380 soles y no porque les hayan restringido el paso desde sus casas. Los más preocupados son los chaucheros y con razón. Contaron que al día se hacen entre 30 y 40 soles, ahora no llegan ni a 5 soles.
A muchos les sirve para comprar su trago y tomárselo rapidito en un ambiente del hotelito “Cielo” y otros, ubicados entre escaleras viejas y palos a punto de hundirse. Bien caletas. Fuman y toman, quien sabe si algún día entrará el virus en su cuerpo recargado de alcohol.
Mas al fondo se ve a señoras vendiendo y varios niños a su alrededor. Ni ella, ni ellos, con mascarillas. Los miembros de capitanía de puerto controlaban a los pasajeros de tres embarcaciones que regresaban a Orellana. Dijeron que habían venido a cobrar su bono. Todos pasaban, pero con mascarilla.
Otros se quejaban más allá porque sus pequeñas embarcaciones que viajan a poblados cercanos a traer a campesinos con sus productos agrícolas, no podían zarpar. ¿Será por eso la desaparición de productos en la calle Requena? Observar el panorama de ese mercado, es darse cuenta, una vez más, que los millones de soles del canon petrolero nunca han servido para nada en esta región.
Un anciano, sentado al borde de una balsa, parece abandonado, pensando en quién sabe qué cosas. Porque uno ya no sabe ni qué pensar en cuanto a la pandemia que mata a miles de personas en países desarrollados. Temiendo que esos hechos luctuosos, puedan golpear a países tercermundistas como el nuestro. Más adelante.

Vendedores colaboran con limpieza y desinfección del mercado de Requena

  • Para prevenir que el coronavirus llegue a la “Atenas del Ucayali”

Un total de 548 vendedores entre hombres y mujeres en el marco de la lucha contra el coronavirus, en coordinación con la gerencia de Servicios Públicos de la comuna provincial facilitaron la actividad de limpieza y desinfección (fumigación) del mercado municipal.
El centro de abastos es uno de los espacios más concurridos de la ciudad de Requena y de la provincia; con el estado de emergencia, la aglomeración se ha incrementado, por ende, la acción municipal con los trabajadores resulta sumamente importante.
Así, entre otras acciones, vienen buscando generar conciencia sobre la necesaria limpieza y orden, para evitar la propagación del Covid-19, que viene azotando en varios lugares del país y del mundo.
La jornada se inició a las 10 de la mañana y se extendió hasta cerca de las 2 de la tarde. El gerente de Servicios Públicos de la municipalidad provincial de Requena, Cesar Harry Gonzales, informó que para la desinfección utilizaron dos bolsas de detergente industrial y cerca de 20 litros de legía.
El personal de limpieza estuvo debidamente implementado con mascarillas y guantes como señala el protocolo de prevención sanitaria. Contaron con el apoyo y facilidades de los vendedores, quienes guardaron sus productos.
“Es importante esta actividad porque aquí todos los días hay aglomeración de personas. Por eso, si queremos generar una cultura de prevención, tenemos que empezar a fumigar y desinfectar estos lugares”, expresó Harry Gonzales.
Hasta el momento no se han reportados casos sospechosos, menos confirmados de Covid-19 en Requena. Por lo que es primordial que la población se siga quedando en casa, lavándose las manos con agua y jabón, así como otras medidas de prevención. (Diana López M.)

XIII DÍA de emergencia por coronavirus en Iquitos

  • Se vienen dos semanas más de acatamiento al Decreto de Emergencia Nacional.

