Indulto de Fujimori a control Constitucional

Mientras los partidos del mundial de fútbol nos divierten y relajan, no podemos dejar de perder de vista los hechos políticos importantes de nuestro país, y anoche el presidente del Tribunal Constitucional (TC), Ernesto Blume Fortini, se refirió a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el indulto a Alberto Fujimori que será vista con detenimiento, cuando llegue a dicha instancia.
“Es un tema respecto al cual tenemos que verlo con detenimiento en el pleno del Tribunal Constitucional, pero no podría en este momento adelantar ninguna opinión, además es un tema que eventualmente podría significar que algunos procesos lleguen al tribunal y es muy delicado que haga mención al tema de fondo”, indicó, para la agencia Andina de Noticias.
“Asimismo, precisó que el TC no tiene la facultad de actuar de oficio, sino que espera que lleguen los procesos relacionados a la defensa de los derechos fundamentales, luego de pasar por el Poder Judicial.
Es un tema que lo vemos con mucho cuidado, con bastante ponderación y prudencia y vamos a ver qué ocurre, explicó. Y señaló que en el caso del ex presidente Fujimori, lo que se vio en febrero pasado, fue un recurso de hábeas corpus que reclamaba su libertad, el mismo que fue declarado improcedente.
Como se recuerda, la Corte IDH instó hoy al Estado peruano a que el indulto por razones humanitarias, otorgado en diciembre del año 2017 al ex presidente Alberto Fujimori, sea sometido a control constitucional en el Perú.
Fue al dar a conocer una resolución en la que se pronuncia sobre la supervisión de cumplimiento de las sentencias de los casos de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, ocurridos durante el gobierno de Alberto Fujimori”, señala la nota del medio oficial del Estado peruano.
Y no podría ser de otra forma frente a un tema candente sobre publicidad estatal, refirió el presidente del TC que no existe la posibilidad de que, tras presentar una acción de constitucionalidad respecto a la norma que prohíbe la publicidad estatal en los medios de comunicación privados, se pueda presentar una medida cautelar para que no entre en vigencia.
“No existe esta figura, por lo tanto, esa posibilidad está cerrada y la ley seguirá vigente, mientras dura el proceso en el Tribunal Constitucional”, dijo.
En ese sentido, refirió que los plazos procesales para una acción de constitucionalidad es contado en días hábiles, por lo que, si sumamos todos, podría tardarse en resolverse entre tres y cuatro meses. Ha dicho la autoridad. De hecho acarrea tensiones, pero son procedimientos que se tienen que respetar. La lucha legal recién se avisora.

En la Amazonía peruana existen casi 19 millones de hectáreas de bosque

  • Y solo 570 hectáreas tienen protección, es decir poco más del 0,8%.
  • Bosques que albergan gran parte de la biodiversidad y del potencial turístico del país.
  • En la actualidad hay, en teoría, dos agencias del gobierno que compiten por hacer lo mismo: SERFOR y SERNANP.

