• Pescador estuvo un poco más de media hora sumergido en aguas del río Amazonas

foto-resucitaAurelio Sías Murayari de 36 años de edad resucitó tras estar  15 minutos sin vida. Así lo dio a conocer su hermana, Elva Sías Murayari (39), quien relató cómo su hermano volvió a la vida cuando era traído a bordo de un “rápido” a Iquitos.

A decir de Elva, su hermano salió el último martes junto a su hijo de 10 años a bordo de su canoa para pescar en una cocha ubicada por un caserío del distrito de Indiana. Cuando terminó la faena, el hombre junto a su hijo decidieron regresar a casa, pero cuando estaban a minutos de llegar al puerto, Aurelio Sías empezó a convulsionar, cayendo al agua. Su hijo al ver a su padre en esta situación, le cogió del polo y empezó a pedir auxilio, pero nadie le escuchaba.

Los minutos pasaban y el pobre hombre se ahogaba, su hijo ya no podía resistir más, el peso de su padre le ganaba, ya habían pasado cerca  de 30 minutos. Los padres de Aurelio al ver que su hijo y su nieto no regresaban fueron a buscarles encontrando la tragedia en dicho lugar del río Amazonas.

Los abuelos del niño ayudaron a sacar del agua a Aurelio y lo llevaron de inmediato a la posta de Indiana, el hombre estaba sin signos vitales y tenía todo el cuerpo renegrido. El personal médico al ver que poco o nada podían hacer,  dijeron a los familiares que lo lleven a la morgue del hospital regional.

“Mi hermano estaba muerto, cuando lo estábamos llevando a la morgue en el rápido, él resucitó, así que la enfermera que estaba en el yate le dio los primeros auxilios, todos nos asustamos. Al llegar a Iquitos fue llevado de inmediato a la sala de trauma shock, donde los médicos dijeron que tenía bastante agua en los pulmones y que tenían que sacarlo para evitar complicaciones. Él está inconsciente en el lugar”, contó Elva

El Hombre fue traído hasta el hospital regional de Loreto el pasado martes a las 11 de la mañana y está internado en dicho lugar, los familiares esperan un milagro para que Aurelio pueda salir de la situación en la que se encuentra.

(C. Ampuero)