-Municipalidad de Maynas

Ayer arribó a nuestra ciudad un distinguido grupo de ciudadanos loretanos que agrupados en el Club Loreto de la capital, hicieron posible la repatriación de los restos del recordado sacerdote agustino, cuya trayectoria en nuestra región siempre estuvo signada por el deseo de servir.

Trayendo en sus manos la urna que contiene los cremados restos mortales del padre Avencio, el General FAP ® Óscar Dávila Zumaeta.    A su arribo a nuestra ciudad en elegante gesto entregó la urna al presidente del Poder Judicial en Loreto, quien portó la misma hasta el ambiente donde se desarrolló  una ceremonia en homenaje a las cenizas del Padre Avencio Villarejo, OSA, ofrecida por la Municipalidad Provincial de Maynas,  teniendo como escenario las inmediaciones de la Cruz del Papa, ubicada en el Aeropuerto Internacional “Francisco Secada Vignetta”. Tocó a la  regidora Otilia Collantes de Tiburcio, en representación del Alcalde. Lic. Salomón Abensur Díaz, pronunciar el saludo a los distinguidos visitantes y su valiosa urna, siendo digno de destacar que la citada regidora,    anunció que en reconocimiento a la trayectoria del religioso, una calle principal de la ciudad llevará su nombre.

La labor del padre agustino, quien fue enviado por su orden desde Pumarejo de Tera – España, hacia nuestra ciudad, es muy reconocida, pues además de la labor evangelizadora, debido a su condición de doctor en geografía realizó innumerables estudios de la Amazonía, que luego fueron convertidos en libros, que ahora son fuente de consulta para estudiantes y profesionales. Igualmente, es reconocido por ser uno de los gestores y promotores de la creación de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana.

Cumplida la ceremonia municipal, los asistentes al acto, así como los miembros de la comisión de repatriación de las cenizas, del citado religioso, se trasladaron a los ambientes de la Universidad Científica, donde se cumplió otra ceremonia que brilló por el derroche de actos litúrgicos, desarrollados por dos padres agustinos. El rector de la citada casa de estudios, agradeció por la presencia del padre Avencio en el citado claustro estudiantil, del cual partió la comitiva hacia  el recinto del IIAP, donde el presidente de dicha entidad, Luis Campos  Baca, brindó  una somera página biográfica del ilustre sacerdote agustino.

Acto seguido, el doctor Campos Baca portando la urna con las cenizas del padre Avencio, se traladó acompañado de la comitiva, al aula magna del Poder Judicial, donde el doctor Róger Cabrera ofreció brillante homenaje a las cenizas  del ilustre religioso. Posteriormente y ya en el ámbito de la UNAP, la urna fue recibida por el rector de dicha casa de estudios superiores, quien  después del desarrollo de una interesante ceremonia, la entregó a la Iglesia matriz, donde después de un ceremonioso acto litúrgico, hoy las cenizas serán esparcidas en la confluencia de los ríos Amazonas y  Nanay desde embarcaciones de la Marina de Guerra del Perú, cuyo Comandante General ha dispuesto todo lo concerniente al desarrollo de dicha ceremonia,  bajo el comando de los Comandantes Castillo y Lindley, que cumplieron eficientemente dicho cometido. La ceremonia final del programa elaborado, tendrá como escenario la Biblioteca Amazónica, donde reposarán por siempre parte de las cenizas del padre Avencio en la urna portadora de tan valioso  legado.