Los estudios disponibles sobre la capacidad de uso mayor de los suelos del Perú, indican que en la Amazonía peruana existen casi 19 millones de hectáreas, es decir el 25% de esa región, cuyos suelos solo serían aptos para ser conservados o protegidos, aunque esa cifra puede ser discutible.
Señala en un interesante artículo el señor Marc Dourojeanni, profesor Emérito de la Universidad Nacional Agraria de La Molina. Dice que “es evidente que la mayor parte de los bosques de la Selva Alta por encima de los 800 msnm no deben ser eliminados, pues se encuentran en pendientes casi verticales, altamente erosionables y porque captan y acumulan agua.
Mantenerlos no solo permite evitar desastres naturales que afectan vidas e infraestructuras, sino que garantiza el abastecimiento de agua de calidad para las ciudades y agricultura de los valles, mantiene estable el caudal y el cauce de los ríos y, también, alberga gran parte de la biodiversidad y del potencial turístico del país.
Bosque con vocación protectora típico, en el valle del Alto Madre de Dios. Obsérvese las pendientes pronunciadas que imposibilitan la agricultura, la ganadería o la explotación forestal. De mantenerlo bien depende el flujo del agua.
Pero los bosques de vocación protectora (el término incluye toda la vegetación natural) no se restringen a los que cubren las fuertes pendientes andinas. En realidad, la función protectora del bosque y de la vegetación natural se extiende a las riberas de ríos, lagos y lagunas; a las nacientes de agua, al tope de las montañas, a la que cubre y fija las dunas, etc.
Sin la vegetación protectora en la borda o ribera de los ríos, estos reciben muchos sedimentos, salen del cauce y destruyen cultivos y viviendas; la calidad del agua que conducen se deteriora y, por ejemplo, en el caso de las dunas, estas avanzan sobre los pueblos y la agricultura.
La vegetación ribereña, en este caso caña brava, es también típicamente un bosque protector de cauces y valles. Debe estar protegida por ley en cualquier lugar en que se la encuentre. Quien la destruye debe ser sancionado.
Lo curioso es que a pesar de lo anterior, que es indiscutible, los únicos bosques de protección y protectores que existen en el Perú, cubren apenas 570 mil hectáreas, es decir poco más del 0,8% de lo que realmente debería estar muy bien cuidado en la Selva y quizá apenas 0,4% de lo que debería estar protegido en todo el territorio nacional.
Es verdad que parte de los bosques con vocación protectora ocurren, en mayor o menor proporción, dentro de la mayoría de las áreas naturales protegidas, tales como parques, santuarios y reservas nacionales o comunales -que dependen del Sernanp- y en algunas otras áreas naturales protegidas regionales o particulares. Quizá se cubra así hasta un 20% de lo que debería ser resguardado en la Selva bajo el criterio de bosques de protección. El resto, o sea la mayor parte de esos bosques, está dentro de tierras públicas no atribuidas y en gran parte dentro de tierras de comunidades campesinas y nativas y, obviamente, también en propiedades privadas.
En el nivel nacional, más del 90% de esos bosques o vegetación natural con aptitud protectora, está simplemente abandonado y sometido a deforestación o degradación, tanto para sacar un poco de madera, o de bambú en el caso de los ríos costeños, o para establecer una efímera agricultura o ganadería, lo que es complementado por quemazones anuales que simplemente “pelan” el suelo, exponiéndolo a formas violentas de erosión hídrica. Esa es la realidad de gran parte de lo que debería estar protegido en el Perú. Y, lo peor, es que esa destrucción que tiene un costo social y económico enorme, no compensa siquiera a los que la hacen, como lo demuestra la pobreza extrema de la mayor parte de los campesinos establecidos en esas laderas orientales de los Andes.

BOSQUES DE PROTECCIÓN/ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS
La función propia del Sernanp es mantener muestras viables de la diversidad biológica nacional. No es su única función, pero esa es su razón de existir. ¿Por qué, entonces, el Sernanp es responsable de establecer y manejar bosques de protección, cuya función primordial es evitar la generación de procesos erosivos y garantizar la provisión de agua de calidad en forma regular?
Más aún: ¿Cómo podría el Sernanp crear y administrar, uno por uno, todos los lugares que deberían ser bosque de protección, cuando los de esa vocación cubren decenas de millones de hectáreas en Costa, Sierra y Selva?
Eso implicaría gastar fortunas para estudiar, consultar, delimitar, demarcar áreas, dotarlas de infraestructura, equipamiento, presupuesto operativo y personal. Eso es simplemente imposible. Es por esa razón, sin duda, que solo fueron creados seis bosques de protección, de los que dos son minúsculos y para proteger vegetación ribereña costeña.
Los bosques de protección en la Selva son cuatro: Alto Mayo, Pui Pui, Pagaibamba y San Matías-San Carlos, que son tratados como áreas naturales protegidas convencionales. De hecho, esos lugares justifican ser considerados como tales también por la importancia de su biodiversidad, pero deberían usar una categoría más apropiada a su finalidad.
Para complicar las cosas, la última Ley Forestal ha inventado los bosques protectores y el Serfor creó este año el primero, con 170 mil hectáreas. Lo curioso es que el anuncio dice que en esos sitios se pueden desarrollar actividades de ecoturismo, conservación y manejo de fauna silvestre, lo que no está mal, pero que son las mismas que también permite desarrollar el Sernanp en los bosques de protección. Dicho de otra forma, existen dos entidades de ministerios diferentes que asumen la misma función y que apenas utilizando un artificio gramatical -bosque de protección y bosque protector[4]– hacen lo mismo, aunque con distintos requisitos. No se sabe si para cada bosque protector creado, el Serfor vaya a implantar infraestructura y personal de campo tal como lo viene haciendo el Sernanp. De cualquier modo, el hecho es que en la actualidad hay, en teoría, dos agencias del gobierno que compiten por hacer lo mismo.

