– Vecinos ya no saben qué hacer y a quién acudir
– Están solo a una cuadra de la central del Serenazgo IMG_0496

Así como se espantan las moscas, algunos vecinos de la calle Raimondi, ubicada entre la plazuela «Ramón Castilla» con  la plazuela «Tnte. Manuel Clavero», se vienen acostumbrando a «espantar» a los denominados «fumones» puesto que tratar de expectorarlos de ahí, les puede resultar costando muy caro.
Ya no saben a quién acudir a eso de las 6 de la mañana y 3 de la tarde que es cuando más se visualiza la presencia de esas personas. Y todo eso ocurre a tan solo una cuadra de donde está ubicada la central del Serenazgo. «No podemos ir porque no contamos con efectivos policiales y además no hay combustible», les han respondió algunas veces.
Agregaron que la presencia de ellos prácticamente se ha hecho común en el tramo señalado donde hace poco la municipalidad de Maynas inauguró un puente peatonal. «Un puente muy necesario porque el otro se caía a pedazos, pero es una lástima ver que ahora ellos se han apoderado de la ruta por donde tienen que pasar los vecinos, mencionan.
Igualmente dijeron que ya se han cansado de pedir seguridad permanente o patrullaje por la zona, se supone turística. Lo real es que han perdido la confianza en las denuncias debido a que algunas veces se observa (increíblemente) la presencia de una camioneta del Ministerio Público cuyo responsable, gustaría de esas inhalaciones dañinas para el organismo humano. Un asunto que debería investigar la fiscalía.
Un tema que la nueva gestión, con las baterías muy recargadas, debe analizar y ver cómo poner más luz en la zona y más presencia del serenazgo para brindar tranquilidad a los vecinos quienes opinan que deberían actuar como Odría. «Acá son palabras y no hechos, deben actuar como Odría: hechos y no palabras», refieren. Ojalá y algo hagan por ellos, así como erradicar la venta de ketes, que también se da en el tramo ubicado entre dos plazuelas.