Ayer en la mañana se escuchaba a algunos decir que el gobierno les estaba dando “gato por liebre”. ¿A qué se referían? A que siendo que el estado de emergencia se había alargado por más días, solo estaban dando un bono de 380 soles por 15 días de acatamiento.
Por lo que horas más tarde fue importante escuchar al propio presidente del Perú, decir que desde ya vienen observando la cantidad para un segundo bono por la extensión del estado especial. Eso vale mucho para que los ciudadanos no pierdan la calma y caigan en desesperación que podría llevar a generar graves consecuencias.
En la DREL se vio larga cola, al preguntar el motivo, respondieron que iban a recoger sus cheques. Se observó a la policía hacer un cerco alrededor de las agencias del Banco de la Nación para que todo fluya sin aglomeraciones. Las colas estaban espaciadas como lo demanda este tiempo de contagios.
Poca venta de plátanos por la calle Requena, por donde siempre es un hervidero de comerciantes pequeños, quienes llegan de las chacras con sus productos. ¿Los están reteniendo y no dejan pasar? ¿Han restringido al máximo su ingreso? ¿O la mayoría estaba cobrando su bono? Habrá que conocer las respuestas más adelante.
Los canillitas y quienes venden en puntos fijos los diarios de Iquitos, siguen con su labor. Se observa que en pocas horas acaban su venta. Algunos ciudadanos -como siempre- solo ven titulares y se van. Parte del mercado central se ve lúgubre con sus mesas de comensales vacías. Y es que, además, hace tiempo falleció una de las vendedoras más conocidas del lugar.
Entre Moore y Morona, no se vio a policías, pero sí a militares pidiendo documentos a los conductores de motos. A algunos peatones igual, preguntaban por DNI. Lo que no se vio bien, es que algunos pedían licencia de conducir y eso no debe ser en estos tiempos. Solo los documentos que manda el gobierno solicitar.
En la puerta de la parroquia “Santo Cristo de Bagazán”, nuevamente el padre Walker Dávila y sus apoyos, entregaban más canastas solidarias. Mucho más que en otros días y se espera que lo sigan ayudando con productos para que él pueda hacer el efecto multiplicador entre la gente pobre, muy pobre.
Finalmente, para aquellos que sientan pasar demasiado lento el tiempo en sus casas; observan la foto de los pacientes que llegan mal al hospital Iquitos. Tienen que estar sentados horas con los sueros esperando que pase gota a gota el líquido.
Hay que jalar más paciencia y aire para arribar sanos y salvos y así generar que la curva del coronavirus empiece a declinar. Esto a fin que en abril, mes de Semana Santa, todos los santos del mundo coadyuven a extinguir el mal aparecido ad portas del Bicentenario peruano.

Propagar una enfermedad peligrosa o contagiosa es delito

  • Personas infectadas con COVID-19 que, a sabiendas, propaguen el virus podrían recibir hasta 20 años de cárcel

Actualmente nuestro país se encuentra en Estado de Emergencia Nacional debido al Coronavirus (COVID-19), y se ha podido observar que muchos ciudadanos se toman esto a la ligera, incluso algunas personas infectadas lejos de mantenerse en aislamiento, han salido de sus viviendas y puesto en riesgo a muchas otras personas; además, que en la ciudad de Iquitos hubo un caso en el cual un hombre que fue intervenido aseguró estar infectado simplemente para asustar a los efectivos, obligando a realizar todo un despliegue de bioseguridad, pero, en realidad esto es mucho más grave de lo que muchos creen, al menos desde un punto de vista legal.
El Abog. Valery Romero Palacios, hace referencia que el Código Procesal Penal en su Art. 289 estipula que la propagación de una enfermedad peligrosa o contagiosa es delito, y sanciona con penas que van desde los tres años hasta los 20 años de cárcel.
El Art. 289 del CPP detalla: “El que a sabiendas propaga una enfermedad contagiosa o peligrosa a una persona, es reprimido con una pena privativa de libertad no menor de tres años ni mayor de diez años; asimismo, en caso de que el agente ocasiona la muerte o lesiones graves será reprimido con una pena no menor de diez ni mayor de 20 años de la libertad”.
Romero Palacios señala que si bien este articulo del Código Procesal Penal se emplea para sancionar a personas que, a sabiendas, propaguen enfermedades de transmisión sexual a otro individuo, bien se puede emplear en los casos de personas que, a sabiendas, propaguen el COVID-19 y no guarden aislamiento.
“Bajo nuestra coyuntura, en este caso bajo el coronavirus, aquella persona que no guarde los temas de prevención a sabiendas que padezca esta enfermedad, s será reprimido con los tipos de penas que ya se ha hecho mención”, detalla Romero. (R. Graicht)

Funcionarios de Punchana verificarían tema de motofurgones que echan basura para tomar acciones

  • Así lo mencionaron luego de mostrarles fotos de zona contaminada en calle Jerusalén.