EQUIVOCACIONES SOBRE EL BOSQUE
Lo que está equivocado es, pues, tratar de resolver un problema de escala nacional, omnipresente en todo el territorio, con dimensiones a veces enormes, pero también usual a escala local, casi doméstica y, además, casi siempre imbricado con otros tipos de suelos y localizados sobre tierras con toda clase de formas de tenencia, mediante la creación una a una de una especie de área natural protegida. Eso es, simplemente, imposible. No se puede salvaguardar los bosques con vocación protectora declarándolos individualmente y mediante procedimientos complejos que fueron diseñados para áreas naturales protegidas convencionales, como son los parques, santuarios y reservas.
Eso es lo que ocurre cuando se deforestan bosques de protección. La erosión es violenta, destruye vías de comunicación y viviendas, ensucia el agua. Esas laderas no producen nada. Solo crean problemas.
En todos los demás países del mundo, ese tipo de vegetación es protegido por el solo efecto de la ley. Es la ley la que determina que las áreas con cobertura forestal o vegetal natural, cuya conservación es de utilidad pública y necesidad nacional real y tangible, deben ser conservadas directamente por los ciudadanos y no solo por el Gobierno. Esa conservación se realiza por el simple hecho de que nadie puede ni debe destruirlos o degradarlos y que quienes lo hacen pueden ser denunciados a la autoridad. La ley establece con detalle las características de los bosques con vocación protectora que deben ser conservados, bien sea en laderas, en riberas o en dunas y fija; asimismo, los medios, sanciones y estímulos respectivos, así como la forma en que pueden ser usados sin ser destruidos, por ejemplo, para manejo de fauna, extracción de productos no maderables o turismo. No importa si esas áreas son propiedad del Estado, comunal o privada. La ley se aplica tanto a espacios de miles de hectáreas como a otros de menos de una hectárea. Lo que manda es su función protectora. Y quien debe cuidarlas es el propietario responsable. Al Estado corresponde velar por el cumplimiento de la ley y hacerla aplicar usando toda su capacidad instalada -en especial las autoridades forestales y de agricultura- pero suplementariamente también por otras autoridades como el ministerio público, las autoridades municipales, la policía ambiental, etc.
En países como Brasil, por ejemplo, esas áreas se denominan “áreas de preservación permanente” (APP), pues jamás deben ser alteradas y si lo fueran, además de las sanciones y multas del caso, deben ser restauradas. El dueño o el usufructuario de la tierra pueden aprovechar esas áreas para fines no debilitadores, es decir que no disminuyan sus funciones protectoras. Las propiedades, sean privadas, comunales, cooperativas o de otra índole, deben registrar esas APP en los planos de la propiedad que deben figurar en el registro público de inmuebles, permitiendo así que la autoridad forestal u otra, pued inspeccionar el área y verificar el cumplimiento de las medidas de protección correspondientes. Las autoridades forestales visitan periódicamente las propiedades rurales para comprobar el cumplimiento de la legislación. Parece difícil pero no lo es tanto, ya que las violaciones gruesas e importantes, como laderas pronunciadas desnudadas o ausencia de vegetación en la ribera de los ríos, se observan a gran distancia.
La ley establece detalladamente las pendientes y las condiciones a las que se aplica la norma, el ancho de la faja de vegetación ribereña que no puede ser eliminado en proporción al ancho del curso de agua. Las excepciones contemplan, por ejemplo, si es que se debe construir andenes o si se requiere acceso al agua para el ganado, así como, por cierto, la obligatoriedad del registro, además de sanciones, infracciones, asistencia técnica, etc.
La ley establece asimismo que no respetar esa norma implica dificultades para obtener crédito agrario o para la venta de la propiedad. En el caso del Brasil no funciona a la perfección, pero sí muchísimo mejor que en el Perú.
Hay estados que han sido más eficientes que otros en la aplicación de esa ley y han conseguido proteger más área natural por medio de sus APP registradas que en áreas naturales protegidas convencionalmente. Además, los propios agricultores ya han percibido los beneficios que la aplicación de la ley les brinda en términos de productividad, pues hay un mejor abastecimiento de agua y una reducción de pérdidas por erosión o inundaciones y un mejoramiento de la calidad de la vida rural.
En países europeos y en gran parte de EE.UU y Canadá, cualquiera puede ver el resultado de la aplicación de legislaciones similares al observar que las laderas empinadas están todas cubiertas de vegetación y que las riberas de los ríos y lagos están debidamente protegidas.

