– Un buen motivo para visitarla en Semana Santa
– Los días 13 de cada mes los devotos llegan a rezarle.
– Autoridades aún “no la ven” pues no impulsan el turismo religioso.IMG_6420

Cada vez suena con más fuerza la fe depositada en la virgen Rosa Mística de Nauta, no solo para los loretanos, sino que sus milagros ya son conocidos en países vecinos así como en otros continentes, por lo que todos los días 13 de cada mes, es visitada en su ambiente natural del Cencca, ubicado en Nauta.
“Hijo mío toma este Rosario, muéstralo al mundo, deja que todo el mundo lo rece y haga reparación constante por todos los pecados cometidos contra mi sangre preciosa” es una de las tantas oraciones escuchadas por los fieles frente a la virgen de Nauta.
Desde que el padre Rafael Gonzales Saldaña, ubicó como enviado de Dios, el hermoso espacio natural donde muchos fieles y creyentes afirman ver la imagen de la virgen cuando rezan con devoción; se ha movido una fe que genera a su vez mayor movimiento turístico en una de las ciudades más antiguas de Loreto que antes estaba sumida en asaltos que transmitían noticias de alcance nacional, así como hurtos y juegos diabólicos como la Ouija que contaminaba a muchos jóvenes que, incluso, decidían quitarse la vida.
Los días 13 de cada mes, ómnibus de la universidad que prestan servicio cómodo y económico a los fieles, los trasladan hasta Nauta, vehículos particulares igualmente llegan con sus familias a bordo para asistir a la misa que religiosamente hace el padre en la parroquia. Luego los que veneran a Mística se trasladan en procesión hasta donde está ubicada la urna con ella.
Aún las autoridades parecen no haber descubierto el tesoro religioso que ha encontrado su ciudad, no se dan por enterados que como en cualquier otro lugar del mundo donde se habla de apariciones milagrosas, estas de inmediato se dedican a impulsar el turismo a través de la fe, acá los restaurantes no se dan abasto para atender a los visitantes, por eso se hacen parrilladas al aire libre que se terminan rápidamente o ventas fugaces. No existe una estructura sólida para atender bien a los visitantes de manera constante puesto que muchos de ellos también llegan a ver al imponente río Marañón, principal tributario del río Amazonas.
Salir de la Iglesia de Nauta en caminata no cuesta nada, pero si de ahorrar tiempo se trata los motocarros cobran 10 soles ida y vuelta. Tienen que pasar por un puente que puede caerse de un momento a otro, luego subir por estrechas veredas donde se podrían hasta chocar.
Igualmente en la zona baja del Cencca, se observan las pequeñas ventas de potajes regionales, donde los propietarios solo los expenden en los días centrales (13), cuando en realidad ya se les ha debido dar créditos para que mejoren su infraestructura y expendan platos típicos durante toda la semana. Hay venta de polos a 20 soles con la imagen de la virgen, así como rosarios, todo únicamente salen a exhibirse una vez a la semana, es decir no hay un apoyo constante para que los turistas sean mejor recibidos cualquier día del mes.
Antes de llegar a la zona donde se aparece la virgen, se acaba de descubrir un oasis, una catarata llamada: “Gran Mística Maravilla Milagrosa de Nauta”, según algunos bañistas señalan que el mojarse ahí es renovar el cuerpo y el espíritu de una manera espectacular. Niños y adultos son felices al sentir el agua helada en sus calurosos cuerpos.
Una caminata de pocos minutos más allá, permite ver a varios  botes un tanto inseguros que hacen el servicio hasta muy cerca del Cencca para que los fieles lleguen rápido a pedir milagros a la virgen. Una escalinata más y se está frente a los hermosos bambús que naturalmente forman una inmensa gruta que a su vez alberga la urna de la virgen mística de Nauta.
Los devotos llevan velas, las ubican en el suelo y piden los favores a la virgen, otros con celular filman o toman fotos entre los bambús con la esperanza que se presente la imagen de la madre de Dios. Un sentimiento de paz y devoción se percibe en la atmósfera que solo es roto por la falta de educación de algunas personas quienes creen que el lugar es un baño público. En la parte posterior de la gruta se observa la laguna milagrosa, de donde los devotos sacan agua en botellas o en baldes que luego les sirve para bañarse en el mismo Cencca, tapados únicamente por unos plásticos.
La fe es grande, la fe mueve montañas y es por ello que los seres humanos, débiles y humildes ante el poder divino de Dios, Cristo, la Virgen y  todos los Santos, llegan con el corazón abierto a pedir sanación de sus dolencias terrenales que en muchos casos se resuelven con la velocidad de un milagro, por lo que la fama de milagrosa que ha obtenido la mística de Nauta, ahora se viene extendiendo por todo el mundo. Entonces un buen motivo para que en Semana Santa lleguen a conocer todo lo que este informe les acaba de reseñar.