Tenerlo al presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski para poner la primera piedra o pedazo de concreto a la obra del Puente Nanay, como dijo ayer en nuestra ciudad, ha sido como escuchar al extinto mandatario Nacional Fernando Belaunde Terry hace más de 40 años hablar del asilamiento de la selva y costa del país y cómo conectarla.
Belaunde pudo hacer la carretera Marginal de la Selva que unió la zona de San Martín principalmente con la sierra y costa del país, pero Loreto y sus ciudades siguieron quedándose sin la conexión carretera multimodal con las otras provincias del país. La vía aérea en aquellos tiempos resultaba mucho más costosa y no todos podían ni pueden acceder.
Escuchar al presidente Kuczynski fue como reavivar y pensar que lo que quedó pendiente se quiere honrar y más todavía, porque anunció el Puerto Internacional de Iquitos en la zona de Sinchicuy, la proyección hacia la frontera con Colombia y llegar al Océano Pacífico.
Otras carreteras más que internamente nos van a conectar como que ya está en mantenimiento la vía carrozable Genaro Herrera-Angamos. El tema de la electricidad, la vía a Saramiriza, es decir lo más sonado en los últimos años.
Sin embargo, hay otras vías como la conexión carretera de Sarayacu hacia la región San Martín y acá las vías de acceso de la carretera Iquitos-Nauta, y seguro desde otras provincias de la región nos alcanzarían un listado de las vías para conexión interna, que requieren.
Cuando vemos que en otros lugares del mundo la conectividad interna es de primer nivel con vías bien hechas y muchas veces asfaltadas, y los habitantes pueden elegir entre vivir en una urbe o en una zona más de campo sin inconvenientes de acceso, pensamos en los millones de canon petrolero que recibimos y se pudo haber hecho.
Pero, nadie supervisó que se invirtiera bien el dinero, en fin, pasó, lo que tenemos ahora es el compromiso de nuestro gobierno central de avivar los proyectos dormidos y hacerlos realidad, esta vez con fondos del tesoro público a donde Loreto aportó miles de millones de soles por el recurso petróleo.
Ayer, en ese día histórico estuvimos felices todos, nos recargamos de la energía de la esperanza y nos reanimamos para estar atentos a lo que se viene en este proceso constructivo del Puente Nanay, que es hidalgo reconocer, responde a la persistencia del gobernador regional de Loreto, Fernando Meléndez Celis, que en esto acertó, y que por la paz social también acierte en persistir que se cumplan los acuerdos de Saramurillo, cuyas últimas promesas se dieron hace un año, a lo que se suman los 40 años de explotación, contaminación y respuesta ineficaz al conflicto por parte del Estado.