ENTONCES, ¿QUÉ HACER?
El problema comenzó con la Ley Forestal de 1975 (artículo 14) que reconoció los bosques de protección como una clase de bosque cuya función debía ser “conservar los suelos y las aguas…”. Esa ley no les otorgó nivel de áreas naturales protegidas, por entonces denominadas unidades de conservación – parques, reservas y santuarios- que están en otro capítulo de esa misma ley. Pero en la ley de 1975 se cometió el error de señalar que los bosques de protección se establecerían mediante resoluciones supremas, comenzando el problema de crearlos uno por uno, que perdura hasta la actualidad con las consecuencias negativas antes demostradas. Ese error se repitió en las leyes sucesivas y, cuando fue creado, el Sernanp heredó los bosques de protección como supuestas áreas naturales protegidas.
Todo indica que el Perú, como otros países del mundo, debe o bien complementar su legislación forestal vigente, o bien preparar una ley especial para los bosques de protección, teniendo en cuenta lo que se acaba de discutir. Ese tipo de bosques y de vegetación protectora deben ser resguardados todos juntos, a nivel nacional, creando las condiciones necesarias para que sean respetados. Existen cuerpos legales muy detallados, como el brasileño, que pueden inspirar la preparación de ese texto. Eso es urgente pues, como se ha visto, este es uno de los temas más olvidados entre los muchos que atañen al ambiente y a los recursos naturales renovables.
Los bosques de protección ya existentes que administra el Sernanp deberían ser asimilados a otra categoría propia de las áreas naturales protegidas. Probablemente califican técnicamente como reservas o santuarios nacionales. El Serfor no debería continuar creando bosques protectores y, más bien, debería abocarse a preparar un nuevo texto legal mucho más amplio sobre ese tema”, argumentó el reconocido especialista.
(Diana López M.)

San Juan pone en marcha Plan de Seguridad para Fiesta Patronal 2018

  • Del 16 al 24 de junio, en la plaza Quiñones.

La Municipalidad Distrital de San Juan Bautista, a través de la División de Defensa Civil, la Gerencia de Serenazgo y Policía Municipal, pone en marcha el Plan de Seguridad para la Fiesta Patronal de San Juan Bautista 2018, posible gracias a las alianzas creadas entre el municipio y la Policía Nacional del Perú. Las medidas para garantizar la seguridad en la plaza Quiñones, y alrededores, durante los días de celebración, han sido un tema de prioridad en la organización de este evento que espera este año miles de visitantes de toda la ciudad, del país y del mundo.
El plan de seguridad tiene por finalidad establecer procedimientos de seguridad a los miles de visitantes que asistan a la plaza Quiñones durante la celebración de la fiesta patronal, a fin de reducir al mínimo posibles desastres y emergencias.
Del 16 al 24 de junio, días centrales de celebración, se tiene previsto la presencia de serenos de la municipalidad de San Juan, efectivos de la Policía Nacional del Perú y miembros de la Policía de Turismo que estarán llegando de la capital, además se cuenta con el apoyo de los miembros de los comité de seguridad ciudadana de cada uno de los centros poblados, asentamientos humanos y juntas vecinales.
Y durante los días 23 y 24 se contará con el apoyo de la policía de carretera, quienes estarán dirigiendo el tránsito por calles alternativas a la av. Quiñones, dado que durante esas fechas se dividirá el tránsito a altura de la calle Los Ángeles.
Asimismo, se tiene establecido que la División de Defensa Civil instalará 2 carpas debidamente equipadas para atender posibles emergencias, las mismas que estarán ubicadas en la calle Margaritas con Azucenas y calle Las Begonias. Cabe resaltar que también se contará con el apoyo de Defensa Nacional, SAMU, Cruz Roja, Bomberos y Ambulancias; además de la presencia de brigadas de lucha contra incendios, primeros auxilios y evacuación.
También se ha instalado, potentes luces de seguridad en lugares estratégicos, con la finalidad de seguir iluminando la plaza y las calles de evacuación para prevenir algún problema con el fluido eléctrico, ya sea durante un desastre o la simple falta de energía eléctrica.
Los organizadores han establecido al mínimo detalle los parámetros de seguridad para recibir a los miles de turistas que nos acompañarán en esta fiesta patronal. (MDSJB)

Exhortan a invasores desalojar tierras de propiedad de Vivienda

  • El terreno en disputa está en el sector de Peña Negra,  kilómetro 11 de la carretera Iquitos-Nauta.