En primer lugar, se pudo entrevistar a Alaín Vásquez, quien mencionó que de ninguna manera se había dado autorización para que los motofurgones lleven residuos sólidos como tierra de relleno a la calle contaminada.
“No, jamás, lo que juntan los motofurgones es llevado a los camiones que están detrás del hospital regional y de ahí la empresa Brunner los lleva al relleno sanitario que está por la carretera Iquitos Nauta.
Lo que sí se permite es que lleven desmonte y la arena que sale del barrido de calles, no basura, desperdicios no. Nadie puede llevar residuos sólidos, en caso resulte real lo que nos están manifestando se tomarán drásticas sanciones en caso haya responsables”, mencionó Vásquez.
Por su parte, German Rivera Rengifo, gerente de servicios municipales, respondió:
“Según imágenes vistas se enviará a personal para ver si es cierto y tomar acciones. No creo que sea personal de la municipalidad, de repente son de Maynas o de los propios vecinos que estén tirando ahí la basura. Solo se permite las podas y arena del barrido de calles, nada más. Jamás basura”, concluyó.

Organización regional de pueblos indígenas pide atención del sector salud hacia las comunidades

– Para descartar casos de coronavirus

El presidente de ORPIO, Jorge Pérez, dijo que es urgente el traslado pruebas rápidas y otros equipos médicos a las comunidades indígenas para descartar la enfermedad del COVID-19; asimismo, instó al gobierno nacional y regional “se tiene que tener ambulancias fluviales, logística, centros de atención cercanos y otros mecanismos que permitan tener una respuesta rápida a este mal”, expresó.
“Nosotros hemos actuado de forma inmediata para alertar al Estado que nos encontramos en una situación de alta vulnerabilidad, más nuestros hermanos que se encuentran en situación de aislamiento”, manifestó.
Cabe mencionar que cada una de las organizaciones regionales de Aidesep, ha decidido pronunciarse invocando a las comunidades nativas a cerrar sus fronteras como medida de prevención frente a la expansión del coronavirus. Es por ello que varias comunidades han cerrado el ingreso de foráneos hasta que culmine el estado de emergencia. También se prohibió la salida de comuneros, pues consideran que es un peligro, salvo emergencias. Los que salieron, pueden infectar a su regreso.
De igual forma, exigen a las empresas acatar la cuarentena y desmovilizar a su personal y tránsito por las comunidades y piden modificar el padrón del SISFOH, ya que no considera a los ciudadanos indígenas como poblaciones vulnerables y margina de las medidas de atención estatal.

Municipalidades tendrán que rendir cuenta con padrón de beneficiados del uso de recursos económicos para víveres

Los municipios son uno de los tres niveles de gobierno que recibirán en las próximas horas asignación económica para la compra de víveres y entregar a la población de pobreza y extrema pobreza de su jurisdicción, todos ellos tendrán que rendir cuentas sobre los recursos recibidos, acompañando el padrón que identifica a quienes se entrega los alimentos y productos de primera necesidad.
Además de las familias en condición de pobreza, la ayuda social con víveres comprenderá a las personas indigentes y personas con discapacidad, entre otras vulnerables, pues es sabido que los municipios tienen en su relación a estos sectores vulnerables.
El monto a entregar a cada municipalidad será en función de la población que atiende. Hay comunas que tienen en su jurisdicción 500 o 600 personas, y hay otros que tienen un millón de personas. Obviamente, no pueden recibir la misma cantidad. Para cada municipio debe haber una organización adecuada para hacer esta transferencia.
El ejecutivo ha determinado, a través del Ministerio de Economía y Finanzas, rangos de municipalidades para dar la transferencia económica.
Asimismo, serán los gobiernos locales quienes establezcan mecanismo de entrega casa por casa a las familias vulnerables, a fin de evitar aglomeraciones que rompan con el aislamiento social exigido para evitar la propagación del Covid-19.
En la norma que autoriza la transferencia económica, se insta a las municipalidades que se cumpla el aislamiento social para evitar el contagio. Los municipios tienen que establecer la estrategia considerando la entrega a domicilio.

