• Quien pierde sería Iquitos porque deja un vacío en la atención a los pacientes.
  • “Acá la solución es política y los médicos deberían quedarse en su lugar habitual de trabajo”, indicó doctora Diana Mattos. 

Todo un tema se ha dado porque a siete médicos la Diresa Loreto les han dicho que tienen que trabajar ahora en la Red Salud de Ucayali – Contamana y dejar el centro de salud u hospital donde vienen laborando dejando un vacío en la atención de los pacientes.
Para recordar, es necesario partir desde el principio. El año 2004 hubo un nombramiento masivo, todos aquellos médicos que cumplían con dos años de contrato automáticamente se nombraban en el lugar donde estaban trabajando.
Después, a partir del 2013, para nombrarse pedían requisitos y nombraban donde había presupuesto del tesoro público, que son generalmente Serum, o sea, había plazas en periferia. Pero ahí nadie quería nombrarse pero como el presupuesto estaba y en Iquitos también se necesitaba los profesionales, les daban esa plaza del tesoro público pero laboraban en la ciudad.
“Qué está ocurriendo a partir del 2014, los gremios de los médicos se dieron cuenta que la plaza que tenían esos médicos estaban en otro lugar e hicieron la observación para que sean nombrados donde están trabajando.
Hay algunos médicos que han trabajado siete años en Contamana pero vienen hacer su especialidad, como no cubren las condiciones en los centros de Salud I-4 en cuanto a infraestructura y equipamiento se quedan porque, a su vez, los hospitales Iquitos y Regional tienen un déficit alto de recursos humanos.
El 50 por ciento de los médicos especialistas del hospital Regional e Iquitos están nombrados en algún establecimiento de la Diresa Loreto. Qué ocurriría que a todos les trasladen a donde figuran como nombrados, los hospitales se quedan sin profesionales.
Contamana pertenecía a la Diresa Loreyo y nunca ha solicitado las plazas que tenía acá, a raíz de que hace dos meses se forma la unidad ejecutora Red de Salud Ucayali y ese presupuesto de los médicos que han sido nombrados pasa allá.
Lo que se debería haber hecho la Diresa antes de formar esa unidad ejecutora, es la reasignación de todos estos médicos, o sea, que se quedan en el lugar donde están trabajando porque hay necesidad en Iquitos ya que ahorita no hay presupuesto para contratar a nuevos profesionales si ellos se desplazan a Contamana.
En el hospital Regional, por ejemplo, tenemos un alto índice de muerte materna, si los doctores Cabrera y Guabloche son reasignados a la unidad ejecutora de Contamana, acá se quedan sin dos gineco obstetras y no habrá el personal suficiente para cubrir las emergencias y cesáreas.
Acá la solución es política, porque Contamana no está perdiendo profesionales pero quien sí pierde es Iquitos. Es por eso que estos médicos deberían ser reasignados a su lugar habitual de trabajo donde están hace años. Y si son reubicados deben estar en un lugar que les dé las mismas condiciones donde normalmente están trabajando, según dice la ley.
Además, se tendría que hacer un proyecto real de cuántos médicos necesitamos en la región Loreto para presentarlo al Ejecutivo. Nosotros tenemos la más alta brecha en recursos humanos”, indicó la doctora Diana Mattos, presidenta de la Federación Médica en Loreto. (Gonzalo López)