En horas de la mañana de ayer, en cumplimiento de la ley y el derecho a la propiedad privada, la fiscal provincial de la Segunda Fiscalía Provincial de Prevención del Delito de Loreto, Abog. Leslie Maribel Díaz Guerra, en compañía de funcionarios del Ministerio de Vivienda, se constituyó al terreno en disputa, situada en el sector de Peña Negra, en la carretera Iquitos Nauta kilómetro 11 del distrito de San Juan Bautista.
En el lugar, funcionarios del Ministerio de Vivienda pusieron de conocimiento la Partida N° 11057747 del Registro de la Propiedad del Inmueble en la Oficina Registral de Iquitos, terreno en el cual se realizará la Obra de Mejoramiento del Sistema de Abastecimiento e Instalación del Sistema de Alcantarillado en el PVPD Los Delfines del distrito de San Juan Bautista.
Sin embargo, el inicio de dicha obra no puede efectuarse debido a que en el lugar se encuentran personas posicionadas que estarían impidiendo el ingreso y la realización de la obra. Trascendió de las autoridades.
En tal sentido, los cónyuges Daniela Caimanari Pinedo y Alexander Pinedo Villacorta, se identificaron como los posesionarios del terreno en cuestión, argumentando que cuentan con Constancia de Posesión N° 000076-2013-GRLDRA/Agencia Agraria Maynas, por lo que argumentan tener derecho a permanecer en el terreno y no se retirarán del lugar.
Finalmente, la representante del Ministerio Público exhortó y recomendó a los cónyuges a retirarse del lugar de manera voluntaria y pacífica, a fin de evitar costo social y personal que pudieran generarse en caso de que el Ministerio de Vivienda proceda conforme a ley. Asimismo, exhortó y recomendó a los funcionarios del Ministerio de Vivienda a proceder conforme a sus atribuciones. (Diana López M.)

“Filial universitaria de Contamana no puede ser cerrada”

  • Expresó consejera por Ucayali Nuria Mathews, en sesión del consejo regional.

“Se imaginan que un profesional con incentivos para llegar a Iquitos desde Contamana, utiliza 4 días ¿cómo creen que los alumnos que aún están bajo responsabilidad de sus padres, van a poder venir desde tan lejos hasta esta ciudad?” habló de manera firme, Nuria Mathews.
Agregando que lo que está pasando con la filial de la UNAP/Contamana, también es responsabilidad del alcalde y del gobierno regional. “No le echemos toda la culpa a la universidad”, opinó.
“Los que han firmado esos convenios deberían ver por la solución del problema. Las manifestaciones de los estudiantes son con justa razón y derecho. El alcalde debe respetar el convenio para que esto llegue a una pronta solución en favor de todos los estudiantes y la población, de lo contrarios vamos a continuar como estamos en el tema educativo”, mencionó Mathews.
Por su parte el consejero delegado Edinson Guerrero, defendió al gobierno regional. “El tema universitario de filiales le compete netamente a la UNAP con la Sunedu, puesto que internamente no han cumplido con su política de gasto financiero, acá no tiene que ver el gobierno regional, hay que revisar el convenio. Sí puede apoyar, pero la responsabilidad es de la universidad”, dijo Guerrero.

La ganadora del ‘Miss Iquitos Internacional’ nos representará en el Festival de la Confraternidad

  • Elección será este 21 de junio en el auditorio de San Agustín a partir de las 7 de la noche.

Todo el mes de junio las candidatas se vienen preparando arduamente para concursar del certamen Miss Iquitos Internacional, organizado por la Municipalidad Provincial de Maynas, a través de la División de Turismo, cuya elección se realizará este 21 de junio en el auditorio del colegio San Agustín a partir de las 7 de la noche.
El evento se llenará de gala y glamour para disfrutar de un gran show de belleza loretana, donde se elegirá a la gran ganadora del certamen. Cabe precisar que la ganadora, además del título y la corona, también nos representará en el Festival de la Confraternidad (Colombia), donde concursará frente a Brasil y Colombia. Asimismo, representará a la región Loreto.
Finalmente, será la imagen de la marca ciudad de Iquitos que la Municipalidad de Maynas viene coordinando con PROMPERÚ, participando en labores altruistas, sociales y diplomáticas. Todos están invitados este 21 de junio a partir de las 7 de la noche en el Auditorio de San Agustín; al mismo tiempo, se hará una transmisión en vivo a través de uno de los principales canales locales para que todo el público pueda disfrutar.