Ayer, por la tarde, antes que se inicie la lluvia que confirmó que nuestros desagües y lo realizado por los chinos et al en la obra denominada «la  décima maravilla del mundo»,  solo sirven para inundar nuestras calles y, recordarnos que esto va a seguir para siempre, leímos el excelente artículo del doctor Percy Zamora sobre los efectos de los rayos solares en la piel de lo iquiteños.

El Doctor Zamora es un joven médico loretano que permanentemente viene capacitándose en cuestiones de salud de la piel, no solo en el país sino en el extranjero; por lo tanto su buena formación académica y su experiencia en su trabajo diario con miles de pacientes de diferentes enfermedades de la piel, en la que se encuentra el mal de Hansen, le da autoridad suficiente para  informar y educar como lo hizo en el artículo publicado el miércoles 26 del presente en el diario La Región de Iquitos.

Con fundamentos sólidos el autor de la nota, nos invita a conocer las causas de diversas enfermedades ocasionadas por los intensos rayos solares, particularmente  en Iquitos y,  nos brinda de manera didáctica una serie de medidas para prevenirse de estos.

Con otras lecturas sobre el particular estuvimos conociendo las diferentes maneras de protegerse. Para prevenir, dicen los entendidos en la materia, que los que caminan en esta ciudad aún de pie y los que van en motos bajo los intensos rayos de sol tropical, deben usar camisas o blusas manga largas. Muchas de las personas que vimos con estos atuendos utilizan los de color negro; personalmente, creo que esto no está bien, ya que los de color blanco son los que rechazan los rayos solares y los oscuros los absorben, penetrando al conductor o viandante. Es decir, utilizar indumentarias blancas como lo hacían nuestros antiguos conciudadanos.

El doctor Zamora entre líneas,  plantea a mi manera de ver, otra situación: ¿Por qué los científicos de los  organismos de investigación y las universidades de nuestra región, no utilizan su cerebro, para generar una crema o líquido con insumos regionales para proteger la piel de miles de loretanos? Le comentaba al doctor Zamora que mi abuelo y abuela y mi querida madrecita y el que escribe, íbamos a trabajar en  la chacra de sol a sol, protegidos con una sustancia que nos echaba el abuelo, preparado con la mezcla de unas hierbas y manteca de un animal, llevando nuestra pacotana ahumada,  inguiris y masato  por toda provisión. .

Ya  es tiempo que el IIAP y nuestras universidades dejen sus investigaciones arcaicas y se dediquen a generar un paquete tecnológico como lo hacían los abuelos para protegernos de los rayos solares y se beneficie al pueblo de verdad. ¿Podrán con este desafío planteado entre líneas por el excelente galeno Zamora? Si no pueden, llamaré a mi abuelo para que me proporcione la receta y entregarles gratis a los extraordinarios investigadores.