En el proyecto de ley para incentivar las inversiones en la exploración y explotación petrolera y que fue sustentado por la ministra de Energía y Minas, Cayetana Aljovín, ante la comisión respectiva del Congreso de la República, no se menciona para nada el tema de la remediación de lo contaminado por la industria de hidrocarburos, salvo que esté en una parte que se dijo, “entre otros”.

Esto nos parece una omisión grave en medio de una coyuntura de reclamos de los pueblos indígenas del área de influencia petrolera de nuestra región Loreto. La ministra habló de incentivar las inversiones en hidrocarburos para dinamizar la economía y competitividad del país, y cuándo se va a dinamizar la remediación de lo contaminado.

Dinamizar en el sentido de hacerlo y bien, o de revisar lo que ya se hizo porque existen denuncias de que se hizo mal, y algunas entidades competentes han dado recomendaciones para tratar de sanar lo afectado (contaminado), y como bien dijo un morador, nunca se recuperará al 100%, y se habla de aproximadamente 2 mil pasivos ambientales en Loreto.

En el proyecto de ley se habla de comprometer nuestro recurso petrolero por 20 y hasta 40 años. Dice explícitamente, “así como la prórroga del plazo por única vez hasta por 20 años”. Dos o cuatro décadas más usando un Oleoducto corroído y obsoleto. Además se entiende que a las actuales empresas podrían ampliarles el contrato por esos años. ¿Y la Ley de la Consulta Previa?

Hay varios aspectos que el proyecto de ley omite y que afecta a buena parte de nuestra región Loreto y a la larga o a la corta tendrá sus consecuencias entre nosotros, de no lograr que dejen de ningunearnos. Hablan de la explotación y exploración como si acá en este lugar del territorio peruano no viviera nadie, como si estaría deshabitado. Sin duda, el gobierno de turno y otros que le precedieron, miran a nuestra región con motivaciones extractivas, sin prioridad hacia los habitantes donde se encuentran recursos de hidrocarburos.

Nos decepciona el proyecto de ley de hidrocarburos, pero más sorprende que se den cifras frías relacionadas al negocio del petróleo y se obvie los 40 años a lo largo de los cuales se contaminó nuestro territorio afectando quebradas, lagos y ríos. Y que este proyecto de ley de hidrocarburos los ignore olímpicamente, sí que duele, porque solo miran el recurso petróleo por los miles de millones de dólares que pueda generar. Se percibe un proyecto entreguista y por demás facilitador a las empresas petroleras. Y en estos tiempos de detección de grandes negociados por corrupción, se espera que esto los congresistas lo traten con pinzas.