Congelamiento de cuotas e intereses de créditos

Estamos experimentando un panorama totalmente atípico por lo menos de los últimos 100 años, que ni nuestros abuelos lo habrían experimentado con tanta crudeza, claro que hubo épocas muy duras como durante las guerras mundiales y crisis económicas, pero no con la particularidad de presenciarlo en tiempo real, por lo menos, debido a la tecnología en las comunicaciones.
Esa comunicación simultánea ante un problema global permite compartir las experiencias de otras naciones para enfrentar la crisis de salud, que debido a la cuarentena con el aislamiento social obligatorio afecta la economía de todos, de los desempleados, de los independientes, de los empleados, de las empresas públicas y privadas, una perturbación financiera total.
En ese contexto surgen iniciativas que buscan aliviar a que no sea una tensión más asumir los compromisos de las cuotas crediticias en el sistema bancario, mientras los esfuerzos apunten a la lucha contra la pandemia del coronavirus. Es así que a inicios de esta semana, por ejemplo, la banca de Colombia dio el paso duro, pero, sumamente necesario de congelar las cuotas de créditos bancarios.
En ese sentido, el economista Roger Grández, se refirió a la medida adoptada en nuestro país de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) que difirió los vencimientos de las obligaciones financieras de las micros y pequeñas empresas hasta por 90 días. Nada más, sin congelar intereses ni capital. “Eso es cargar tu miseria financiera para adelante”, dijo.
Es importante reconocer que son los propios bancos, tal como se reveló ayer durante el día, que han tomado la decisión de congelar las cuotas y el capital como consecuencia de los créditos bancarios en el país. En las próximas horas se irán conociendo más detalles y sobre la reprogramación de la deuda.
También ha trascendido sobre la liberación de hasta S/. 2400 de la CTS, que las entidades financieras bancas, cajas y otros, están esperando el Decreto de Urgencia que de pronto a esta hora ya ha sido formalizado y notificado por los medios oficiales.
Esto, sumado a las otras medidas económicas dadas por el Estado y la iniciativa de la banca privada, es y será un alivio de aquí para adelante y para lo que nos queda recorrer el camino de la lucha contra el coronavirus, que dicho sea de paso, no es de semanas, sino de algunos meses que paulatinamente debemos ir recobrando la realización de las diversas actividades que ahora se han paralizado. Es el momento de todos apostar por la vida.

“Alcaldesa de Punchana no sabe cumplir su palabra, ya no da la cara”

  • Expresaron vecinos del Asentamiento Humano “Delicia Manzur” ubicado en la parte posterior del cementerio de ese distrito.
  • Están indignados porque no tienen agua, no tienen trabajo, no tienen bono, no tienen bolsa solidaria…no tienen nada.

Al final del cementerio está la calle “6 de Julio”, muestra igual panorama que en otros pueblos jóvenes, muchos adultos caminando, niños jugando sin mascarilla. Pero, sobre todo; muchos padres y madres de familia molestos con la alcaldesa de Punchana Jane Donayre, debido a que no va a la zona a ver cómo la están pasando.
Y no solo eso, sino que con este coronavirus no tienen agua para tomar, menos para “desperdiciar” lavándose las manos. No tienen un empleo, ni pensiones del Estado, tampoco bono de 380 soles, ni bolsas solidarias. Sobreviven porque Dios es grande.
El señor Giani Rengifo Cobos, es miembro de la junta directiva del asentamiento y la junta vecinal. El resumió lo que pasa por la zona, al igual que otras madres y vecinos que al ver a la prensa, poco a poco empezaron a acercarse.
“Estamos fregados, el agua no llega. La alcaldesa ha ofrecido en campaña y después que ganó que nos dotaría del líquido elemento y no hay nada. Ya ni se le conoce la cara, ya no viene. La última vez fue en noviembre del año pasado a hacernos promesas que luego no cumple, es una mentirosa. Ya va para sus dos años y tampoco ha traído tierra de relleno que había prometido.
Y ahora con las bolsas solidarias, no sabemos a quiénes les van a dar, a nosotros nada pese a que necesitamos con urgencia. La mayoría no hemos sido beneficiados en esas entregas y somos los más perjudicados, no solo por la emergencia del virus, sino por todo. Miré nomás, ese puente está por caerse, nadie le refacciona y se pueden caer niños y adultos. Hace dos semanas se cayó una señora hasta el fondo”, expresó.
En efecto vamos caminando hacia el puente y vemos que está como una hamaca, a punto de caer y sobre todo los espacios son endebles. Justamente la señora que se cayó se acerca y nos muestra la cicatriz en la espalda que se hizo al caer aparatosamente.
“Este puente está una desgracia, ahora quien más se va a caer, todos los niños salen por ahí. Cuando ella quería votos venía a cada rato, hasta entraba a las casas a darnos la mano, ahora nada. Una vez más elegimos mal”, mencionó.
Finalmente, exigieron al responsable de entregar las bolsas solidarias, que les entreguen a ellos también porque lo necesitan.