Cuando todo parecía que nunca se conocería lo que todo el mundo sospechaba, se viene el “terremoto” de la lista de los funcionarios sobornados para diversas obras de la empresa brasileña Odebrecht, que también tuvo su paso por nuestra ciudad de Iquitos, pero se desconoce si en la lista de los presuntos políticos corruptos está algún nombre conocido de esta región loretana.

El caso es muy delicado y serán las investigaciones que determinen las responsabilidades de ley, aunque más de uno ya estará buscando la forma de encubrirse frente a lo que se viene, aunque hay opiniones de politólogos nacionales respecto a que el Congreso de la República y el propio gobierno central, se mostraría debilitado en este proceso debido a que en su interior es de suponer la presencia de funcionarios y políticos implicados en el tema.

Se habla de una investigación que debe venir desde el año 1979, así pasando por los gobiernos de Alan García, Alberto Fujimori, Alejandro Toledo y Ollanta Humala. Solo en el gobierno de Fujimori realizó Odebrecht obras por unos 450 millones de dólares. El caso es gigante y de ser llevado correctamente se podrá conocer entretelones de cómo se ha manoseado el interés público económico, y reducido a intereses de grupo y personales.

Todo esto será posible porque como es de conocimiento público la empresa Odebrecht se ha comprometido en una primera instancia devolver 30 millones de soles y contarán cómo han sucedido los hechos y a quiénes han pagado coimas para operar en obras. Aunque este monto de la devolución resulta insignificante para los miles de millones que se habría perdido como país.

La connotación mundial del caso está haciendo remecer a toda América Latina, donde aseguran pagaron sobornos a 11 países, entre ellos el nuestro. Así se deslizó del informe que se encuentra en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, donde está incluida la información confidencial de la Unidad de Inteligencia Financiera del Perú. Empresarios peruanos también han expresado que están dispuestos a colaborar para contribuir con las investigaciones.

Para quienes se vincularon en este caso, pareciera que estarían por entrar en un callejón sin salida. Recordemos que en la etapa del gobierno fujimorista, Odebrecht hizo fabulosa inversión, y teniendo un Parlamento con la mayoría de esa organización política, ir tras los rastros en la ruta de las investigaciones podría verse afectado por “piedrotas en el camino”. Seremos testigos excepcionales de esta etapa en la vida republicana del país. Esta vez no serán videos con mucho dinero sobre la mesa, serán transferencias de dinero a números de cuentas bancarias.