Resulta extraño que las Ugeles de Maynas y Loreto-Nauta, y otras como Yaquerana no hayan informado sobre las instituciones educativas que no están funcionando este año por falta de metas de atención. El tema es que estas instituciones figuran como beneficiarias de la entrega de uniformes escolares y la única forma de lograr que sea redistribuida esta donación a otros colegios que si funcionan, es justamente dando a conocer la realidad oficialmente.

El caso más radical se ha suscitado en el distrito de Yaquerana, específicamente en la comunidad Centro Unión Paraíso que actualmente está en condición de cerrada por falta de metas de atención, en otras palabras porque no hay alumnado suficiente. Entonces los padres de familia han retenido los paquetes escolares para que sean redistribuidas entre las 15 comunidades nativas y campesinas que no fueron consideradas en la relación del Ministerio de Educación.

Sobre este tema el mismo alcalde distrital, Andrés Rodríguez López, envió una carta a la directora de la Ugel Maynas, Libny Calderón Vásquez, donde le solicita la redistribución de las prendas escolares. El tema es que estos vestuarios que nuestros escolares necesitan deben llegar a los beneficiarios aunque implique redoblar  esfuerzos o buscando aliados que faciliten la llegada o agilicen los trámites para cambiar a los beneficiarios. (DL)