-Madrastra dice que Ludwin Ayambo habría sido coaccionado

Sorprendió a todos. El soldado loretano Ludwin Ayambo Sosa cambió de opinión y ahora ha salido a señalar que no ha sufrido ningún tipo de abuso en el cuartel Fernando Lores Tenazoa de Iquitos.

Ayer en la tarde los voceros oficiales de la Región Militar del Oriente convocaron a una rueda de prensa para que el militar diera su versión de los hechos ocurridos el pasado sábado 14 de agosto.

Los pocos periodistas que asistieron entraron uno por uno a la habitación numero nueve del hospital Militar Santa Rosa. Misteriosamente, Ayambo fue internado nuevamente a pesar que por la mañana los médicos del hospital Iquitos le habían dado de alta.

Al ser interrogado por este diario, el soldado al que supuestamente le obligaron a comerse dos llaves no quiso declarar y mostró una actitud intolerante, fastidiada, cansada. No quería decir nada aún cuando los oficiales de la RMO ya habían coordinado la entrevista con él.

“Estoy cansado de tantas entrevistas, ya me están haciendo muy famoso, no fue así como dije (la denuncia por abuso) y punto. Déjenme tranquilo, sólo quiero irme a mi casa”, dijo Ayambo ante la sorpresa del suscrito.

“Pero queremos que nos digas por qué has cambiado de opinión”. Insistimos. El soldado seguía asustado y molesto. No miraba de frente a los ojos. ¿Quieres regresar al Ejército?, volvimos a preguntar. “No, quiero irme a mi casa”, respondió.

Ludwin Ayambo habría declarado a otros medios que “cometió un error al denunciar el abuso de autoridad por parte del Mayor Manuel Mattos Rodríguez y que se arrepentía de haber dejado mal a la institución”.

Esta afirmación fue corroborada por el jefe de Región Militar del Oriente, General Alfredo Murgueytio. El oficial aseveró que Ayambo los llamó y les dijo que iba a cambiar su versión porque se dio cuenta que denunció sólo porque el Mayor Mattos le cae mal.

“El soldado se ha tragado las llaves a propósito y ha salido a denunciar al Mayor porque no le cae bien, parece que hay problemas entre ambos. Queda descartado cualquier abuso, además todo el personal sabe que si lo cometen, serán drásticamente sancionados”, sostuvo.

Sin embargo, la madrastra de Ludwin, Paola Sinchi, quien estuvo en el cuarto con él durante todo el tiempo, contó detalles que aparentemente se pretendían ocultar. “Los militares vinieron y lo rodearon, me parece que lo han obligado a cambiar de versión. No puedo entender como ha cambiado de opinión tan rápido, si a mi misma me dijo que lo habían tratado muy mal y que el Mayor siempre abusa de él”, reveló.

Ludwin Ayambo hoy podría ser dado de alta. Se sabe que estaría presentando una solicitud para salir de las filas militares y regresar a su vivienda de la calle Progreso, en Belén. (MC)