• Hoy en la plaza Ramón Castilla con construcción de línea de tiempo participativa.

Promover la cultura y el arte en todo su esplendor no es una tarea fácil, y lo saben todos aquellos que de alguna u otra manera dan su tiempo, su amor, su fe y sobre todo su vocación desinteresada por demostrar que a través de ella podemos lograr cambios y despertar conciencias.
Son 10 años de una lucha constante, donde la alegría, la tristeza y la rabia confabularon para hacer al festival Estamos en la calle, y a sus integrantes, más fuertes y no “tirar la toalla”.
Sostener un festival enfocado al arte urbano amazónico que ha calado no solo en niños y adolescentes, sino también en adultos y adultos mayores, llena de esa satisfacción de saber que lo que hacen, un sector de la ciudadanía organizada, no es nada aislado, sino que tiene eco, ese eco que de alguna u otra manera cuadruplicará la forma de hacer y reivindicar nuestra identidad como amazónicos.
Parece un sueño llegar a los 10 años, de manera ininterrumpida, donde todos los esfuerzos siempre han salido desde la ciudadanía civil organizada, no solo hablamos de la asociación “Estamos en la calle” sino de todas aquellas organizaciones, asociaciones, artistas y gestores culturales que han visto a este festival como esa plataforma para poder mostrar todo el trabajo que realizan en busca de esa transformación de la sociedad iquiteña mediante la mejor herramienta para aprender y educar, el ARTE, y por eso y por muchas cosas más ESTAMOS EN LA CALLE, para apropiarse de espacios públicos y visibilizarlos, como fue en su momento la plaza Ramón Castilla que por años vivió en el abandono.
Este año, este festival lleva por nombre “Wika Ritama” que en lengua kukama significa la Fuerza del Pueblo, esa fuerza por exigir oportunidades entorno al arte y la cultura. La semana del festival es del sábado 09 al sábado 16 de setiembre en la plaza Castilla.
“Nosotros con nuestro arte concebimos la paz de otra forma, no en la quietud servil y reconfortante, sino en las crepitaciones del alma, en el caos, en el movimiento al borde del abismo, en las contradicciones de la vida, haciendo que la razón de nuestra lucha sea el abrir espacios culturales a otras expresiones artísticas; amparados por la diversidad y la tolerancia se unieron a nosotros rockeros, punks, metaleros, grafiteros, hip hop´s, artistas plásticos, dj´s, asociaciones, organizaciones y gestores culturales para cerrar filas a la indiferencia y a la ponzoñosa apatía del conformismo, para interpelar a lo humano y cuestionar así el oprobio y la opresión impuesta por dictadores, gobernantes y gente de dudosa moral de cuello y corbata que van comprando conciencias en la esquizofrénica carrera hacia la tomar del poder”, explican los integrantes de esta organización.
Hoy será la apertura en la plaza Castilla desde las 4 de la tarde con la construcción participativa de una línea de tiempo, así como música. “…Todo arte y voz genial viene del pueblo y va hacia el pueblo…” César Vallejo. (MIPR)