Que sepamos no se ha producido el alza del precio del dólar ni el Nuevo Sol se ha devaluado, menos aún hay inflación ni estamos viviendo una recesión, ni tampoco ha subido el precio de la gasolina, que en todo caso, cuando se incrementa su precio así sea un céntimo, automáticamente todo sube de precio.
Entonces, no comprendemos por qué la canasta familiar esté sufriendo alzas no justificadas. Los precios de los alimentos, según denuncian amas de casa, tienen variantes que afectan la economía de la familia, que el presupuesto diario ya no da porque todo ha subido.
La movilidad, necesaria hasta llegar a ser imprescindible de los motocarros, también cuesta más. Ya no hay pasaje de un sol cincuenta, hoy por una carrera corta, mínimo es dos soles cincuenta a tres, sin que ninguna autoridad se haya pronunciado al respecto, no se sabe si porque desconocen que se ha producido un alza en el pasaje en estos vehículos, o es porque nunca utilizaron este tipo de transporte porque ellos se movilizan en vehículos del Estado que nunca les ha costado un sol.
Día a día algo sube, ya no hay la estabilidad que estábamos viviendo, lo único que no suben son los sueldos, lo que hace que en eso sí estemos estables.
¿Qué hacer frente a este cuadro preocupante en todo caso, cuando hay que estirar el sueldo, que muchas veces se acaba diez días antes de fin de mes?
Lo que el pueblo espera de sus autoridades es que estos se preocupen por su bienestar para vivir en un clima de paz y armonía, sin los problemas que estresan a las familias, lo que es un caldo de cultivo para las protestas callejeras y la violencia.